El ayuno, aunque parezca algo moderno que se ha extendido en la práctica actual, para nada lo es. El ayuno nos ha ido acompañando a lo largo de toda nuestra historia, formando parte de nuestro sistema de regulación circadiana tanto anual como diaria.