Terapias del mar

Intestino permeable tratamiento: 4 suplementos clave

El síndrome de intestino permeable hace referencia a un incremento de la permeabilidad de la mucosa intestinal ante sustancias que pueden ser tóxicas y que no deberían serlo en circunstancias normales. En muchas ocasiones, esto es debido al efecto de una dieta desequilibrada, infecciones o fármacos, entre otros factores.

New Call-to-action

¿Qué es el síndrome del intestino permeable?

El síndrome de intestino permeable es la consecuencia de la alteración de la función de barrera del intestino frente a los agentes externos, como resultado de una alteración de la integridad de la mucosa, ya sea esta por desequilibrio del epitelio, de las secreciones intestinales, sistema inmune o de la microbiota intestinal.

Con el fin de valorar el grado de permeabilidad intestinal, se utiliza la determinación de una serie de proteínas en plasma, que indicarían que el intestino está permitiendo pasar moléculas que no debería, entre ellas tenemos la betalactoglobulina y la ovoalbúmina.

La importancia de la permeabilidad intestinal es tal que se está observando que en los casos de celiaquía es posible que estos pacientes estén predispuestos genéticamente a una mayor permeabilidad intestinal, pudiendo ser el origen de múltiples patologías (entre ellas la celiaquía).

En la actualidad, es difícil determinar el número de personas que pueden estar afectadas por este síndrome, pero se estima que más de un 20% de la población puede desarrollarlo a lo largo de su vida.

Suplementos coadyuvantes al tratamiento del intestino permeable 

Una buena suplementación y alimentación equilibrada pueden reducir, e incluso regular, las alteraciones de la permeabilidad intestinal, gracias a los efectos antiinflamatorios, inmunomoduladores y sedantes de diferentes productos dietéticos y alimentos.

Entre los productos estrella tenemos:

  • Probióticos.
  • Fibra.
  • Enzimas digestivas.
  • L-glutamina.
  • Minerales.
  • Agua de mar.
Intestino permeable infografia

Probióticos

Complementar con un probiótico de alta calidad es absolutamente necesario para la salud intestinal, especialmente para las personas con signos de intestino permeable. Sin una solución probiótica viable, es prácticamente imposible reparar la permeabilidad intestinal.

Es muy importante saber cuáles son los diferentes tipos de cepas probióticas y por qué los beneficios de los probióticos experimentados con una cepa pueden ser completamente diferentes de los beneficios para la salud que se observan con otra cepa distinta.

Por ejemplo, existen ciertas cepas de probióticos que mejoran la función inmunológica, mientras que otras promueven la salud o el equilibrio hormonal. Siempre es mejor tomar cepas específicas según el beneficio que se precise en cada caso. Esto ayudará a maximizar los beneficios curativos naturales para cada necesidad. Por lo tanto, en lugar de adoptar un enfoque de tipo “multivitamínico” y llenar el organismo cuerpo con todo tipo de bacterias que quizás no necesite, es preferible ser selectivo y estratégico sobre las cepas a tomar.

Al leer las etiquetas de los probióticos, hay que estar atento al género, la especie y la cepa. La etiqueta también debe indicar las UFC (unidades formadoras de colonias) que están presentes en el momento de la fabricación. 

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para elegir el probiótico adecuado para el síndrome del intestino permeable?

  • Calidad de la marca: escoge siempre empresas en las que confíes y que sepan utilizar ingredientes de mayor calidad.
  • Recuento alto de UFC: asegúrate de elegir solo un probiótico que tenga al menos 50 mil millones de UFC.
  • Diversidad de cepas: suplemento con múltiples cepas bacterianas.
  • Supervivencia: algunas cepas beneficiosas para el intestino permeable son:
    • Bacilo clausii
    • Bacilo subtilis
    • Saccharomyces boulardii
    • Bacillus coagulans
    • Lactobacillus plantarum
    • Lactobacillus paracasei
    • Bifidobacterium bifidum
    • Bifidobacterium longum
    • Bifidobacterium breve
    • Bifidobacterium infantis
    • Lactobacillus casei
    • Lactobacillus acidophilus
    • Lactobacillus bulgaricus
    • Lactobacillus brevis
    • Lactobacillus rhamnosus
  • Ingesta diaria recomendada: para la mayoría de personas, la dosis recomendada es tomar de 2 a 4 cápsulas de probióticos de alta calidad al día (dependiendo del formato de presentación y dosis; en casos de permeabilidad intestinal es muy recomendable tomar probióticos en polvo).

También es muy interesante una fórmula para el intestino permeable que contenga probióticos y además otros ingredientes que apoyen, mejoren y restauren la función intestinal.

Fibra

La fibra es uno de los productos dietéticos que han ido desapareciendo a lo largo de las revoluciones industriales y tecnológicas. Es increíble cómo se ha podido eliminar de nuestra dieta un aporte tan esencial y útil en el cuidado y equilibrio de nuestra flora digestiva y nuestro bienestar sistémico.

La fibra es un excelente prebiótico necesario para el correcto metabolismo de nuestra microbiota intestinal. Además, es fundamental para el mantenimiento de las bacterias beneficiosas.

La dieta debe ser rica en fibra o al menos, debemos consumir un mínimo de fibra diaria (30-40 gr fibra al día), siempre y cuando el paciente no padezca una patología intestinal inflamatoria, donde se deberá valorar de forma individual el aporte de fibra.

La fibra (prebiótico) junto con probióticos, así como simbióticos nos ofrece la oportunidad de poder mejorar nuestra función digestiva. La privación de fibra dietética, asociada a una microbiota alterada favorece el desarrollo de colitis letales por patógenos como Citrobacter rodentium (1). 

Diagrama  Descripción generada automáticamente
Fibra, dieta y microbiota.
Fuente: https://marlin-prod.literatumonline.com/cms/attachment/31a263cd-88cb-40a9-8d0f-452232b68cd0/fx1_lrg.jpg

Además de la fibra y las colonias bacterianas, es fundamental la producción de una cantidad de moco apropiada con sus características íntegras, ya que esta capa de moco y en concreto los polisacáridos que contiene, son una fuente energética para las bacterias intestinales (2).

Enzimas digestivas

Las enzimas digestivas son fundamentales para poder absorber los principios inmediatos. Existen diferentes enzimas digestivas dependiendo del principio inmediato a hidrolizar y posteriormente absorber.

  • Proteasa: descompone las proteínas (incluido el gluten).
  • Amilasa: descompone los almidones.
  • Lipasa: descompone las grasas.
  • Lactasa: descompone la lactosa en los lácteos.

L-Glutamina

La glutamina es un aminoácido no esencial muy abundante, debido a su implicación en diferentes procesos metabólicos, como son las desaminaciones (transaminaciones), transporte de nitrógeno, producción de amonio, metabolismo energético (ciclo de la glutamina), entre otros procesos.

Tanto las células inmunes, los riñones, intestino, cerebro e hígado, utilizan la glutamina como fuente energética y metabólica, de forma que niveles reducidos de este aminoácido puede comprometer el buen funcionamiento de estos órganos. 

Las células inmunes como son los linfocitos, neutrófilos y macrófagos emplean la glutamina en situaciones de alto catabolismo en niveles superiores a la glucosa. Estas condiciones pueden ser: sepsis, quemaduras, desnutrición, cirugía…, o situaciones no patológicas como la realización de actividades deportivas de alta intensidad (3).

La glutamina es considerada el combustible por excelencia del sistema inmune, hasta el punto que niveles bajos de este aminoácido puede afectar a la correcta función inmunológica, incrementando en situaciones especiales el riesgo de mortalidad (4).

La glutamina para el intestino delgado y grueso es el sustrato energético por excelencia, superando a la glucosa cuantitativamente hablando, pero además puede ser útil para modular el entorno inflamatorio intestinal.

La regulación de la glutamina es importante para mantener la integridad del tejido intestinal, absorber los nutrientes de forma adecuada, así como prevenir o reducir el riesgo de translocación bacteriana (5).

Minerales

Los minerales son fundamentales para cualquier función orgánica, ya que muchos de ellos no solo actúan como iones, sino que también intervienen como cofactores en múltiples funciones enzimáticas.

El selenio, zinc, magnesio…, son fundamentales para la correcta función inmune, el sodio, potasio y calcio son vitales para mantener el potencial de membrana y liberar el contenido de las células al intersticio, así como muchas otras funciones como el mantenimiento de la turgencia celular, de la correcta secreción de mucinas, etc…

Siendo de vital importancia mantener un buen aporte de electrolitos y elementos traza.

Agua de mar ¿cómo puede ayudar en el tratamiento del Síndrome del Intestino Permeable?

El agua de mar tiene múltiples beneficios sobre las funciones orgánicas. En el caso del intestino permeable, puede emplearse como coadyuvante gracias a sus efectos, entre ellos tenemos:

  • Efecto antiinflamatorio.
  • Efecto inmunomodulador.
  • Capacidad hidratante para las mucosas.
  • Efecto sedante.

El agua de mar, de forma conjunta, favorece la capacidad regenerativa de la mucosa intestinal, favoreciendo la correcta función epitelial y potenciando su capacidad reparadora.

New Call-to-action

Bibliografía:

  1. Desai MS, Seekatz AM, Koropatkin NM, Kamada N, Hickey CA, Wolter M, Pudlo NA, Kitamoto S, Terrapon N, Muller A, Young VB, Henrissat B, Wilmes P, Stappenbeck TS, Núñez G, Martens EC. A Dietary Fiber-Deprived Gut Microbiota Degrades the Colonic Mucus Barrier and Enhances Pathogen Susceptibility. Cell. 2016 Nov 17;167(5):1339-1353.e21. doi: 10.1016/j.cell.2016.10.043. PMID: 27863247; PMCID: PMC5131798.
  2. Johansson ME, Sjövall H, Hansson GC. The gastrointestinal mucus system in health and disease. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2013 Jun;10(6):352-61. doi: 10.1038/nrgastro.2013.35. Epub 2013 Mar 12. PMID: 23478383; PMCID: PMC3758667.
  3. Newsholme P. Why is l-glutamine metabolism important to cells of the immune system in health, postinjury, surgery or infection? J. Nutr. 2001;131:2514S–2523S. doi: 10.1093/jn/131.9.2515S.
  4. Rodas P.C., Rooyackers O., Hebert C., Norberg A., Wernerman J. Glutamine and glutathione at icu admission in relation to outcome. Clin. Sci. 2012;122:591–597. doi: 10.1042/CS20110520.
  5. Kim M.H., Kim H. The roles of glutamine in the intestine and its implication in intestinal diseases. Int. J. Mol. Sci. 2017;18:1051. doi: 10.3390/ijms18051051.

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.