El nivel de hierro debe estar en unas concentraciones determinadas para que su función sea la correcta, por lo que el nivel de hierro alto en sangre o bajo, puede conducir a enfermedad.