Terapias del mar

HIPOCLORHIDRIA: ¿cómo afecta la falta de acidez estomacal a la digestión? [+ tratamiento]

La prevalencia de la hipoclorhidria de cualquier origen es variable dependiendo de la población a estudio y de su edad.

La hipoclorhidria en ayunas es menos común que la que se produce en el periodo prandial o postprandial, siendo no superior al 10% en estadounidenses de edad avanzada. En el caso de los japoneses de edad avanzada este porcentaje puede alcanzar el 60% e incluso en una pequeña cohorte de noruegos alcanzó el 80%.1

La medición del pH gástrico en ayunas es probablemente un marcador importante para la hipoclorhidria-aclorhidria, especialmente cuando se asocia con gastritis atrófica crónica 1.

La hipoclorhidria conduce a:

  • Trastornos malabsortivos que condicionan una buena nutrición.
  • Favorece el desarrollo de intolerancias y alergias.
  • Desnutrición.
  • Infecciones intestinales.

Mayor sensibilidad a las enfermedades autoinmunes y los trastornos digestivos asociados como la dispepsia.

New Call-to-action

¿Qué es la hipoclorhidria?

La hipoclorhidria es la hipoproducción de ácido clorhídrico (HCL) por parte de las células parietales de la mucosa gástrica. 

Esta situación está asociada a diversas patologías que han de ser estudiadas e incluidas en el diagnóstico diferencial.

Cuando los valores del pH gástrico están entre 3-5 podemos considerar que existe hipoclorhidria y si los valores son superiores a 5 se puede considerar aclorhidria, aunque los criterios son variables.

Cómo diagnosticar la aclorhidria

En concreto, para el diagnóstico de la aclorhidria se puede emplear la estimulación con pentagastrina o histamina, con el fin de reducir el pH gástrico, pero si aun así los valores de pH no son inferiores a 6 hablamos de aclorhidria.
El ácido gástrico es secretado por el estómago. El ácido gástrico está compuesto por ácido clorhídrico, cloruro de potasio y cloruro de sodio. En concreto el ácido clorhídrico tiene un papel importante para proteger al organismo de los patógenos que vienen en los alimentos o el agua. Las células parietales que tapizan el estómago son las productoras del ácido clorhídrico.2

“Los entornos de baja acidez gástrica están relacionados con una absorción reducida de micronutrientes clave como el calcio, hierro, Ácido fólico, B6, B12…” 3.

Ácido gástrico y SIBO

Además, el ácido gástrico dificulta el desarrollo de microorganismos dañinos que son ingeridos con las comidas, reduciendo así el sobrecrecimiento de bacterias en el estómago e intestino delgado. Su disminución dará lugar a la aparición de SIBO y el sobrecrecimiento específico de microorganismos como Clostridium difficile .4

¿Cómo saber si estamos ante un caso de hipoclorhidria?

El paciente con clínica de dispepsia u otras patologías digestivas debe ser valorado con el fin de descartar entre otras patologías las gastritis, principal causa de hipoclorhidria junto con el consumo de IBP.

Síntomas de la hipoclorhidria

Los síntomas de la hipoclorhidria son inespecíficos y pueden formar parte del pródromos de otras patologías digestivas; entre los síntomas encontramos:

  • Hinchazón epigástrico tras la ingesta.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Distensión abdominal.
  • Sensación de plenitud y saciedad temprana.
  • Digestiones lentas.
  • Intolerancias alimentarias.
  • Anemia perniciosa, en los casos asociados a enfermedades autoinmunes.
  • Fatigabilidad y cansancio.

¿Por qué se produce una falta de ácido clorhídrico en el estómago?

La falta de HCL puede deberse a múltiples procesos, desde enfermedades autoinmunes a factores ambientales como el empleo de fármacos, siendo importante encontrar el agente etiológico con el fin de poder resolver el origen si es posible, y si no se puede resolver, emplear el tratamiento específico.

Causas de la hipoclorhidria

La hipoclorhidria es un síndrome que afecta al estómago con múltiples etiologías, entre ellas tenemos 5,6 :

  • La anemia perniciosa: esta enfermedad autoinmune produce una pérdida de las células parietales gástricas, que son atacadas por anticuerpos anticélulas parietales y antifactor intrínseco, que terminan por destruir la mayor parte de estas células que son la encargadas de producir tanto el ácido clorhídrico (HCL) [ESTUDIO] como el factor intrínseco (FI).
  • Fármacos antisecretores: debido a su amplio uso empieza a ser una de las principales causas de hipersecreción de HCL, sobre todo cuando su uso es a largo plazo.
  • Infección por Helicobacter pylori: estas bacterias producen una inhibición de la expresión del gen de la subunidad alfa de la HK-ATPasa, dando lugar a una hipoclorhidria con el fin de favorecer el desarrollo de la infección.
  • Bypass gástrico: esto es debido a una menor secreción de gastrina por las células G del estómago, dando lugar a cuadros de aclorhidria.
  • VIPoma: es un tumor endocrino que se origina en el páncreas. Las producciones elevadas de VIP por parte de estos tumores conduce a diarrea acuosa, hipopotasemia, aclorhidria, vasodilatación, hipercalcemia e hiperglucemia.
  • Radiación gástrica: las radiaciones ionizantes destruyen las células epiteliales gástricas dando lugar a cuadros de aclorhidria.
  • Cáncer gástrico: las alteraciones funcionales producidas por los cánceres. Cuando estos afectan a las células parietales dan lugar a la ausencia de su función produciendo aclorhidria gástrica.
  • Hipotiroidismo: la hormona tiroidea tiene efectos sobre la producción de HCl por parte de las células parietales. La hipofunción tiroidea puede dar lugar a una hiperproducción de HCL.

Sospechas de falta de ácido en el estómago

Cuando nos encontramos a pacientes con patologías digestivas, se debe indagar en los procesos digestivos por medio de:

  1. La anamnesis: la entrevista es básica. A través de los antecedentes personales y familiares así como lo que refiere el paciente, podemos aproximarnos a la patología epigástrica y determinar las pruebas necesarias para alcanzar el diagnóstico certero.
  2. La exploración física: por medio de la inspección, palpación, percusión y auscultación se puede localizar la zona o zonas que pueden estar afectadas. Podemos encontrar abdomen distendido, dolor a la palpación, timpanismo en el abdomen o excesiva matidez.
  3. Pruebas complementarias: las pruebas complementarias son necesarias para la mayoría de diagnósticos etiológicos y, sobre todo para la valoración de una hipoclorhidria.
  4. Pruebas complementarias especiales: suelen ser pruebas más costosas y se emplean en el caso de existir dudas diagnósticas que no se han resuelto en los puntos anteriores.

¿Cómo diagnosticar la hipoclorhidria?

Para el diagnóstico de la hipoclorhidria se pueden utilizar diferentes pruebas, entre ellas encontramos pruebas objetivas, como es el empleo de un medidor de pH (pHmetro), se introduce en la luz gástrica y se hacen mediciones durante 24 horas.

  • Prueba de Heidelberg, por medio de una cápsula que se ingiere por vía oral, que viene acompañada con un pHmetro. Este mide las variaciones de pH gástrico de forma que se puede determinar la existencia de hipoclorhidria o hiperclorhidria. Cuando los niveles se mantienen por encima de un pH de 4 se puede considerar que hay reducción de ácidos gástricos y por tanto hipoclorhidria.
  • En la actualidad, no es necesaria la realización de la pHmetría, ya que los especialistas por medio de la clínica más una gastroscopia son capaces de diagnosticar la hipoclorhidria, además de observar la mucosa gástrica y tomar biopsias en el caso que fuera necesario con fines diagnósticos etiológicos.
  • La prueba del bicarbonato: es una forma fácil de determinar si podemos padecer hipoclorhidria, aunque posteriormente deberá ser confirmada por el especialista o médico de cabecera, pero ya con esto se pueden ir tomando medidas mientras la lenta maquinaria sanitaria resuelve el problema.

¿Cómo se realiza la prueba del bicarbonato para la hipoclorhidria?

La prueba es tan fácil como ingerir un vaso de agua con bicarbonato sódico y esperar un tiempo que no suele exceder de los 5 min. Si has eructado antes de ese tiempo podemos considerar que el riesgo de padecer hipoclorhidria es bajo.

Esta prueba, debido a que puede tener tanto falsos positivos como negativos, sería interesante que se hiciera durante varios días en las primeras horas de la mañana con el estómago vacío.

  • Pruebas de resultado empírico: existen situaciones en las que el médico puede directamente recetar el tratamiento para la hipoclorhidria, sobre todo, cuando se tiene claro el diagnóstico. Si el paciente mejora puede diagnosticarse la hipoclorhidria, pero siempre será un diagnóstico de presunción, en estos casos.
  • Pruebas serológicas: por medio de las serologías se pueden medir diferentes hormonas que nos pueden orientar hacia un cuadro de hipoclorhidria entre otros procesos, como es el caso de los niveles de gastrina, anticuerpos frente H/K ATPasa…

Hipoclorhidria: ¿cómo afecta la falta de acidez estomacal a la digestión?

¿Cómo aumentar el ácido clorhídrico y mejorar la digestión?

La acidez estomacal es fundamental para una correcta función digestiva. Por ello es importante favorecer esta función por medio de una serie de medidas dietéticas, entre ellas contamos con:

  • Zumo de limón a primera hora de la mañana: se puede acompañar con jengibre, con el fin de favorecer un pH correcto en la luz gástrica.
  • El empleo de la sidra de manzana antes y después de las comidas o su empleo como aderezo, el cual favorece el equilibrio ácido gástrico.
  • Introducir en nuestra dieta productos ricos en enzimas digestivas, como sucede con la piña y la papaya, también las encontramos con cítricos y otros productos hortofrutícolas como las plantas de sabor amargo o extractos amargos.
  • Evitar las comidas copiosas, puesto que incrementa la necesidad de HCL para el correcto desarrollo de la digestión.
  • No picar entre comidas.
  • Reducir o eliminar el consumo de antiácidos si estos no son totalmente necesarios.

Por otro lado podemos favorecer la digestión gracias a:

  • Alimentación equilibrada o por medio de unas pautas concretas adaptadas para la protección gástrica.
  • Comidas frugales y no acostarse, preferiblemente, caminar media hora después de las comidas para favorecer el peristaltismo.
  • Realizar periodos de ayuno intermitente, favorece el equilibrio del pH gástrico y reduce el exceso de la sobrealimentación que condiciona las digestiones afectando de forma más significativa a las personas hipoproductoras de HCL.
  • Consumo de fibra, procinéticos, osmóticos, ablandadores, productores de masa…con el fin de acelerar la digestión y reducir el tiempo de vaciado gástrico.
  • Ejercicio físico, favorece la digestión gracias a los movimientos y por el incremento de las necesidades energéticas al realizarlas.

Betaína y enzimas digestivas ¿tratamiento completo?

Betaína e hipoclorhidria 

La betaína HCL se emplea de forma empírica con los pacientes sospechosos de hipoclorhidria, con una posología determinada. Las personas con deficiencia de HCL muy moderada generalmente muestran una rápida mejoría de los síntomas, que son un reflejo de un retorno a la secreción normal de ácido gástrico. 7

La betaína HCL se puede utilizar como un método eficaz para reducir rápida y temporalmente el pH gástrico en voluntarios sanos con hipoclorhidria inducida por fármacos. 8

Se podría considerar que la betaína HCL puede ser una estrategia eficaz para mitigar las posibles interacciones farmacológicas para los fármacos que muestran una solubilidad dependiente de pH y se administra por vía oral en condiciones de hipoclorhidria. 9

Enzimas digestivas e hipoclorhidria 

Las enzimas digestivas requieren de un pH gástrico ácido para una correcta actividad enzimática, siendo útil la combinación de Betaina HCL junto con las enzimas digestivas.

El apoyo a la digestión gástrica por medio de enzimas digestivas previene de forma eficaz la inducción de alergias alimentarias y alivia los síntomas clínicos en los modelos de alergia alimentaria animal. 10

Tanto la betaína como las enzimas digestivas son útiles para los pacientes con alteraciones que tienen que ver con el proceso digestivo hipoclorhídricos.

Un correcto plan dietético junto con una estrategia de suplementación, puede considerarse una opción en el tratamiento inicial de pacientes con hipoclorhidria leve-moderada.

Tanto la betaína como las enzimas digestivas son una buena elección como coadyuvantes en el tratamiento de la hipoclorhidria, acompañado de la alimentación adecuada y el cuidado de otros factores ambientales. 

¿Por qué utilizar agua de mar isotónica Quinton en casos de hipoclorhidria?

El agua de mar puede, gracias a los iones disueltos en solución, favorecer procesos digestivos absortivos y, sobre todo cuando se toma en ayunas, incrementa la biodisponibilidad de los elementos que contiene.

El agua de mar contiene un pH básico con los solutos en disolución, eso indica que no es necesario modificar el pH gástrico para su absorción, cosa que no sucede cuando los elementos traza están fijados a moléculas complejas.

New Call-to-action

1- Guilliams TG, Drake LE. Meal-Time Supplementation with Betaine HCl for Functional Hypochlorhydria: What is the Evidence? Integr Med (Encinitas). 2020 Feb;19(1):32-36. PMID: 32549862; PMCID: PMC7238915.

2- Fatima R, Aziz M. Achlorhydria. 2022 May 1. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan–. PMID: 29939570.

3-  Kassarjian Z, Russell RM. Hypochlorhydria: a factor in nutrition. Annual review of nutrition. 1989;9:271-285.

4-  Schubert ML. Functional anatomy and physiology of gastric secretion. Current opinion in gastroenterology. 2015;31(6):479-485.

5- Chen C, Zheng Z, Li B, Zhou L, Pang J, Wu W, Zheng C, Zhao Y. VIPomas pancreáticos de China: informes de casos y revisión de la literatura. Pancreatología. 2019 ene; 19 (1):44-49. 

6-Belei OA, Heredea ER, Boeriu E, Marcovici TM, Cerbu S, Mărginean O, Iacob ER, Iacob D, Motoc AGM, Boia ES. Síndrome de Verner-Morrison. Revisión de literatura. Rom J Morphol Embryol. 2017; 58 (2):371-376. 

7- Guilliams TG, Drake LE. Meal-Time Supplementation with Betaine HCl for Functional Hypochlorhydria: What is the Evidence? Integr Med (Encinitas). 2020 Feb;19(1):32-36. PMID: 32549862; PMCID: PMC7238915. 

8- Yago MR, Frymoyer AR, Smelick GS, Frassetto LA, Budha NR, Dresser MJ, Ware JA, Benet LZ. Gastric reacidification with betaine HCl in healthy volunteers with rabeprazole-induced hypochlorhydria. Mol Pharm. 2013 Nov 4;10(11):4032-7. doi: 10.1021/mp4003738. Epub 2013 Sep 10. PMID: 23980906; PMCID: PMC3946491.

9- Yago MR, Frymoyer A, Benet LZ, Smelick GS, Frassetto LA, Ding X, Dean B, Salphati L, Budha N, Jin JY, Dresser MJ, Ware JA. The use of betaine HCl to enhance dasatinib absorption in healthy volunteers with rabeprazole-induced hypochlorhydria. AAPS J. 2014 Nov;16(6):1358-65. doi: 10.1208/s12248-014-9673-9. Epub 2014 Oct 2. PMID: 25274610; PMCID: PMC4389759.

10- Samadi N, Heiden D, Klems M, Salzmann M, Rohrhofer J, Weidmann E, Koidl L, Jensen-Jarolim E, Untersmayr E. Gastric Enzyme Supplementation Inhibits Food Allergy in a BALB/c Mouse Model. Nutrients. 2021 Feb 26;13(3):738. doi: 10.3390/nu13030738. PMID: 33652629; PMCID: PMC7996948.

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

1 comentario

Ana

05/08/2022 14:19

Muy interesante, me ha orientado muy bien pues aunque ahora llevo mejor las digestiones, he tenido temporadas difíciles sin saber qué lo causaba, ahora puedo por lo menos saber cómo detectar si puede deberse s hipocloridia.