Con el desarrollo de las sociedades y el pensamiento en las últimos siglos, el entendimiento del mundo de las emociones ha ido evolucionando, pasando de ser una concepción sujeta a elementos externos como los dioses, a la observación del propio yo y su respuesta emocional condicionada a los acontecimientos aprendidos.