Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Tubaritis: síntomas que desesperan

tubaritis sintomas

Como su propio nombre indica la tubaritis es una inflamación de las trompas de Eustaquio, siendo cierto que en muchos casos no existen signos claros de inflamación de las trompas de Eustaquio guiándose el diagnóstico por los síntomas en una exploración anodina.

Denominándose, en los casos que nos encontremos con procesos crónicos sin clínica inflamatoria, de forma apropiada disfunción tubárica.

Siendo un proceso benigno, lo cierto que los síntomas de la tubaritis resultan muy molestos, puesto que pueden y suelen afectar al órgano de la audición y del equilibrio.

 

New Call-to-action

 

Tubaritis síntomas ¡menos de lo que parece!

La verdad es, que los síntomas de la tubaritis o de la disfunción tubárica son mucho más molestos de lo que cabría esperar por los hallazgos exploratorios.

Entre los síntomas de la tubaritis tenemos; el taponamiento, dolor o picor, sonidos como chasquidos por cambios de presión, podemos escuchar zumbidos, incluso alteraciones del equilibrio. Debido a la proximidad con el cráneo la sensación de embotamiento, que junto con los síntomas mencionados da lugar a una percepción subjetiva del proceso patológico muy superior a la realidad que se muestra en la exploración. Pudiendo llegar a generar conflicto entre el paciente y el terapéuta por esta disociación entre los síntomas y los signos.

¿Que produce esta disfunción de las trompas de Eustaquio o tubaritis?

Los procesos catarrales, sinusitis, gripe, los cuadros alérgicos, irritaciones crónicas de la mucosa orofaríngea, vegetaciones, etc… conducen a una inflamación de la mucosa faríngea, esta mucosa penetra la trompa y la cubre. Por lo tanto, en cualquier irritación o infección que afecte a esta mucosa termina por afectar a la trompa de Eustaquio.

Al ser la mucosa un epitelio respiratorio es capaz de producir secreción mucosa en respuesta a la irritación, siendo el moco el que va ha producir el colapso y bloqueo de la trompa de Eustaquio, dando los síntomas de la tubaritis.

La tubaritis puede conducir a una otitis media secretora

Esta obstrucción tubárica que puede ser secundaria a la tubaritis o a otros procesos que conduzcan al colapso de la trompa, altera los gases que se encuentran en el oído medio disminuyendo la presión parcial de oxígeno e incrementando la de CO2, produciendo un aumento de la producción del moco dando como resultado una otitis media secretora.

Tratando los síntomas de la tubaritis

Como hemos mencionado; la región nasal, nasofaríngea y de las trompas está tapizada por mucosa respiratoria. Esta mucosa está expuesta a los agentes externos capaces de producir inflamación y/o infección, extendiéndose esta por contigüidad a lo largo de toda la mucosa. También encontramos en esta región el anillo de Waldeyer cuya función es defensiva, pudiendo dar respuestas inflamatorias más agresivas debido a ser este un campo batalla frente a las infecciones. Es por tanto una región altamente expuesta y muy activa inmunológicamente.

Es por esto, que se pueda padecer tubaritis persistentes, de repetición, exacerbaciones, etc… Por tanto, además de los tratamientos para los síntomas de la tubaritis, debemos actuar sobre las causas.

El tratamiento de los síntomas de la tubaritis de forma convencional en muchos casos no es suficiente, siendo en un porcentaje de caso importantes no resolutorio y además, cuando se deja de aplicar reaparecen los síntomas de la tubaritis.

En estos casos debemos contemplar que factores están favoreciendo la perpetuación de este fenómeno. En niños, por ejemplo; suele ser secundario a amigdalitis de repetición, a las vegetaciones, a la inmadurez inmunológica, a la falta de cuidado con las exposiciones al frío que favorecen las infecciones y otras situaciones.

En adultos nos encontramos con fumadores, bebedores, mala alimentación, sistema inmune comprometido, boca séptica, baja respuesta inflamatoria en las fases agudas, excesivo empleo de medicamentos que pueden frenar una respuesta inflamatoria apropiada. Todo esto y más… puede conducir a la pesadilla que en muchos casos es una tubaritis que no se resuelve.

Es fundamental una buena anamnesis y exploración completa.

Que propone la Terapia Marina para la tubaritis

El agua de mar aplicada sobre las mucosas restaura la hidratación, favoreciendo su equilibrio hidromineral.

Si a la hidratación que produce la aplicación del agua de mar, observamos cómo; su empleo en protocolos para la gripe, en estudios pilotos en forma de balneario terapia para patología respiratoria y ótica, su efecto en rinitis alérgicas, junto con la experiencia personal de profesionales de la salud, donde han mostrado una reducción de los síntomas y de algunas citoquinas encargadas de la inflamación. Podemos concluir que el empleo de la Terapia Marina puede resultar útil para complementar cualquier terapéutica que afecte a la mucosa respiratoria y por extensión a la patología tubárica.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario