Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

La medicina funcional: ¿qué es y cómo mejora la salud?

medicina funcional

La medicina funcional se define como el empleo de los conocimientos del ámbito de la salud, desde la perspectiva de la correcta función del organismo, para mantener el equilibrio orgánico. La medicina funcional pretende mantener o restablecer la integridad celular por medio del equilibrio del medio interno, aportando a este los elementos que requiere de forma proporcionada la célula en su desarrollo.

New Call-to-action

La medicina funcional: un nuevo horizonte

La medicina funcional al igual que la medicina integrativa o anticipativa, ya no contempla al individuo desde la perspectiva de la enfermedad, uno no se pregunta si está enfermo, más bien como puede mejorar su estado de salud, aportando al organismo los elementos necesarios y reduciendo los excesos que puedan dañarlo.

Este nuevo paradigma implica una mayor participación por parte del paciente, debe ser consciente que el sistema debe cubrir unas necesidades ideales para llevar a cabo sus funciones de forma óptima, y cuando no obtiene lo necesario es más fácil que la enfermedad asiente y se desarrolle.

Más consciencia con la medicina funcional

El hecho de emplear la medicina funcional obliga a entender que somos un sistema estacionario, que requiere de diferentes sustratos para mantenerse en equilibrio, y a ser conscientes de que la salud ha de mantenerse de forma activa. Es por esto, que la medicina funcional empuja a la educación de quienes la practican, la relación con su terapeuta deja de ser paternalista perfilándose un carácter mutualista.

Y lo más importante, cuando se habla no se hace de enfermedad, sino de salud.

Medicina funcional, paralelismo con René Quinton

Cuando hablamos desde la perspectiva de la medicina funcional, es imposible no pensar en las ideas de quienes siglos atrás ya plantearon que no solo se debía eliminar el agente causal de la enfermedad, también se debía estimular al organismo para que este incrementara sus defensas y su vitalidad.

Pero René Quinton fue más allá, determino que el equilibrio orgánico se basaba en el mantenimiento de unas determinadas constantes, que denominó “leyes de la constancia”, por las cuales si la célula mantenía dichas constantes la enfermedad lo tendría más difícil para residir en un organismo.

René Quinton pone de manifiesto que la evolución ha seleccionado a los seres vivos que se han podido adaptar al medio, pero lo curioso es que dicha adaptación parece que se produjo con el propósito de mantener las constantes, como se advierte en este fragmento del libro de André Mahé:

“Mientras los reptiles aceptan el enfriamiento y decaen, la Naturaleza, obedeciendo a un imperativo aparentemente misterioso de la vida, suscita seres nuevos que se separan de la forma reptiliana, con el fin de mantener, gracias a un esfuerzo creciente, la temperatura original, la única propicia para el funcionamiento celular integral.”

Este fragmento hace referencia a la ley de la constancia térmica, a la que se encuentran sometidos los organismos vivos.

Es por ello importante restaurar el medio original, aquel que proporcionó los elementos necesarios para la vida en unas determinadas condiciones.

Medicina funcional una actitud proactiva

La medicina funcional nos ofrece la oportunidad de conocernos, de entender nuestras necesidades y en relación a ellas actuar consecuentemente. Mente, cuerpo y espíritu en relación a un entorno íntimamente ligado a nosotros que espera ser descubierto, para ofrecernos lo necesario, ni más ni menos.

Pero primero es importante entendernos, para poder actuar de forma apropiada, y es desde la medicina funcional, medicina integrativa o anticipativa una de las formas de descubrir que “la enfermedad es una variable dependiente de la salud y no a la inversa.”

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario