Terapias del mar

¿Cuál es la diferencia entre probiótico y prebiótico? Todo lo que debes saber

Accede a nuestro Área Profesional

La salud intestinal es un tema en pleno auge en el mundo de la salud en estos días, y los prebióticos y probióticos están en el centro de la discusión. Pero aunque probablemente hayas escuchado estos términos un millón de veces, es posible que no sepas cuál es la diferencia entre probiótico y prebiótico, cómo ayudar a tus pacientes mejorando su microbiota gracias a ellos y qué papel desempeñan en el mantenimiento de un intestino feliz y una salud general óptima. Probiótico y prebiótico ¿cuál es la diferencia? 

New Call-to-action

Los probióticos son microorganismos (seres vivos), los prebióticos son su alimento. 

Analicemos y hablemos de nuestros estómagos a un nivel microscópico.

¿Cuál es la diferencia entre probiótico y prebiótico?

Los probióticos son pequeños microorganismos vivos, incluidas bacterias y levaduras, que son beneficiosas para el huésped. 

Por lo general, pensamos en estos como gérmenes que causan enfermedades. Pero el organismo está lleno de bacterias, tanto buenas como malas. Los probióticos a menudo se denominan bacterias “buenas” o “útiles” porque ayudan a mantener el intestino sano y procurar un equilibrio del medio interno que evite el desarrollo de enfermedades.

Los prebióticos son un tipo de fibra que el cuerpo humano no puede digerir. Sirven como alimento para los probióticos. 

La International Scientific Association for PROBIOTICS and PREBIOTICS comparte este vídeo explicativo sobre qué son los prebióticos:

Ambos, aunque existe una diferencia entre probiótico y prebiótico, ambos juegan su papel para ayudar a conseguir un equilibrio bacteriano en el intestino con el objetivo de favorecer un correcto funcionamiento del sistema digestivo y una salud óptima. 

Los microorganismos intestinales nos ayudan a metabolizar los alimentos, protegernos contra los patógenos y reforzar nuestro sistema inmunológico. Aunque la ciencia que vincula a los microorganismos intestinales con la salud y la enfermedad aún tiene mucho camino por recorrer, los investigadores están aprendiendo que las bacterias intestinales beneficiosas tienen sus propias preferencias nutricionales. Ayudar a nuestros microorganismos intestinales incluyendo en la dieta los alimentos que prefieren (prebióticos), puede expandir las comunidades microbianas intestinales beneficiosas. ¿Has entendido ahora la diferencia entre probiótico y los prebiótico? ¡Seguimos!

La simbiosis perfecta ✅: probiótico, prebiótico y agua de mar 🌊

Si existen problemas intestinales, la suplementación con agua de mar proporciona un correcto equilibrio de probióticos y prebióticos, mejorando así el tránsito intestinal y la salud de las microvellosidades. 

¡Atención! Es imprescindible seguir siempre una alimentación rica en cereales integrales, verduras, fruta de temporada y alimentos ricos en probióticos como el kéfir o el yogur de oveja o cabra de buena calidad, alimentos fermentados como el genmai miso, el tempeh o los pickles y alimentos ricos en prebióticos como las alcachofas, los espárragos, las cebollas y algunas frutas. 

Por lo general, ante la presencia de problemas intestinales, será recomendable un suplemento de agua de mar de alta calidad y microfiltrada en frío, así como un buen complemento alimenticio de probióticos y prebióticos.

Probióticos y prebióticos ¿por qué son necesarios?

Si los microbios dañinos colonizaran nuestro sistema digestivo, fermentarían los alimentos de manera incorrecta y se podrían producir toxinas que afectarán a la salud del paciente. 

Fuente: International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics

¿Qué podrían hacer los probióticos? 

Los probióticos son capaces de regenerar nuestro sistema digestivo con microbios buenos que neutralizarán los nocivos. Los microbios útiles fermentarán nuestros alimentos correctamente y mejorarán la salud del individuo. 

¿Por qué debemos usar probióticos?

A lo largo de nuestra vida, estamos expuestos a diferentes tipos de microbios, que no son adecuados para nuestra salud. El tratamiento con antibióticos podría destruir la microflora útil. En tales casos, se deben utilizar probióticos para regenerar la microflora. Si nuestra alimentación diaria contiene Probióticos, será la mejor y más económica manera de recuperar las pérdidas en la microflora de nuestro sistema digestivo y mejorar nuestra salud. Ya en las civilizaciones antiguas, las personas solían incluir alimentos que contenían probióticos en su alimentación diaria1. Sin embargo, cuando la microflora se ha visto gravemente afectada por cualquier motivo, los probióticos deben administrarse en mayores dosis en forma de suplemento2

Un intestino sano es aquel que mantiene un equilibrio significativo de bacterias como lactobacilos, estreptococos, clostridios, coliformes y bacteroides. Condiciones como el estrés, el consumo excesivo de alcohol, las dietas ricas en grasas, la carne, el azúcar, los trastornos genéticos, el cloro y el flúor en el agua potable, los antibióticos, la alimentación inadecuada, la exposición a toxinas ambientales y muchos otros factores podrían alterar el equilibrio de nuestra flora intestinal3. Un intestino sano es aquel que mantiene un equilibrio significativo de bacterias como lactobacilos, estreptococos, clostridios, coliformes y bacteroides. Condiciones como el estrés, el consumo excesivo de alcohol, las dietas ricas en grasas, la carne, el azúcar, los trastornos genéticos, el cloro y el flúor en el agua potable, los antibióticos, la alimentación inadecuada, la exposición a toxinas ambientales y muchos otros factores podrían alterar el equilibrio de nuestra flora intestinal3

De hecho, nuestra salud se ve afectada por muchos factores exógenos y endógenos que podrían cambiar la composición de nuestra microflora. La microflora útil garantiza una buena salud, son esenciales para nuestra salud. Construyen nuestro sistema inmunológico lentamente para estar listo para los patógenos4,5.

Aquellos que viven lejos de ese estilo de vida son más susceptibles a infecciones y enfermedades1

La existencia de bacterias dañinas podría encontrar resistencia en el cuerpo, por lo que sus efectos negativos podrían no aparecer directamente, sino después de un tiempo considerable. Los microbios malos, aunque aparentemente no existen en una persona sana, en realidad existen, pero no pueden hacer mucho daño debido a la existencia de bacterias buenas. Sin embargo, debido a malos hábitos de vida, cambiamos las condiciones en beneficio de las bacterias malas. Al cambiar el equilibrio hacia los microbios malos, la salud comenzará a degradarse. 

El tracto intestinal alberga cien billones de tipos diferentes de microbios6. A muchos de los microbios dañinos les gusta vivir en ambientes alcalinos o naturales, es por eso que nuestro estómago es ácido, para matar a la mayoría de ellos antes de que pasen al intestino grueso. Los microbios malos producen amoníaco que cambia el pH del tracto intestinal para que se vuelva más alcalino7,8.

La microflora realiza trabajos cruciales, como digerir los alimentos, matar patógenos y secretar vitaminas (por ejemplo, vitamina B) y algunos aminoácidos esenciales. Las enzimas ayudan a digerir fibras complicadas en los alimentos, ayuda a evitar que la microflora patógena supere su límite de número y a realizar muchas otras actividades vitales. Además, las cepas probióticas que se encuentran en el colon ayudan a digerir algunas formas de fibra. Cabe destacar que los probióticos también pueden activar el sistema inmunitario5.

Beneficios de los probióticos

Según diversas investigaciones, los probióticos tienen numerosos beneficios, entre los que destacan:

Salud digestiva

Numerosos estudios han encontrado que los probióticos pueden mejorar la salud digestiva en algunas personas.

Una revisión de Cochrane de 2017 encontró que tomar probióticos mientras se usan antibióticos reduce el riesgo de diarrea relacionada con los antibióticos en un 60%9.

Un análisis de 24 ensayos de 2014 encontró que los probióticos podrían ayudar a prevenir la enterocolitis necrotizante de la enfermedad potencialmente mortal en bebés prematuros10.

Salud mental

Diversos estudios sugieren que los probióticos pueden mejorar la salud mental.

Una revisión de 2017 encontró que los probióticos pueden aliviar los síntomas de la depresión, pero los autores señalan que se necesitan estudios adicionales para confirmarlo11.

Es posible que los probióticos tengan este efecto porque existe un fuerte vínculo entre la salud intestinal y cerebral.

Salud gastrointestinal

Los resultados de los estudios generalmente sugieren que las personas con trastornos que afectan al estómago y los intestinos pueden ver mejoras con los probióticos.

Una revisión sistemática de ensayos en personas con síndrome del intestino irritable (SII) encontró que los probióticos parecen mejorar los síntomas de esta afección12

Salud general

Los autores de una revisión de 2017 de 17 revisiones de Cochrane consideraron la evidencia que respalda los beneficios potenciales de los probióticos13.

Descubrieron que los probióticos pueden disminuir:

  • Necesidad de antibióticos.
  • Ausencias escolares por resfriados.
  • Incidencia de neumonía asistida por ventilador.
  • Diabetes gestacional.
  • Infecciones vaginales, como las infecciones por hongos.
  • Eczema.

Beneficios de los prebióticos

Los prebióticos son un componente de algunos alimentos que el cuerpo no puede digerir. Sirven como alimento para los probióticos, bacterias y otros organismos beneficiosos en el intestino.

Los beneficios de los prebióticos están relacionados con los beneficios de los probióticos. Los prebióticos pueden apoyar un intestino saludable, ofreciendo una mejor salud digestiva, menos problemas de salud relacionados con los antibióticos y otras ventajas.

Algunas investigaciones sugieren que los prebióticos pueden beneficiar al organismo:

  • Mejorando la absorción de calcio.
  • Cambiando la rapidez con la que el cuerpo puede procesar los carbohidratos.
  • Apoyando el crecimiento de las bacterias intestinales, mejorando potencialmente la digestión y el metabolismo.

Los prebióticos se encuentran naturalmente en muchos alimentos, por lo que si el paciente tiene una alimentación saludable, integral y lejos de alimentos procesados, por lo general no será necesario que tome un suplemento prebiótico. 

No obstante, una opción muy recomendable son los simbióticos (probiótico + prebiótico).

Fuente: International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics

¿Cómo interactúa el probiótico y el prebiótico?

Su interacción es clara. Los prebióticos sirven como alimento para los probióticos, por lo que los probióticos necesitan acceso a los prebióticos para funcionar de manera efectiva.

Probióticos y prebióticos: ejemplos

Probióticos: organismos vivos

En términos de probióticos, hablamos de géneros y especies, principalmente de de bacterias o levaduras:

  • Lactobacillus.
  • Bifidobacterium.
  • Escherichia.
  • Saccharomyces.
  • Streptococcus.

Prebióticos: compuestos alimenticios “el alimento de los probióticos”

  • Oligofructosa
  • Inulina
  • Galacto-oligosacáridos
  • Oligosacáridos de la leche de pecho
  • Lactulosa

La diferencia principal entre probiótico y prebiótico es que los prebióticos están presentes en alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y cereales integrales. Los probióticos se encuentran en muchos alimentos fermentados, como el kéfir, el chucrut o el tempeh.

BIBLIOGRAFÍA

1. Amara, A. A. (2012). Toward healthy genes Ed. Amro Amara.

2. Reid G, Sanders ME, Gaskins HR, Gibson GR, Mercenier A, Rastall R, et al. New scientific paradigms for probiotics and prebiotics. J Clin Gastroenterol [Internet]. 2003;37(2):105–18. Available from: http://dx.doi.org/10.1097/00004836-200308000-00004

3. Hosono, A. (1992). Fermented milk in the orient. Functions of fermented milk. Challenges for the health sciences., 61-78.

4. Bandyopadhyay, P., & Das Mohapatra, P. K. (2009). Effect of a probiotic bacterium Bacillus circulans PB7 in the formulated diets: on growth, nutritional quality and immunity of Catla catla (Ham.). Fish physiology and biochemistry, 35(3), 467-478.

5. Cammarota, M., De Rosa, M., Stellavato, A., Lamberti, M., Marzaioli, I., & Giuliano, M. (2009). In vitro evaluation of Lactobacillus plantarum DSMZ 12028 as a probiotic: emphasis on innate immunity. International journal of food microbiology, 135(2), 90-98.

6. Gismondo, M. R., Drago, L., & Lombardi, A. (1999). Review of probiotics available to modify gastrointestinal flora. International journal of antimicrobial agents, 12(4), 287-292.

7. Metchnikoff, I. I. (2004). The prolongation of life: optimistic studies. Springer Publishing Company.

8. Marteau, P. R., Vrese, M. D., Cellier, C. J., & Schrezenmeir, J. (2001). Protection from gastrointestinal diseases with the use of probiotics. The American journal of clinical nutrition, 73(2), 430s-436s.

9. Goldenberg JZ, Yap C, Lytvyn L, Lo C, Beardsley J, Mertz D, Johnston BC. Probiotics for the prevention of Clostridium difficile-associated diarrhea in adults and children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2017, Issue 12. Art. No.: CD006095. DOI: 10.1002/14651858.CD006095.pub4

10. AlFaleh K, Anabrees J. Probiotics for prevention of necrotizing enterocolitis in preterm infants: Probiotics for prevention of necrotizing enterocolitis in preterm infants. Evid Based Child Health [Internet]. 2014;9(3):584–671. Available from: http://dx.doi.org/10.1002/ebch.1976

11. Wallace CJK, Milev R. The effects of probiotics on depressive symptoms in humans: a systematic review. Ann Gen Psychiatry. 2017 Feb 20;16:14. doi: 10.1186/s12991-017-0138-2. Erratum in: Ann Gen Psychiatry. 2017 Mar 7;16:18. PMID: 28239408; PMCID: PMC5319175.

12. Moayyedi P, Ford AC, Talley NJ, et alThe efficacy of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic reviewGut 2010;59:325-332.

13. Braga, Vinícius Lopes et al. What do Cochrane systematic reviews say about probiotics as preventive interventions?. Sao Paulo Medical Journal [online]. 2017, v. 135, n. 06 [Accessed 10 January 2023], pp. 578-586. Available from: <https://doi.org/10.1590/1516-3180.2017.0310241017>. ISSN 1806-9460. https://doi.org/10.1590/1516-3180.2017.0310241017.

New Call-to-action

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

1 comentario

cecilia

13/01/2023 11:53

espectacular informacion.- es lo que cada dia alimento. tomo tambien agua alcalina- pero me gustaria tomar agua de mar.- seria genial-