Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

El parto eutócico o parto normal

eutocico

¿Qué es eutócicoEs una palabra de origen griego, cuyo significado está relacionado con el parto normal. Sus raíces significan; eu es buen y tokos parto, por lo tanto “un buen parto o parto normal”.

Por esto, cuando un parto sale bien, es decir por vía vaginal sin empleo de instrumental y en tiempo y forma apropiado, se denomina parto eutócico y si nos encontramos con algún tipo de acontecimiento que afecte al correcto desarrollo y a los elementos del parto ya sea el motor, el objeto o el canal del parto, lo denominaremos parto distócico.

Debemos entender que el hecho de conceptualizar lo que es eutócico de lo que no lo es, resulta complejo y se determina por consenso, tras la consideración de las variables a tener en cuenta.

New Call-to-action

¿Que encontramos en un parto eutócico?

En un parto eutócico nos encontramos con la coordinación de elementos mecánicos y espacio temporales en los que el motor del parto (que es el útero y sus contracciones) por medio de la dinámica uterina, junto con el objeto del parto (que es el feto y su relación con la estática fetal) y como no, el canal por el que debe pasar el objeto, todo se conjugan para que se de la salida del feto sin ningún problema ni para él, ni para la madre.

Parto eutócico, un sistema de maduración e integración

El motor del parto lo consideraremos las contracciones uterinas, estas caracterizan por ser rítmicas, intermitentes y de naturaleza involuntaria. Para que se den las contracciones de la forma precisa tienen que intervenir factores moleculares y endocrinos.

El parto eutócico requiere de un integrado sistema de excitación donde el sistema vegetativo junto con la regulación endocrina, actuarán sobre un sistema contráctil que requerirá de fuentes apropiadas de energía y del equilibrio iónico, para que con las contracciones coordinadas induzcan una maduración cervical, facilitando el canal del parto por donde ha de salir el feto.

Por otro lado, el canal del parto y el objeto del parto deben ser proporcionales, para que no se den las denominadas distocias cráneo-pélvicas que dificultarían su salida, además de ser necesaria una estática fetal apropiada.

Solo se puede decir que algo aparentemente tan sencillo, por darse en la mayoría de los casos de forma espontánea, es altamente complejo y en muchos casos la aparición de problemas puede ser impredecible, pasando de un parto eutócico a un parto distócico.

La experiencia de la Terapia Marina y las gestantes

En el libro “El plasma de Quinton el secreto de nuestros orígenes” obra de André Mahé, menciona como la Terapia Marina se empleó también en el caso de mujeres con antecedentes de partos distócicos, para la mejora de ulteriores embarazos, por ejemplo:

El Dr. Arnulphy tras estudiar los datos obtenidos, en la aplicación de la Terapia Marina en mujeres que en embarazos anteriores habían sido anormales, obtuvo mejoras sustanciales mostrado con un desarrollo más o menos normal, atestiguado por un peso adecuado de los niños al nacer.

Además, aseveraban quienes compartían la creencia de René Quinton, sobre todo, tras los resultados que obtenían en diversos procesos; que el tratamiento marino prenatal podría extenderse en los casos no patológicos, aportando una ayuda valiosa a las mujeres cuyo embarazo se presentara mal por agotamiento, desequilibrio, adelgazamiento y desnutrición.

Es interesante ver como el agua de mar, es capaz de actuar a diversos niveles, pero comprensible si aplicamos las ideas de René Quinton. De forma que, si entendemos que el medio interno y el medio marino son elementos altamente afines, y considerando las leyes de la constancia como fundamentales para el equilibrio de la célula. El ofrecer la Terapia Marina a la célula le aporta los elementos que le son indispensables para continuar con su cinética celular, favoreciendo que alcance sus objetivos.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario