Terapias del mar

Migraña vestibular ¿se cura?: Prevención y tratamiento

La migraña vestibular es un término muy actual, que asocia vértigos, mareos… a los episodios de migraña, siempre que no existan otros signos o síntomas vestibulares como principal causa del episodio.

Los síntomas son de intensidad moderada y pueden llegar a ser severos, con una duración del episodio que va de unos pocos minutos hasta las 72 horas, asociando diversos tipos de vértigo.

Migraña vestibular: qué es

Según la III clasificación internacional de las cefaleas, la migraña vestibular (también llamada migraña asociada a vértigos o mareos, vestibulopatía migrañosa o vértigo migrañoso) forma parte de los procesos episódicos asociados a las migrañas.

La migraña vestibular es un cuadro de vértigo en pacientes afectados de migraña que puede manifestarse de diversas formas, junto con la asociación de síntomas migrañosos (aura, fotofobia, sonofobia…), al menos, en la mitad de los episodios, con una duración de entre 5 minutos a 72 horas.

 Aprende a interpretar los valores de un hemograma descargando el PDF [Guía gratuita]

¿Cómo se diagnostica la migraña vestibular?

La migraña vestibular se diagnostica a través de la clínica, ya que no existe en la actualidad ninguna prueba complementaria que la detecte. 

Para ello se deben cumplir una serie de criterios establecidos y siempre descartar otras posibles causas de vértigos no asociados a migraña o con cefalea, pero donde el origen no es migrañoso sino vestibular.

Diagnóstico de la migraña vestibular

Criterios para el diagnóstico (según la III edición de la clasificación internacional de cefaleas):

  1. Al menos cinco episodios que cumplen los criterios C y D.
  2. Se ha padecido o se padece migraña sin aura o con aura.
  3. Síntomas vestibulares de intensidad moderada o grave que se prolongan entre 5 min. Y 72 horas.
  4. Al menos la mitad de los episodios se asocian a como mínimo una de las siguientes tres características migrañosas:
  5. Cefalea con al menos dos de las siguientes cuatro características:
  1. Localización unilateral.
  2. Carácter pulsátil.
  3. Intensidad moderada o fuerte.
  4. Empeora con la actividad física rutinaria.
  1. Fotofobia y fonofobia.
  2. Aura visual.
  3. No atribuible a otro diagnóstico de la ICHD-III ni a otro trastorno vestibular.

Además, también se debe clasificar el diagnóstico de migraña subyacente.

¿Quién puede sufrir migraña vestibular?

La migraña vestibular puede aparecer a cualquier edad.

En la actualidad, la prevalencia es relativamente alta para ser un trastorno de reciente clasificación, afectando a cerca del 10,3% de pacientes del servicio de neurología (China).

Puede afectar a cerca del 1% de la población general, dato nada desdeñable.

Es importante para su diagnóstico la cualificación especializada del neurólogo, ya que se tendrá que se precisa de un diagnóstico diferencial con otros procesos que cursan con cefalea y vértigos, como pueden ser aquellos procesos vestibulares que pueden ocasionar cefaleas, entre otros.

Migraña vestibular: cura

El tratamiento de la migraña vestibular es complejo y se ataca desde diversos frentes, se debe atender a la migraña, los vértigos y el cuadro de ansiedad que deriva de su padecimiento.

Medicamentos para la migraña vestibular

Entre los fármacos están los antimigrañosos, las BDZ, betabloqueantes…, pero es difícil indicar una pauta general para todos los pacientes y debe ser el especialista el encargado de determinar el tratamiento de forma individualizada.

¿Se puede prevenir la migraña vestibular?

Las mismas indicaciones que hay para la prevención de la migraña se emplean para las vestibulares. Se debe tener en cuenta que, en muchas ocasiones, aunque no se detecta el agente causal, existe además una predisposición genética a su padecimiento, de modo que podemos encontrar varios casos en una misma familia.

Medidas preventivas para la migraña vestibular:

  • Reconocimiento de los detonantes de la migraña.
  • Reducir los niveles de estrés crónico que favorecen las alteraciones autonómicas.
  • Dieta equilibrada con el aporte de micronutrientes, tanto los electrolitos como el volumen de agua, así como el aporte de antioxidantes, reducen los ROS y la producción de moléculas proinflamatorias que están implicadas en su desarrollo.
  • Ejercicio físico aeróbico por sus efectos sobre los niveles de estrés, tensión muscular, tensión arterial, peso, efecto antiinflamatorio…
  • Ejercicios de estiramiento (sobre todo para los cuadros que pueden estar asociados a sobrecarga de la musculatura del cuello).

Estas recomendaciones no son específicas para la migraña vestibular o cualquier otro tipo de migraña, son más bien medidas saludables que favorecen el equilibrio orgánico.

El diagnóstico es complejo, siendo una enfermedad infradiagnosticada. Esto también se debe a quienes padecen la migraña vestibular de pocos minutos que no terminan por acudir a consulta.

Nueva llamada a la acción
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.