Terapias del mar

El lupus y la piel: tratamiento funcional, nutricional y farmacológico

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad reumatológica, de base autoinmune que afecta al tejido conectivo y la piel.

Las manifestaciones clínicas del lupus son tanto sistémicas como cutáneas y su clínica se caracteriza por el desarrollo de gran variedad de signos y síntomas.

El lupus es una enfermedad crónica que aunque no tiene cura, puede ser controlada con un tratamiento adecuado.

New Call-to-action

¿Qué es el Lupus Eritematoso Sistémico?

El lupus es una enfermedad autoinmune donde el organismo reacciona contra componentes del tejido conectivo propio, de forma no órgano-específica, causando lesiones que pueden resultar letales si se deja evolucionar.

El lupus forma parte de las enfermedades del colágenocolagenosis” y el reumatólogo es el especialista encargado de su tratamiento. Aunque, debido a la afectación multiorgánica en algunos casos también entran en juego otras especialidades como la oftalmología, dermatología, medicina interna, etc.

El lupus es la enfermedad más prevalente de las autoinmunes, afectando principalmente a las mujeres en una proporción de 9:1.

Las personas de raza negra, asiática e hispana tienen un riesgo mayor de padecer la enfermedad y en una presentación más grave.

Perspectiva de la medicina funcional en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico

La medicina integrativa o funcional nos proporciona un mapa para encontrar la causa raíz de la inflamación que subyace a las enfermedades autoinmunes, como es el caso del lupus.

La medicina funcional se pregunta por qué existe esa inflamación. Cuando identificamos las fuentes subyacentes, podemos curar el cuerpo. Esas causas incluyen estrés, infecciones ocultas, alergias o sensibilidades alimentarias, exposición a tóxicos, predisposición genética, deficiencias de nutrientes o intestino permeable, entre otras.

Existen cinco causas fundamentales de todas las enfermedades autoinmunes:

  • Alérgenos.
  • Microbios o desequilibrio de las bacterias intestinales. 
  • Toxinas.
  • Alimentación no saludable, no equilibrada o no adaptada correctamente a las necesidades concretas de cada persona.
  • Estrés prolongado.

Todas estas causas pueden desencadenar síntomas y crear miles de enfermedades, incluidas las enfermedades autoinmunes.

Si se quiere disminuir el grado de inflamación en el organismo, es imprescindible encontrar cuál es la fuente que lo está provocando. Por lo general, la medicina enseña principalmente a diagnosticar enfermedades por síntomas, no por su causa subyacente.

La medicina funcional aborda el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades de manera algo diferente. Se centra en las causas, no solo en los síntomas. Se basa en la comprensión de la forma dinámica en que nuestros genes interactúan con el medio ambiente, que va más allá del simple tratamiento de enfermedades según su etiqueta.

Tratamiento del lupus y la piel desde la medicina integrativa

Si queremos tratar patologías autoinmunes desde una perspectiva más funcional de la medicina, debemos atender a los siguientes criterios:

  • Disminuir la inflamación del organismo.
  • Eliminar los posibles desencadenantes de la inflamación de los alérgenos alimentarios: azúcar, lácteos, gluten (de trigo).
  • Aportar un multivitamínico (cuando sea necesario): vitamina D, B12 y B9 (folato), aceite de pescado y aceite de onagra.
  • Si ha recurrido a múltiples ciclos de antibióticos, eliminar el crecimiento excesivo de levaduras con un antifúngico que no se absorba).
  • NAC: la N-acetilcisteína ayuda a la función del hígado.
  • No tomar bloqueadores de ácido.
  • Probióticos: para apoyar la función digestiva saludables y reducir la inflamación intestinal.

¿Cuál es la etiopatogenia del LES?

Existen factores genéticos, ambientales, hormonales (hormonas femeninas) y ambientales implicados en su desarrollo.

Existe una hiperreactividad de los linfocitos B, además de la disregulación de la función de los linfocitos T y macrófagos, esto hace que aparezcan autoanticuerpos e inmunocomplejos circulantes.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas del Lupus Eritematoso Sistémico?

El LES presenta muchas manifestaciones clínicas, pero las más importantes para su diagnóstico son las manifestaciones cutáneas. Es decir el lupus y la piel son dos elementos que a menudo están relacionados

Debido a la inespecificidad de la clínica cutánea, en múltiples ocasiones el diagnóstico es tardío (en un tiempo medio de más de 4 años).

Vamos a dividir las manifestaciones en cutáneas y generales.

Manifestaciones generales del Lupus Eritematoso Sistémico

  • Fiebre.
  • Astenia.
  • Dolores musculares.
  • Pérdida ponderal.
  • Fatigabilidad.
  • Linfadenopatías.

Es fácil confundir este cuadro con un cuadro viral, es por esto que el tiempo medio para el diagnóstico del Lupus es largo.

Manifestaciones del lupus en la piel

Las manifestaciones en la piel aparecen con relativa frecuencia y pueden aparecer en más del 85% de los pacientes.

Existen manifestaciones tanto específicas como inespecíficas.

Además, hay afectación de órganos y sistemas como la afectación de articulaciones y órganos, por ejemplo, los riñones (riñón del Lupus), aparato cardiovascular, alteraciones hematológicas (linfopenia, anemia, trombocitopenia, etc.), pulmonares o neurológicas.

Manifestaciones cutáneas específicas

Lupus eritematoso agudo:

  • Fotosensibilidad.
  • Rash malar (eritema facial en alas de mariposa).
  • Descartar con estas manifestaciones el LES.

Lupus eritematoso subagudo:

  • Manifestaciones cutáneas con morfología anular policíclica.
  • Erupción psoriasiforme (tronco y extremidades).
  • Aparece hipopigmentación en áreas expuestas.
  • Fotosensibilidad.

Lupus discoide:

  • Placas eritemato-papulosas en cabeza y cuello, que dejan cicatriz.
  • Aparición de escamas adheridas.
  • Telangiectasias.
  • Atrofia cutánea.
  • Paniculitis, solo que es poco frecuente.

Manifestaciones cutáneas inespecíficas

  • Alopecia difusa, sobre todo durante los brotes de actividad.
  • Fotosensibilidad.
  • Livedo reticularis sobre todo en flexuras.
  • Úlceras orales y nasales.
  • Fenómeno de Raynaud.
El fenómeno de Raynaud 

El fenómeno de Raynaud es producido por la vasoconstricción de las arteriolas distales de las extremidades y zonas acras. Esta vasoconstricción puede estar inducida tanto por el frío como por el estrés emocional.

En el fenómeno de Raynaud clásico el cambio de color de las extremidades tiene una evolución dependiendo de la respuesta vascular. Son cambios trifásicos que se dan de forma intermitente. La manifestación presentará primero los dedos de color blanco (por vasoconstricción), posteriormente aparece el color azul (secundario a la hipoxia tisular) y finalmente aparece un color rojo (debido a la reperfusión con sangre oxigenada).

Prestaremos especial atención a los riñones debido a la frecuencia en la que se ven afectados (nefropatía lúpica), así como por su implicación, de modo que se debe valorar de forma rutinaria la función renal y el sedimento urinario.

El pronóstico de la evolución del LES está asociado con la clase funcional renal de la enfermedad, siendo la glomerulonefritis proliferativa difusa la de peor pronóstico.

Lupus: criterios diagnósticos

El diagnóstico se realiza por medio del cumplimiento de una serie de criterios tanto clínicos como inmunológicos.

Además de los criterios clínicos, siendo los más importantes las manifestaciones cutáneas inespecíficas, se deben valorar los criterios inmunológicos, entre ellos: los ANA, Anti-DNA y Anti-Sm, valorándose también los AC-antifosfolípidos, descenso del complemento y la Coombs directa positiva.

¿Cuál es el tratamiento del lupus?

Lupus Eritematoso Sistémico tratamiento farmacológico

  • El pilar del tratamiento es el empleo de antipalúdicos (hidroxicloroquina), salvo situaciones en las que exista toxicidad retiniana.
  • También se emplearán otros inmunomoduladores o inmunosupresores como la Ciclofosfamida, Azatioprina o Micofenolato de mofetilo, corticoides.
  • En la actualidad se dispone de nuevos fármacos, denominados biológicos, en el caso del LES se emplean el rituximab y belimumab.

Cómo avanza y se comporta el lupus: pronóstico de la enfermedad

En la actualidad, la supervivencia es de más del 90% a los 10 años, según el estudio EURO LUPUS, siendo ahora la muerte una situación excepcional (pero debemos tener en cuenta que la probabilidad de morir es 2,4% respecto a la población general).

Existe una serie de factores que empeoran el pronóstico, estos son:

  • La gravedad de la enfermedad en su debut.
  • Un diagnóstico tardío.
  • El número de brotes a lo largo de la enfermedad.
  • Mala respuesta al tratamiento.
  • Dosis elevadas de corticoides.
  • Comorbilidades.
  • Mala adherencia al tratamiento.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.