Fundación René Quinton

Conoce las complicaciones de la prediabetes y cómo prevenirlas

La prediabetes o el estado prediabético es una entidad clínica relevante en la que si no se toman las medidas oportunas se puede frenar su evolución hacia una diabetes franca (diabetes mellitus tipo 2). En caso de prediabetes la persona afectada tiene niveles de azúcar por encima de lo normal, pero no cumple con los criterios para el diagnóstico de la diabetes.

¿Cómo se diagnostica la prediabetes?

Por medio del análisis de sangre se puede medir la glucemia, en particular este tipo de medición se realiza en ayunas, de forma que se puede evaluar la glucemia basal. Los valores normales deben ser inferiores a los 100-110 mg/dl, pero hay que tener en cuenta que este tipo de valores pueden variar con el paso del tiempo. En la actualidad se considera ideal si no se alcanzan los 100 mg/dl (Mata cases M et al.).

Criterios diagnósticos de la prediabetes

En el caso de encontrarnos con valores en ayunas de glucemia entre los 100 y los 125 mg/dl podemos considerarlo una situación de prediabetes o también conocido como “tener azúcar”. Una glucemia por encima de los 125 mg/dl se puede considerar criterio para diabetes. Además, para un correcto diagnóstico se deben realizar varias mediciones en distintos días con los valores anteriormente mencionado. Por otro lado, debemos tener en cuenta los valores de la hemoglobina glicosilada, que puede emplearse como un sensor de la cronicidad de la enfermedad y de los desequilibrios mantenidos. Esto es debido a que la valoración de la glicosilada se basa en la vida media de los eritrocitos que son de cerca de 120 días. En el caso de la diabetes los valores de hemoglobina glicosilada superan los 6,5% y en el caso de la prediabetes la hemoglobina glicosilada se encuentra entre los 6,0-6,4%. Además, se realizará el test de tolerancia oral a la glucosa (TTOG) en el que los valores deben encontrarse, a las dos horas tras la ingesta, entre los 140-199 mg/dl en los cuadros de prediabetes y por encima de los 200 mg/dl en la diabetes.

Por qué se desarrolla la prediabetes

La prediabetes en muchas ocasiones es secundaria a factores ambientales, sumado a susceptibilidades genéticas, que en combinación conducen a su desarrollo. Entre los factores de riesgo tenemos:

  • La obesidad.
  • La etnia; es más frecuente en afroamericanos, latinos, indios…
  • Antecedentes personales; sobre todo en familiares de primer orden.
  • El sedentarismo.
  • Alteraciones del perfil lipídico.
  • Las mujeres tras la gestación.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • El síndrome metabólico, que congrega casi todos sino todos los factores de riesgo anteriormente nombrados.

¿Cómo se puede prevenir la prediabetes?

Viendo los factores de riesgo anteriormente mencionados, lo importante es actuar frente a ellos ¿Y cómo hacerlo? ¡Muy sencillo! Basta con seguir determinados hábitos:

  • Mantener una actividad física diaria.
  • Control de peso corporal, por medio del índice cintura/cadera por encima de 0,9 en el varón y 0,8 en mujeres. Sobre todo, el control de la grasa abdominal.
  • Mantenimiento adecuado de la tensión arterial.
  • Control del perfil lipídico, elevando los niveles de HDL y reducir los de LDL a los niveles saludables, igual que los niveles de triglicéridos.
  • Consumo de una dieta equilibrada intentando reducir los productos derivados de los cereales refinados, altamente calóricos, edulcorantes. Siendo lo ideal los productos de bajo índices glucémicos demostrándose que son capaces de reducir la hemoglobina glicosilada, la glucemia en ayunas, IMC y la LDL.

La edad es un factor que también influye, solo que no es modificable, igual que los factores genéticos.

¿Qué síntomas se pueden tener con la prediabetes?

Los síntomas de la prediabetes son inespecíficos. Puede en algunas ocasiones parecerse a cierto grado de polidipsia, poliuria, fatiga, pérdida de peso. Pero cuando se dan estos síntomas lo que auguran es una evolución de la prediabetes hacia la diabetes. Más que en los síntomas, nos debemos regir por medio de la medición y el control de la glucemia, puesto que incluso en muchas ocasiones, el diagnóstico de la diabetes se da cuando la enfermedad está avanzada. Por esto lo mejor es el control periódico de la glucemia.

¿Cuáles pueden ser las complicaciones de la prediabetes?

Entre las complicaciones más frecuentes tenemos:

  • Evolución a diabetes, que se puede dar en cerca del 5-10% de los afectados.
  • Aparición del síndrome metabólico, que se puede contemplar dentro del mismo espectro patológico.
  • Patología arteroesclerótica, aumentando el riesgo de enfermedad vascular coronaria y periférica.
  • Patología renal y de la retina como sucede con la diabetes.
  • Hipertensión arterial, mediada por la inflamación silenciosa o crónica.

La diabetes, el síndrome metabólico y la prediabetes si no se controlan de forma rigurosa, terminan por afectar gravemente a la calidad de vida y a la esperanza de vida. Por lo que hay que ser perseverantes en el control de la glucemia y la aplicación de las medidas preventivas.

Tratamiento natural de la prediabetes

El tratamiento natural de la prediabetes se centra en el empleo de las medidas de prevención, que hemos mencionado con anterioridad. Además, hay que considerar que:

  • La dieta mediterránea ha demostrado ser eficaz en la mejora y la prevención de las enfermedades cardiovasculares.
  • El consumo de frutas y verduras por su poder antioxidante, fundamentales para luchar contra el estrés oxidativo.
  • Consumo de aceites vegetales no refinados, ricos en aceites W-3, W-6 y W-9, en particular el W-3 y 9 por sus efectos antiinflamatorios.
  • Consumo de leguminosas; las legumbres han demostrado un efecto protector frente al desarrollo de la prediabetes. Esto es debido a su bajo índice glucémico y a un balance apropiado entre los carbohidratos que contiene y las proteínas.
  • Consumo de mayor proporción de pescado frente al consumo de carne, el pescado se puede combinar entre el pescado azul y el blanco. Esto es debido al hecho que su carne es pobre en grasas saturadas y rica en insaturadas. Además, los pescados azules como el salmón y la trucha nos aportan astaxantinas que son poderosos antioxidantes.
  • El ejercicio físico es una herramienta fundamental para el control y normalización del sobrepeso, tan implicado en el desarrollo de la prediabetes. Se ha demostrado capacidad antioxidante, gracias al incremento de la concentración del sistema enzimático contra los EROs.
  • El agua de mar también ha demostrado ser eficaz en el control de los factores de riesgo cardiovascular, además de reducir los niveles de glucosa en sangre, la hiperinsulinemia y el IMC.
  • El magnesio en el tratamiento de la prevención de la prediabetes y diabetes. Mejorando tanto los niveles de glucosa como la hiperinsulinemia. Por lo que es importante mantener unos niveles adecuados de magnesio, ya que su déficit no solo afecta al metabolismo de los hidratos de carbono, sino también a muchos otros procesos metabólicos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(1 votos, promedio: 4,00 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.