Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

La hiperpnea como mecanismo reflejo

Hiperpnea

La hiperpnea es lo mismo que decir hiperventilación, proceso que se produce de forma automática motivada por múltiples situaciones, como; la fiebre, el miedo, el estrés… Pero también podemos hacerlo de forma voluntaria, como en el caso de incrementar la ventilación antes de sumergirnos bajo el agua.

He de matizar que la hiperpnea se puede dar tanto por el incremento del número de respiraciones, como de la profundidad de la respiración, también claro está, en la combinación de ambas, denominándose los tres procesos taquipnea, batipnea o polipnea respectivamente.

El hecho de que en la mayoría de los casos la hiperpnea, hipopnea o hapnea sea un mecanismo involuntario, debe hacernos pensar que es el resultado de una serie de alteraciones en las que el mecanismo ventilatorio tiene un papel de equilibrio en los gases o el Ph sanguíneo, o como resultado de fenómenos que no tiene que ver con la necesidad de la modificación de los volúmenes ni el Ph, pudiendo ser en estos casos perjudicial. Pero en todos momentos hace referencia a la pérdida del equilibrio global.

New Call-to-action

La hiperpnea y los niveles de CO2

Uno de los mayores estimulantes de la vasodilatación es el CO2, y posiblemente el más importante vasodilatador (Kashiba et al., 2002).

Por esto se debe prestar atención a los procesos de hipocapnia derivados de la hiperventilación o hiperpnea, ya que pueden derivar en una vasoconstricción vascular afectando a la circulación cerebral, corazón, hígado entre otros.

Es por lo que cuando por una situación de ansiedad que conduce a una hiperventilación y rápido descenso de los niveles de CO2, conduce inexorablemente al desmayo, sino se pone freno.

La hiperpnea y la calcemia

En el síndrome de hiperventilación o hiperpnea y la consecuente reducción de los niveles de CO2 en sangre y con esta la reducción del Ph, conduce a un descenso del calcio iónico, sin afectar al calcio total, pudiendo desencadenar una tetania latente, esta se resuelve al respirar en un compartimento cerrado subiendo los niveles de CO2 y disminuyendo el Ph, desapareciendo la tetania.

Es curioso como un mecanismo reflejo, es capaz de conducir a alteraciones tan significativas. Esto indica la importancia que tiene el CO2 ya no solo como el resultado del metabolismo aeróbico, sino como un elemento de regulación y homeostasis del plasma sanguíneo.

Es tal la relación con el equilibrio de la vida que la teoría de las fumarolas hidrotermales, la capacidad de producir moléculas de carbono deriva hipotéticamente, desde el dióxido de carbono que se encontraba disuelto en el agua.

Hasta el punto es importante el CO2, que en la actualidad el incremento de sus niveles puede derivar en catástrofe medio ambiental.

CO2, calcio y el medio externo

La relación entre el CO2 y el calcio en sistemas vivos más extensos como los océanos, nos encontramos que si se incrementan los niveles de CO2 dará lugar a la dificultad de la formación de los arrecifes de coral y la formación de las conchas de los animales por la disminución del PH.

La bomba física, el intercambio atmósfera-océano depende de la solubilidad del CO2 en el agua de mar, la diferencia de concentraciones, el viento, la temperatura afectando como he dicho a la solubilidad del CO2.

La mayor solubilidad del CO2 con respecto a otros gases, es debida a la relación con el carbonato, siendo la constante de equilibrio la consecuencia de este hecho, dando como resultado que el CO2 que entra en el océano se convierta rápidamente en bicarbonato. Lo mismo sucede en nuestro plasma sanguíneo y el CO2 que producimos, este se disolverá mayoritariamente con la formación de bicarbonato y de esta forma poder transportar el plasma más CO2 sin modificar el Ph. Aunque existen otros mecanismos de transporte, este es el más importante.

Son curiosas las similitudes de los mecanismos de tampón del CO2 en el agua de mar y el plasma sanguíneo, siendo otro refuerzo de las leyes de la constancia que postula René Quinton.

Por lo que debemos tener en cuenta que los niveles de CO2 forma parte de las constantes del plasma sanguíneo, cuya regulación se debe ajustar en unos rangos determinados para un buen funcionamiento del organismo en el equilibrio químico plasmático.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario