Terapias del mar

Lavado nasal para bebés [solución más efectiva con agua de mar]

Accede a nuestro Área Profesional

El lavado nasal con solución salina y en particular, con agua de mar Quinton microfiltrada en frío, es la mejor opción para reducir la cantidad de mocos en la cavidad nasal de los bebés, además de reducir la cantidad de sustancias nocivas de la mucosa nasal.

El lavado nasal (bebe) es preferible a los fármacos que se recetan con mayor asiduidad en pacientes adultos (que además deben deben evitarse siempre en niños y lactantes).

En este artículo explicamos la importancia de los lavados nasales en la infancia para mantener las fosas nasales limpias e hidratadas y evitar mucosidad e infecciones en los más pequeños. Además, veremos como hacer un lavado nasal a un bebe paso a paso con agua de mar, una solución 100% natural y eficaz. ¿Conoces sus beneficios?

¿Por qué es importante realizar lavados nasales a los bebés?

Los lavados nasales son útiles para cualquier persona, ya que nos ayuda a eliminar el moco y los tóxicos ambientales que se quedan adheridos. De lo contrario, podrían entrar en contacto con la mucosa y dar lugar a respuestas inflamatorias. 

En el caso de los bebés y los niños, los lavados nasales son aún más recomendables, ya que carecen de efectos adversos, al contrario que los fármacos descongestionantes, antiinflamatorios…

ÁREA EXCLUSIVA para profesionales de la salud ️ ¡Quiero acceder!

Las infecciones son la principal causa de la obstrucción nasal y secreción nasal en bebés y niños, principalmente de origen viral o alérgico. Las irrigaciones nasales con soluciones salinas alivian los síntomas de las infecciones del tracto respiratorio superior (URTI). Esto ayuda a:

  • Eliminar el exceso de mucosidad.
  • Reducir la congestión.
  • Mejorar la respiración [1].

Los lavados nasales son un tratamiento de recomendación grado A, imprescindible en muchas patologías [2].

¿Cuándo realizar un lavado nasal para bebé? 6 indicaciones en las que resulta muy efectivo

El lavado nasal en bebés es una práctica muy recomendable como parte de la rutina de limpieza e hidratación de las fosas nasales en el paciente pediátrico. Además, por su acción de hidratación, lavado y limpieza de las vías aéreas superiores, Quinton Medical Nasal Health Baby (spray nasal de agua de mar isotónica), está especialmente indicado para la prevención y tratamiento de:

  • Resfriados
  • Sequedad nasal
  • Rinitis alérgica
  • Congestión nasal
  • Sinusitis
  • Rinofaringitis

Beneficios del lavado nasal para bebés y niños

El lavado nasal para bebe se puede realizar como tratamiento único o complementario para las enfermedades de los senos paranasales, como la rinitis alérgica y la rinosinusitis crónica, para la limpieza nasal diaria, para evitar y reducir la mucosidad y como agente hidratante de la cavidad nasal, que ayudará a mantener alejadas las infecciones

Estos son los beneficios del lavado nasal para bebé con agua de mar:

  • Reduce la inflamación y alivian los síntomas nasales.
  • Reduce el número de alérgenos en la mucosa nasal por arrastre.
  • Favorece la eliminación del moco reduciendo el taponamiento nasal.
  • Aumenta la fluidez del moco siendo más fácil su eliminación y neutralización.
  • Incrementa la actividad mucociliar.
  • Reduce los mediadores inflamatorios.
  • No tiene efectos adversos.
  • Reduce las otitis secundarias a las rinosinusitis.
  • Disminuye la exposición a fármacos a edades tempranas.
  • Previene infecciones del tracto respiratorio y resfriados.

El lavado nasal está muy recomendado para bebés y niños, con la única excepción de aquellos casos en que existan alteraciones orofaríngeas o neurológicas que afecten a la deglución, reflejo tusígeno… 

Lavado nasal para bebés con agua de mar VS suero fisiológico: ¿cuáles son los beneficios?

📚 Estudios

Varios estudios in vitro e in vivo han demostrado que las soluciones ricas en minerales, como el agua de mar sin diluir, son las soluciones más eficaces [3, 4].

Para reducir la rinitis irritativa en niños con enfermedades crónicas es mejor el empleo de soluciones de pH neutro isotónico o ligeramente hipertónico [3, 4].

Las diferencias entre el lavado nasal para bebés con agua de mar o con suero fisiológico se centran en los componentes y riqueza del agua de mar. El agua de mar es rica en minerales, muy útiles para todas las funciones orgánicas y, en particular, para la función inmune; propiedades de las cuales carece el suero fisiológico.

Propiedades del agua de mar para bebés [sistema respiratorio]

Las propiedades del agua de mar en el sistema respiratorio de los bebés y niños lo hacen un producto muy interesante y eficaz para su salud, sobre todo para el lavado nasal e incluso por medio de nebulizaciones.

Nueva llamada a la acción

Propiedades del agua de mar para bebés:

  • Hidrata las mucosas y la piel en aplicación tópica para restaurar la barrera cutánea, reduciendo así la evaporación.
  • Limpia las mucosas de alérgenos y sustancias nocivas reduciendo el riesgo de respuesta inflamatoria. Tiene efecto antiinflamatorio.
  • En nebulización, favorece el aclarado mucociliar y la fluidez del moco. Útil para bronquiolitis, bronquitis, traqueobronquitis…
  • Las partículas más pequeñas pueden alcanzar las regiones más distales del árbol bronquial ayudando a la función inmune pulmonar en las nebulizaciones.
  • En las rinoconjuntivitis sirve tanto para el lavado nasal como para el lavado ocular.
  • Carece de efectos adversos significativos con una correcta aplicación, ya sea por medio de los lavados o nebulizaciones.

Rinitis alérgica y lavado nasal para bebés

El lavado nasal para bebés con agua de mar Quinton tiene una excelente tolerancia y beneficia a los bebés que padecen rinitis alérgica, siendo una buena opción de tratamiento adyuvante para mantener la eficacia de los corticoides intranasales a una dosis baja, reduciendo los efectos secundarios y los costes de la intervención [5].

El agua de mar no diluida mejora la frecuencia de los cilios nasales y la velocidad de reparación de las heridas en comparación con el agua de mar diluida y la solución salina [6].

¿Cuántos lavados nasales se le pueden hacer a un bebé?

El número de lavados nasales no está determinado, no existen procedimientos estándares generalizados.

En la mayoría de las ocasiones, se recomienda realizar un lavado nasal al bebé antes de las tomas principales y antes de dormir. Es una buena posología de base para mantener una permeabilidad aceptable en los bebés, no obstante, será recomendable incrementarla en determinadas ocasiones que cursen con infección, resfriado o mucosidad, entre otros casos. Si el bebé tolera bien esta pauta general de lavado nasal y no apreciamos una mucosa irritada o enrojecida, se puede ampliar el número de irrigaciones (dependiente de la tolerabilidad).

El lavado nasal en bebés con agua de mar no presenta ningún riesgo. Solo hay que tener en cuenta una frecuencia correcta de las irrigaciones y un control de la presión ejercida, tanto durante el lavado como durante el aspirado.

Recuerda que siempre puedes consultar con un pediatra, tanto en la aplicación del agua de mar con una técnica correcta como en el número óptimo de irrigaciones.

¿Cómo se hace un lavado de nariz a un bebé?

Técnica para la realización del lavado nasal en bebés (se ha utilizado también en el manejo de la fibrosis quística y la bronquiolitis por algunos profesionales que han intentado protocolizar el proceso):

Como hacer un lavado nasal a un bebe: técnica paso a paso

Dirigido a niños con edades a partir de los 6 meses, por la necesidad de un reflejo respiratorio oral y tusígeno que, de forma sistemática, no se adquieren antes de esa edad.

El lavado nasal (bebe) se realiza en un plano de 30º inclinado hacia arriba. El bebé o niño debe estar tranquilo y mostrar cierta actitud colaboradora. Es recomendable hacer el lavado nasal separado de las horas de las comidas.

  1. Adaptar el difusor nasal al frasco. Presionarlo hasta que se produzca una pulverización.
  2. Con cuidado, introducir el extremo del difusor en una fosa nasal e inclinar la cabeza hacia el lado contrario. Presionar el difusor e inhalar hasta el lavado completo.
  3. Repetir el proceso con la segunda fosa nasal.
  4. Al finalizar, lavar el difusor con agua jabonosa.

Esta técnica constituye una herramienta práctica para ayudar a los profesionales de la salud y a los padres a realizar la irrigación nasal para bebés y niños entre 0-6 años (preferiblemente a partir de los 6 meses) [2].

Prueba de Rosenthal

La prueba de oclusión oral o de Rosenthal consiste en colocar una mano bajo la barbilla del niño con el fin de valorar las inspiraciones nasales, cuando la fosa nasal permeable debe poder respirar por la nariz 10 veces sin intentar abrir la boca, sin signos de angustia y sin aumento de la frecuencias cardíaca [2].

Nueva llamada a la acción

Irrigación nasal pediátrica: paso a paso [estudio]

Antes de proceder a un lavado nasal para bebés, es imprescindible que el niño esté relajado y con una disposición a la colaboración. 

Posición del bebé y del adulto que practique el lavado: el niño o bebé debe estar en posición supina sobre una superficie con una inclinación de 30 grados. Para irrigar la cavidad nasal izquierda, se gira la cabeza del niño a la derecha.

La inmovilización del niño será en la posición del “esgrimista”, es natural en los niños, siendo un reflejo tónico asimétrico del cuello. Posteriormente, se gira la cabeza del niño a la derecha (se puede utilizar un pañuelo para evitar que la solución se derrame y poder examinar las secreciones del paciente).

Se inmoviliza el antebrazo derecho del niño con leve presión. El antebrazo derecho del practicante de forma suave se apoya sobre la mejilla del niño para evitar que gire la cabeza.

El practicante, padre o profesional, una vez estabilizada la cabeza del niño, cogerá el spray en la mano izquierda y procederá a su aplicación en los márgenes superior y lateral de la fosa nasal superior del niño. La solución entrará por la fosa nasal superior para salir por la fosa inferior. El contenido se recoge con un pañuelo como se ha mencionado anteriormente y una vez realizada la irrigación se realiza el mismo procedimiento con el otro lado invirtiendo los movimientos y posiciones.

Sonar la nariz del niño o bebé. Con el bebé en posición supina se fija la mejilla izquierda. Durante la espiración, se evita que el bebé abra la boca y se le animará a sonarse la nariz.

Por último, se verifica la permeabilidad de la vía aérea superior bilateral. El bebé sentado o acostado se le obstruye la apertura de la boca y se va bloqueando una fosa nasal y luego la otra con el fin de valorar su permeabilidad.

La maniobra se realizará de forma bilateral hasta que la permeabilidad de las vías aéreas superiores del bebé sea satisfactoria.

👉 Aquí tenéis un enlace en el que aparece el procedimiento más detallado y con imágenes para facilitar su comprensión.

Recordar que la maniobra de Rosenthal es necesaria para saber si ha sido efectiva la irrigación nasal.

Pack de bienvenida

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.