Terapias del mar

La tendinitis rotuliana crónica y la Terapia Marina

Los procesos inflamatorios de cualquier tipo pueden cronificarse y por lo tanto, también en el caso de las alteraciones del tendón rotuliano o patelar. Diremos que la nómina más apropiada a la hora de hablar de tendinitis rotuliana crónica es decir tendinopatía rotuliana debido a que la terminación -itis se emplea para procesos agudos.

De todas formas, se utiliza indistintamente la nómina tendinitis rotuliana crónica o tendinopatía rotuliana para hablar de una lesión en el tendón rotuliano que supera los tres meses, en el que se evidencia cambios histológicos, siempre acompañado de clínica.

New Call-to-action

Tendinitis rotuliana crónica ¿nutrimos al tendón?

Tras atender a los fenómenos biomecánicos de la patología tendinosa y haber preparado un entrenamiento apropiado, podemos pasar a hablar de la nutrición de los tendones.

Debemos tener en cuenta que el tendón, el tejido tendinoso en general, es un tejido vivo para el que una nutrición adecuada es fundamental para una correcta función.

Por causas de su color blanquecino anacarado a primera vista parece que sea un elemento estático, con capacidades de deformidad elasto-plásticas y con poca respuesta celular.

Pero ni mucho menos, este tejido responde a los diferentes estímulos por mecanismos inflamatorios reparativos, dando lugar al fortalecimiento, elongación, acortamiento, engrosamiento…Todo con relación a las necesidades biomecánicas y exigencias metabólicas.

Es por esto el importante papel que juega la nutrición en su función y los periodos de descanso y recuperación, ya que debido a su tendencia al compromiso vascular requieren de un cuidado especial y no derive en la transformación a un tejido aberrante, ya que si esto sucede sus capacidades de respuesta elasto-plásticas se verán comprometidas.

¿Cómo lo nutrimos?

Para prevenir la tendinitis rotuliana crónica debemos concienciarnos de la naturaleza de este tejido. Este debido a las extremas situaciones a las que se le somete, podemos decir que, en la realización de una actividad intensa, siempre se verá comprometido vascularmente. Por lo que las actitudes deben ir direccionadas al desarrollo de un tendón de calidad con los estímulos correspondientes ¡Y lo más importante! con el reposo apropiado, garantizando que el sistema vascular le aporta los nutrientes necesarios, y favorezca el aclarado de los metabolitos inflamatorios.

Lo más importante para la nutrición de un tejido es su perfusión, es decir la sangre debe alcanzar su destino aportando los elementos necesarios para la actividad celular.

A esto debemos sumarle la necesidad de una buena difusión de los nutrientes y de la cantidad de los nutrientes fundamentales para la función metabólica.

Algunos de los elementos que nutren a los tendones en la prevención de la tendinitis rotuliana crónica

Las vitaminas como la vitamina C, la glucosamina, los oligoelementos como el magnesio, zinc manganeso, cobre y azufre.

Son elementos empleados por el tejido conectivo, así como los aminoácidos.

Todos estos elementos están implicados en la correcta función de los tendones, en su función de inflamación/reparación y fortalecimiento. Además, para ello es necesaria una correcta hidratación tisular.

Terapia Marina en la tendinitis rotuliana crónica.

Uno de los pilares en la función apropiada de los tendones es su hidratación, las proporciones de minerales y agua en los tejidos es un elemento fundamental, para el mantenimiento de un medio idóneo donde se den los intercambios, no solo de nutrientes sino también, de los minerales necesarios para que se produzca de forma apropiada la contracción y relajación de las fibras que se comunican con los tendones.

Por tener los tendones capacidad contráctil pasiva consecuencia de la contracción de los sarcómeros de las fibras musculares, se producirá una reducción de los aportes nutritivos si la hidratación del músculo y del tendón no son las apropiadas.

La Terapia Marina proporciona el pool hidromineral necesario para el correcto equilibrio hídrico y mantenimiento de la turgencia tisular, de esta forma favoreciendo el intercambio de nutrientes. Es en la sustancia fundamental en donde desarrolla su principal función aportando cargas iónicas y agua, a esta matriz tan importante que le da sustento al tendón.

Por otro lado, la Terapia Marina aporta una carga orgánica y mineral con función sobre el sistema inmune e inflamatorio, por lo que puede minimizar los efectos inflamatorios de los entrenamientos intensos.

Por lo tanto, tengamos en cuenta que la correcta hidratación de todos los órganos y tejidos es fundamental para mantener la homeostasis orgánica global. También, mencionar que el abuso de alcohol, tabaco, excitantes, una alimentación hiperproteica mal controlada, también derivarán en alteraciones tisulares como la deshidratación, afectando negativamente a las funciones músculo esqueléticas.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(4 votos, promedio: 3,00 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.