Terapias del mar

Hematocrito bajo en el embarazo: ¿cómo subirlo para evitar anemia?

Accede a nuestro Área Profesional

Tener el hematocrito bajo durante el embarazo no es algo extraño, ocurre con mucha frecuencia, en hasta un tercio de las gestaciones durante el tercer trimestre de embarazo. No obstante, aunque no sea algo grave, es importante tener presente que esta disminución del hematocrito debe ser leve, así como analizar su causa.

En este artículo explicamos qué supone tener el hematocrito bajo (embarazo), cuáles son los valores normales, y cuándo debemos considerarlo una anemia. Además, compartimos recomendaciones efectivas para subir el hematocrito durante el embarazo.

¿Qué es el hematocrito?

El hematocrito es el volumen de eritrocitos o glóbulos rojos en relación con el total de la sangre (expresado en %). Niveles bajos de glóbulos rojos indican afecciones como la anemia. 

Valores de referencia del hematocrito (pueden variar dependiendo del laboratorio):

  • 42-47% en mujeres.
  • 45-50% en hombres.

Esto se debe tener en cuenta, ya que por sí solo, variaciones leves del hematocrito no indican la presencia de anemia, sino más bien que existe una disminución del volumen de eritrocitos con relación al volumen de plasma.

 Aprende a interpretar el hematocrito bajo en un análisis de sangre descargando este PDF [Guía gratuita]

¿Cuál es el hematocrito normal en una mujer embarazada?

Valores de hematocrito entre 36-46% se consideran normales durante el periodo de gestación.

¿Qué pasa si tengo el hematocrito bajo en el embarazo?

Durante el embarazo existe un requisito de aporte extra de volumen sanguíneo y un incremento en la ingesta y eliminación de líquidos debido a que se está creando una nueva vida. Con ello, se produce una dilución de la sangre, lo que conlleva en muchas ocasiones un hematocrito bajo.

De hecho, el número total de eritrocitos que se encuentra en la mujer gestante es mayor de la cantidad previa al embarazo (incremento de un 20% aprox.). Sin embargo, el volumen se incrementa en mayor proporción (entre el 1-1,5 l), produciéndose así la dilución del hematocrito en cerca del 5%. Esta hemodilución conduce a un descenso paralelo de la hemoglobina, secundaria a la disminución de los glóbulos rojos por unidad de volumen.

Estos cuadros no son considerados anemias patológicas. Se pueden definir como pseudoanemia del embarazo o anemia fisiológica cuando los niveles de hemoglobina de estas situaciones son leves, no bajando de los 11 gr/dL y del 33% de hematocrito.

¿Cuándo se considera anemia en el embarazo?

Según la OMS, y atendiendo al consenso de la comunidad médica, se considerará anemia cuando la hemoglobina es más baja de 11 gr/dL y el hematocrito es inferior al 33%

Durante el embarazo se pueden considerar normales valores superiores a 10,5 gr/dL de hemoglobina y del 32% de hematocrito. Teniendo en cuenta estos parámetros, podemos encontrar un 42% de mujeres con anemia durante el embarazo.

ÁREA EXCLUSIVA para profesionales de la salud ️ ¡Quiero acceder!

Los requerimientos nutricionales de la gestante son algo más elevados, entre ellos la cantidad de hierro, folato y vitamina B12, siendo importante la valoración de estos niveles y en el caso de encontrar valores bajos suplementar a la gestante.

¿Cómo subir el hematocrito en el embarazo?

La alimentación y la combinación de alimentos son dos aspectos clave para evitar un hematocrito bajo (embarazo), o para subir los niveles de hematocrito si son bajos. Si la gestante sigue un tipo de alimentación vegana, pobre en nutrientes o muy refinada es probable que curse con un hematocrito bajo. 

La labor del profesional se dirigirá al aporte de este micronutriente y a la facilitación de su absorción.

Medidas para subir el hematocrito durante el embarazo:

  • Suplementación con hierro (múltiples fórmulas). Se recomienda elegir un suplemento de hierro biodisponible y unido a glicina para una mejor absorción y comodidad digestiva.
  • Mantener una dieta rica en hierro (hígado, pollo de pasto o ecológico, lentejas y alubias, tofu, frutos secos, semillas, huevos ecológicos, espinacas, algas, espárragos, perejil, col rizada), vitamina C (ayuda a la absorción del hierro), vitaminas del grupo B y microelementos.
  • Agua de mar Quinton (ampollas): como prescripción general, se recomienda la toma de ampollas de agua de mar isotónica durante todo el embarazo, aunque también se puede tomar agua de mar hipertónica durante el tercer trimestre, dependiendo de cada caso. El agua de mar contribuye a la remineralización, favorece el equilibrio celular y electrolítico y la homeostasis del medio interno.

¿Qué cantidad de hierro necesita una mujer embarazada?

  • Mujer gestante: 27 mg al día (debido a su mayor demanda).
  • Mujer en periodo de lactancia: 9 mg al día (debido que se espera una ausencia de pérdidas menstruales durante los primeros 6 meses posparto, y el hierro acumulado durante la formación prenatal de los glóbulos rojos maternos puede ser reciclado y utilizado por la madre tras el parto).
Síndrome anémico y anemias carenciales Descarga el PDF completo aquí: [Guía gratuita]

Agua de mar y anemia

La Terapia Marina (uso terapéutico del agua de mar) ha demostrado ser un complemento muy recomendable como elemento facilitador de la reposición de los niveles de hierro. Incluso con dietas carenciales en hierro o disminución por fármacos.

📚 El estudio llevado a cabo por Di Bernardo, María et al. (2014) muestra los resultados del uso del agua de mar como complemento en la anemia. En este estudio experimental se emplea agua de mar microfiltrada en frío en anemias inducidas experimentalmente con dietas pobres en proteínas, vitaminas y minerales, y también inducidas por medicamentos, en ratones cepas NMRI. Tras el estudio fueron sacrificados estudiando el bazo, hígado y riñón.

Se evidenciaron diferencias estadísticamente significativas entre el grupo del agua de mar con respecto al que no tomó agua de mar en los parámetros hematológicos. Siendo útil y exitoso el empleo de agua de mar isotónica en ratones de experimentación en los casos de anemia causadas por la dietas empobrecidas en vitaminas y minerales, proteínas y por medicamentos.

El agua de mar en este caso actúa como el “medio vital” que definía René Quinton. Un caldo primigenio que da vitalidad a las células, proporcionándoles energía y dotándolas de los microelementos que necesitan para una correcta función.

De este estudio, junto con los llevados a cabo por parte de René Quinton con animales de experimentación, se puede inferir que la Terapia Marina y el uso del agua de mar en la práctica clínica tiene una capacidad intrínseca de regulación de las funciones celulares facilitando su equilibrio y la homeostasis del sistema.

Pack de bienvenida

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.