Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Hipostenuria: ¿Qué es y cuándo se da?

Hipostenuria

La hipostenuria hace referencia a la determinación de una orina muy diluida, en la que el riñón es incapaz de producir una orina concentrada.

Esta es una de las mediciones del uroanálisis y se lleva a cabo con el urinómetro, refractómetro o con las tiras reactivas.

Consideraremos hipostenuria clínica, cuando encontremos una densidad urinaria menor a 1.008 g/l. Esta densidad dependerá principalmente de las partículas osmóticamente activas, y también de su tamaño y peso molecular.

New Call-to-action

¿Qué situaciones pueden dar lugar a una hipostenuria?

Existen una serie de procesos, en los que podemos encontrarnos con la aparición de una hipostenuria, entre ellos están los secundarios a fenómenos benignos como el consumo excesivo de agua o la potomanía, como su manifestación más extrema, o asociados a fenómenos de naturaleza patológica como puede ser; la diabetes insípida o la patología renal.

Por lo tanto, ante la situación de encontrarnos con un paciente cuya densidad urinaria es baja, se debe contextualizar y evaluar junto con otros parámetros, que nos orienten hacia un diagnóstico patológico o de su exclusión de enfermedad.

¿Tiene alguna traducción una hipostenuria de forma aislada?

Ante una situación de hipostenuria aislada, lo más lógico es que nos encontremos con una persona que por otros motivos, de naturaleza no patológica consumen agua con frecuencia, incluso por la noche y a primera hora de la mañana. Qué tras realizar la medición de la densidad urinaria, esta sale baja secundaria a la ingesta, pudiendo ser inferior a los rangos establecidos sin tener una traducción patológica.

Pero es cierto que, en persona con factores de riesgo, como puede ser simplemente; la edad, HTA, malos hábitos alimenticios, con antecedentes familiares o personales que nos puedan sugerir alguna patología de base y junto con algún marcador analítico de bajo significado ¡Dígase! Los niveles de creatinina sanguínea en el límite alto, que refiera polidipsia, en algún momento una glucemia elevada de los análisis de rutina o patología de retina, picos hipertensivos… Todo esto, nos haría plantearnos un mayor seguimiento y en este contexto una hipostenuria si podría tener un mayor significado clínico.

La alteración de la densidad urinaria se relaciona a la incapacidad de los túbulos renales para concentrar la orina ya sea por un hiperaflujo o por la patología del propio túbulo renal.

Hiperhidratación y deshidratación = hipostenuria e hiperestenuria respectivamente

La medición de la densidad de la orina es fácil de determinar por medio de las tiras reactivas y como la densidad de la orina, en términos generales y en personas sanas, es directamente proporcional al estado de hidratación. Podríamos valorar nuestro grado de hidratación por medio de estas tiras y de esta forma poder determinar si existe un equilibrio hídrico apropiado, obviamente en rangos patológicos tanto en la hiperestenuria como la hipostenuria, ambas situaciones se verán acompañadas de síntoma y signos clínicos asociados.

En estas situaciones, tanto la hipostenuria como la hiperestenuria nos indican un desequilibrio hidromineral, ya sea por defecto como por exceso, en el que el riñón se está encargando por medio de estos mecanismos compensadores de mantener el volumen y osmolaridad plasmática.

Recordando a René Quinton y sus leyes de la constancia marina, vemos como el organismo pelea por conservar las constantes en las que se desarrolló la vida, en este caso el riñón, junto con otros mecanismos colabora en el mantenimiento del equilibrio hidromineral fundamental.

Estos mecanismos de concentración y dilución se dan de forma natural, en respuesta a las ingestas del solvente y de los solutos, lo que nos haría sospechar de una patología más que la aparición de estos cambios sería una isostenuria mantenida, que indicaría que el riñón por algún motivo no está funcionando correctamente.

Entre otras funciones, el riñón debe encargarse del equilibrio hidromineral del medio interno y debemos tener en cuenta que las situaciones en las que sometemos a elevadas exigencias a nuestro riñón, en lo relativo a la concentración y dilución de la orina, termina afectando a sus capacidades adaptativas inmediatas, produciendo una sobrecarga que puede terminar por dañarlo.

Es por todo esto, que debemos ser conscientes de la importancia que tiene en la función renal una correcta higiene en la alimentación, que los estilos de vida saludables lo protegen y que es importante reponer los elementos reconstituyentes de nuestro medio interno, reduciendo el exceso de trabajo por parte del riñón.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario