Terapias del mar

Volumen plaquetario medio como marcador de la inflamación

El volumen plaquetario medio (VPM) como su nombre indica, nos orienta en el tamaño medio de las plaquetas que nos encontramos en la sangre, este valor se obtiene de rutina en una analítica sanguínea. El volumen plaquetario medio oscila entre los 5.0-15.0 femtolitros (fL).

 Aprende a interpretar un volumen plaquetario medio en un análisis de sangre descargando el PDF [Guía gratuita]

¿Tiene algún significado el volumen plaquetario medio?

Se ha mostrado que el volumen plaquetario medio tiene una relación inversamente proporcional al número de plaquetas, dando lugar a una discreta relación lineal inversa, aunque con el paso de los años esta relación disminuye. Algunos autores consideran que la relación entre las variables; volumen plaquetario medio y la cifra de plaquetas que se denomina plaquetocrito, puede ser el parámetro encargado del mantenimiento de la homeostasis. Por lo tanto, se sugiere que es el volumen total de plaquetas y no el número de estas, el regulador de su producción en condiciones normales.

Volumen plaquetario medio ¿El tamaño importa?

El volumen plaquetario medio se determinará gracias a la megacariopoyesis y la trombopoyesis de forma que, según los gradientes de interleucinas y trombopoyetina, estas influyen en el volumen plaquetario medio y en el número de plaquetas. A mayor tamaño de la plaqueta, mayor capacidad tiene esta de activación, con alto potencial trombótico. Es por esto, que en la actualidad se tome el volumen plaquetario medio como marcador de riesgo en la predicción de fenómenos trombóticos. Asociándose a una mayor mortalidad tras un infarto o reestenosis en las cirugías cardiovasculares. Decir que el estilo de vida es fundamental, afectando este también al volumen plaquetario medio, pudiéndose incrementar su valor en la obesidad, síndrome metabólico, diabetes, hipertensión, dislipemias, tabaquismo…

Que nos puede indicar a groso modo el volumen plaquetario medio

El volumen plaquetario medio es un factor pronóstico útil, pudiéndose emplear como un marcador que interviene en los mecanismos de la inflamación y de la respuesta alterada del endotelio vascular, sobre todo en las enfermedades con un sustrato protrombótico e inflamatorio. Siendo una herramienta costo efectiva, al alcance de cualquier profesional útil en el diagnóstico, tratamiento y pronóstico terapéutico. Cierto que los datos han de tomarse con cautela y sólo el empleo de un marcador o indicador no es suficiente para que se asocie a una enfermedad, es por tanto de crucial importancia que tengamos en cuenta el contexto global, ya que existen variaciones del volumen plaquetario medio entre las diferentes etnias e incluso por grupos etarios.

Una inflamación que progresa lentamente

El envejecimiento y deterioro de las funcione y los fenómenos de quiescencia celular son el resultado del paso del tiempo, situación que no se puede desligar de la vida. Los mecanismos oxidativos con alteraciones en la reparación, la programación celular, la depleción hormonal y otros factores, son los que limitan la vida hasta un máximo insoslayable, pero sin entrar en si esto es así, lo que podemos y debemos pensar es en el hecho de que existen ciertos procesos internos que producen una aceleración del envejecimiento. Entre estos marcadores podemos mencionar el volumen plaquetario medio en relación con fenómenos protrombótico e inflamatorios, siendo este influenciado por agentes externos como el tabaco, la dieta inapropiada, la polución, entre otros. De esta forma una vez más encontramos la ligazón del medio externo con el medio interno y como las manifestaciones del desequilibrio no son claramente demostrables, es decir no tenemos sensores internos que nos indiquen que nuestra forma de relacionarnos a niveles moleculares es inapropiada. Dando lugar a un deterioro progresivo que, en muchas situaciones, debuta por medio de enfermedades irreversibles e incluso con muerte súbita.

René Quinton en la conducta de la célula

René Quinton orientaba con sus descubrimientos, que se veía implícito en las conductas de los organismos pluricelulares y en su camino por conservar sus constantes homeostáticas, una modificación del entorno con el fin de mantener el medio del desarrollo. Pero que en muchos casos ese medio, que en una primera instancia no se modificaba, con el paso del tiempo y la evolución dejó de estar al alcance de todos. Por ello con el empleo de la Terapia Marina lo que pretendía, era restaurar ese medio primigenio “el medio vital”, ofrecerle a la célula los recursos y elementos por los que se fundamenta su existencia, para de esta forma restablecer su equilibrio. Por todo esto debemos asumir que algunos de los cambios que realicemos en nuestra vida puede que no sean los apropiados, y debamos tener en cuenta que, si perseguimos el mantenimiento de nuestras constantes, es posible que nos aproximemos a una forma de vida más saludable. Es por esto, que René Quinton considero una buena herramienta el empleo de la Terapia Marina en el aporte de esos elementos a los que somos insensibles y que con sus carencias nos conduce a la disfunción celular, pudiendo asentarse en nosotros la enfermedad.

Nueva llamada a la acción

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(7 votos, promedio: 3,29 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.