Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

¿Qué es la esofagitis péptica y cuáles son sus causas?

esofagitis peptica

La esofagitis péptica corresponde a la lesión de la mucosa esofágica, demostrada histológica y endoscópicamente, manifestándose con cambios inflamatorios.

La causa de principal de una esofagitis es por reflujo gastroesofágico (RGE), debemos tener en cuenta que pueden existir cuadros de esofagitis no pépticas como pueden ser: las infecciosas, eosinofílicas, tóxicas, secundarias a fármacos, entre otros procesos.

Por lo tanto, cuando hablemos de una esofagitis péptica es la que se asocia a la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

New Call-to-action

ERGE y esofagitis péptica: las causas

Como hemos mencionado la ERGE produce esofagitis péptica, de forma que si queremos tratar la esofagitis péptica se deben conocer las causas de la ERGE y darles solución.

Nombraremos las causas más importantes, entre ella tenemos: las alteraciones en el aclarado esofágico, alteraciones de la motilidad de la musculatura de este, hipotonía del esfínter esofágico inferior (EEI), incremento de la presión intraabdominal, la hernia de hiato, factores nutricionales, alteraciones de las secreciones gástricas…

Todos estos factores producen un desequilibrio en el tercio distal del esófago, por ser el expuesto, favoreciendo el reflujo de los jugos gástricos al esófago y produciendo alteraciones de su equilibrio mucoso con el desarrollo de erosiones e inflamación.

Evolución de la esofagitis péptica

En la fase inicial de la ERGE aparece la esofagitis péptica, pero esa injuria constante sobre la mucosa no se queda en este punto. En algunas ocasiones si no se pone freno a la lesión de la mucosa este proceso puede evolucionar hacia una estenosis, metaplasia glandular o esófago de Barret y de aquí a un adenocarcinoma.

Es por esto importante, atender y cuidar los síntomas del ERGE y las lesiones de la mucosa del esófago, es la única forma para prevenir situaciones graves como el desarrollo de una neoplasia de esófago. Además, de la misma forma que se altera la mucosa del esófago, durante la noche se pueden producir micro aspiraciones que pueden evolucionar a una neumonitis, tos ronquera, y en el caso de los lactantes y niños, pueden conducir las pseudoapneas nocturnas y muerte súbita (muy raro).

¿Qué síntomas aparecen con la esofagitis péptica?

Los síntomas pueden ser inespecíficos o incluso estar ausentes, sobre todo en los estadios iniciales, conforme evoluciona se incrementa la sensación de quemazón, ardor (pirosis), en algunas personas se percibe como dolor retroesternal, pero ninguno de estos síntomas demostrarían que existe una esofagitis.

En los lactantes puede resultar aún más difícil descifrar los síntomas de la esofagitis, ya que serán secundarios al malestar que producen, como; llanto, cólicos, irritabilidad, rechazo de la comida, dificultad en la succión…

En los caso en los que nos encontramos con pacientes asintomáticos que, han padecido esta enfermedad durante tiempo, puede que el primer signo sea la disfagia por estenosis péptica del esófago. Esto es debido a los mecanismos de cicatrización/reparación de la mucosa una vez que la permeabilidad de la mucosa se ha visto superada, produciéndose daño de la submucosa y muscular y la formación de anillos fibrosos.

¿Cómo se diagnostica una esofagitis péptica?

Es sencillo, si se requieren datos histológicos y ecográficos para su definición, será necesaria la realización de una endoscopia digestiva alta junto con toma de biopsia, para proceder a su diagnóstico.

¿Cuál es su tratamiento?

Las medida principal que se debe tomar para tratar la lesión de la mucosa esofágica, es la eliminación de la causa, por tanto, tratar la ERGE. Para tratar la ERGE, tenemos:

  • Medidas higiénico dietéticas y modificación del estilo de vida, como: evitar comidas copiosas, excesivamente grasas, y bebidas como el alcohol, gaseosas.
  • Realización de ejercicio moderado, caminar tras las comidas y no tumbarse inmediatamente después de comer
  • Reducir o eliminar productos que faciliten la relajación del EEI (chocolate, picantes, menta, tabaco)
  • Elevar la cama en caso de reflujo, incluso dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo.
  • Como fármacos se emplean los IBP, los antagonistas H2, antiácidos y alginatos, procinéticos…

Con estas medidas y un correcta adherencia al tratamiento se resuelven la mayoría de las situaciones de ERGE y por lo tanto se favorece la curación del esófago.

En situaciones graves se debe optar además por medidas quirúrgicas, siendo las menos frecuentes.

Agua de mar y la mucosa del tubo digestivo

El consumo de agua de mar es una forma rápida y eficaz para combatir el Ph ácido del estómago, junto con los IBPs que disminuyen la producción de H+ de forma significativa, son dos herramientas útiles para combatir la acidez gástrica.

El agua de mar se ha demostrado útil en el tratamiento de las úlceras duodenales reduciendo el tiempo de cicatrización, en un estudio llevado a cabo con animales de experimentación. Además de los efectos probióticos tan importantes `para mantener el equilibrio de la flora intestinal.

La Terapia Marina asiste al organismo en sus funciones naturales, gracias al aporte de elementos tan básicos para la correcta función celular como son los elementos traza, oligoelementos y materia orgánica, todos ellos como fórmula magistral ofrecida por la naturaleza.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario