La articulación sinovial es la articulación por excelencia, es una diartrodia, articulación móvil recubierta por una cápsula articular que en su interior se produce el líquido sinovial, aportando lubrificación a esta para reducir la fricción y los impactos articulares.