Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

¿Se puede regular el nivel de cortisol alto?

cortisol alto

Los niveles de cortisol en sangre siguen un ritmo circadiano, incrementándose sobre las seis de la mañana,  y reduciéndose su concentración por la noche y madrugada. Tener unos niveles de cortisol alto puede depender de muchos factores y producir determinados síntomas que explicaremos en este post. Pero, antes, vamos a ver qué es el cortisol y cuál es su función en el organismo.

New Call-to-action

¿Qué función tiene el cortisol?

El cortisol es una hormona esteroidea, producida por las glándulas suprarrenales, que juega un papel fundamental en la supervivencia.

El cortisol tiene múltiples funciones, pero de forma general es la hormona que prepara al organismo para iniciar el día y lidiar con sus exigencias. Todo por medio de la regulación de glucemia como una de sus funciones fundamentales.

Además de la secreción constitutiva, el cortisol se verá elevado en diferentes situaciones, como:

  • Estrés
  • Dolor/inflamación
  • Infecciones
  • Estado de vigilia
  • Ayuno
  • Situaciones que se relacionen con los estado de lucha/huida

Todas situaciones en las que se movilizan principios inmediatos para emplearlos como sustratos energético.

Además, de incrementar el umbral del dolor y frena, por ejemplo, las respuestas inflamatorias o el apetito. Con el propósito de garantizar la supervivencia ante un ataque que pueda poner en juego la vida, sea este ataque real o figurado.

¿Cómo se regula el cortisol?

El cortisol es regulado por eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales, por medio de la producción y secreción de CRH, ACTH y cortisol respectivamente.

Este eje está regulado por medio de un feedback negativo. El sistema de regulación de lazo corto se realiza por medio de la ACTH, y el de lazo largo por el cortisol, de forma que ante los incrementos de los niveles de cortisol en sangre de reduce el estímulo de su producción.

Este eje puede ser alterado en las situaciones que hemos nombrado anteriormente mediadas por el sistema nervioso central (SNC) o por patología que afecten a cualquier estructura de este eje o fuera de él, como en el caso de la producción ectópica de ACTH (que se da en algunos tumores).

El cortisol plasmático lo encontraremos en su forma libre y unido. Este último en combinación con la albúmina y con la transcortina, siendo la fracción libre la que tiene efectos biológicos y es la que sirve como sensor.

El cortisol ¡una regulación ajustada!

La regulación del cortisol se mantiene por medio de los pulsos de CRH y ACTH, con niveles más elevados por la mañana y reducidos por la noche.

Pero a esto debemos añadir que el SNC es capaz de modular la producción rítmica, hasta poder incrementar la producción en más de diez veces.

El cortisol al tener una vida media corta (60-90min) su control es por pulsos en forma de dientes de sierra. Esto, además, indica que es una hormona que tiene efectos inmediatos y se puede regular de forma rápida ante las necesidades orgánicas de una movilización exprés de principios inmediatos para la obtención de energía.

¿Qué regula esta hormona?

  • El cortisol/ACTH tienen efecto sobre el estado de alerta aumentando la sensibilidad de otras hormonas como las tiroideas. También afecta a la noradrenalina y del glucagón, todo con el fin de mantener cubiertas las necesidades energéticas mientras se salva el estresor, siendo una hormona catabólica.
  • Moviliza las grasas y proteínas orgánicas con el fin de incrementar la actividad metabólica de hígado en la gluconeogénesis.
  • Paralelamente reduce la sensibilidad de los tejidos a la insulina e incrementa la glucemia, además de incrementar el volcado de ácidos grasos desde el tejido adiposo al torrente circulatorio, pudiendo afectar al manejo de la glucosa.
  • También tiene un papel fundamental en el inicio del trabajo del parto.
  • El cortisol produce, además, un efecto antiinflamatorio e inmunosupresor, reduciendo los mecanismo que comprometan respuestas orgánicas que puedan interferir en la necesidad principal inducida por el estresor, bloqueando la producción de mediadores inflamatorios, que a su vez intervienen en la inmunomodulación.

Los efectos del cortisol son altamente complejos, pero en todo momento tratan de proveer al organismo de medios energéticos. Además, el objetivo es de eliminar cualquier elemento interferente (por el efecto inmunosupresor y antiinflamatorio) para salvar las situación acuciante.

¿Qué situaciones conducen a un cortisol alto?

Los niveles de cortisol alto siempre nos indicarán la existencia de una alteración orgánica o funcional.

El cortisol se puede medir de diferentes formas:

  1. Por medio de la determinación basal, es decir, en ayunas a primera hora de la mañana .
  2. Con la monitorización en 24 horas siendo esta más fiel, por ser importantes las fluctuaciones a lo largo del día.

Los valores basales oscilan entre los 6 a los 23 microgramos por decilitro de sangre.

También se puede medir los niveles de cortisol en saliva y en orina. La determinación del cortisol urinario libre en 24 horas es de uso habitual para valorar la función del eje adrenal, es muy útil a la hora de determinar el hipercortisolismo.

Cuando se elevan los niveles de cortisol de forma crónica a este cuadro se le denomina Síndrome de Cushing, este se puede dar por factores endógenos y exógenos:

  • Los exógenos son secundarios al uso de corticoesteroides, muy útiles para el tratamiento de enfermedades inflamatorias, solo que el tratamiento crónico conduce a la aparición de este síndrome. Por lo que se suele emplear en la menor dosis eficaz para prevenir su aparición o se intenta sustituir por otros fármacos, comolos inmunomoduladores biológicos en algunas ocasiones.
  • Las causas endógenas suelen ser secundarias a alteraciones del eje de regulación de la hormona. Cuando la alteración se encuentra en la hipófisis, donde se producirá un incremento de la producción de ACTH. A esto se le denomina Enfermedad de CushingEsta elevación de la ACTH conduce a un incremento de la producción de cortisol.

También nos podemos encontrar con alteraciones abajo del eje, en la glándula suprarrenal. También con tumores productores de cortisol, que por consecuencia elevan sus niveles.

La ACTH, como hemos mencionado anteriormente, se puede producir de forma ectópica. Es el caso de ciertos tumores como carcinoides, de pulmón (células pequeñas) o timo. Elevandolos niveles de cortisol por el estímulo excesivo de la ACTH.

Las situaciones de estrés también son capaces de mantener niveles elevados de cortisol, solo que en concentraciones menores a las producidas por los tumores secretores.

¿Qué síntomas aparecen con el cortisol alto?

Los síntomas del cortisol alto son los de un estado de estrés crónico, con la aparición de mareos, ansiedad, depresión, nerviosismo, insomnio, astenia, falta de libido, etc. Además, aparecerán una serie de signos característicos del mantenimiento del los niveles de cortisol elevados de forma crónica, como son:

  • Obesidad central (androide)
  • Aparición de estrías
  • Cara de luna
  • Amenorrea/dismenorrea
  • Síndrome metabólico
  • Hirsutismo
  • Pérdida de masa magra

¿Qué debemos hacer?

Ante la aparición de estos síntomas o signos, debemos acudir a un profesional para que, por medio de la anamnesis y exploración junto con las pruebas necesarias como la medición de los niveles de cortisol (ya sea en sangre, saliva u orina, y otras pruebas según el criterio profesional), se determine la causa de las alteraciones sintomáticas.

Los niveles de cortisol no se solicitan de rutina, por lo que debe haber alta sospecha clínica para que se solicite su determinación.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

1 Comentario

Montse Grifoll

22 febrero, 2019 12:05 pm

Interesante el tema,y es bueno tener noticias frescas

Deja un comentario