Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Hematocrito bajo en el embarazo: ¿cómo se trata?

hematocrito bajo embarazo

Tener el hematocrito bajo durante el embarazo es la constante en la mayoría de los embarazos, no debiendo preocupar, pero siempre teniendo presente que esta reducción debe ser leve, y debiendo ser estudiada la causa del descenso del hematocrito.

Tras el estudio de las causas del posible descenso, se suele tratar con medidas estandarizadas como son la suplementación con hierro (múltiples fórmulas) y recomendación de una alimentación rica en vitaminas del complejo B y microelementos.

New Call-to-action

¿Qué es el hematocrito?

Para entender el por qué de este descenso del hematocrito, lo primero es definirlo. Se define el hematocrito como el volumen de sangre, expresado en porcentaje, ocupado por eritrocitos o glóbulos rojos.

Siendo los valores de referencia de 42-47% en mujeres y de 45-50% en hombres, estos son valores de referencia que pueden variar dependiendo del laboratorio.

Esto se debe tener en cuenta, ya que por sí solo variaciones leves no nos indicará la aparición de una anemia, sino más bien que existe una disminución del volumen de eritrocitos con relación al volumen de plasma.

Hematocrito y embarazo

Tras lo dicho, podemos entender que un proceso como el embarazo en el que se va a requerir un aporte extra de volumen sanguíneo y un incremento en la ingesta y eliminación de líquidos, por la vida extra que alberga la mujer, se puede producir la dilución de la sangre con la disminución de hematocrito.

De hecho, el número total de eritrocitos que se encuentra en la mujer gestante es mayor de la cantidad previa al embarazo (incremento de un 20% aprox.), pero el volumen se incrementa en mayor proporción entre el 1-1,5 l produciéndose la dilución del hematocrito en cerca del 5%.

Esta hemodilución conduce a un descenso paralelo de la hemoglobina, secundaria a la disminución de los glóbulos rojos por unidad de volumen.

Estos cuadros no son considerados anemias patológicas, pudiéndose nombrar como una pseudoanemia del embarazo, cuando los niveles de hemoglobina de estas situaciones son leves, no bajando de los 11 gr/dL y del 33% de hematocrito.

Anemia en el embarazo

También debemos mencionar que los requerimientos nutricionales de la gestante son más elevados y entre ellos la cantidad de hierro, folatos, vitamina B12, siendo importante la valoración de los niveles de hierro y en el caso de encontrar estos niveles bajos suplementar a la gestante.

Por consenso se considerará anemia cuando la hemoglobina desciende de los 11 gr/dL y el hematocrito inferior al 33% según la OMS. Durante el embarazo se puede considerar normal valores superiores a 10,5 gr/dL de hemoglobina y del 32% de hematocrito.

Teniendo es cuenta estos parámetros, podemos encontrar un 42% de mujeres con anemia durante el embarazo (según OMS).

Sobre todas ellas se deben tomar medidas dietéticas, por medio del asesoramiento a la hora de combinar los alimentos, indicar que tipo de alimentación es la más adecuada, la toma de suplementación en el caso de estar sometidas a dietas veganas, pobres en nutrientes, altamente refinadas, en gestantes que padezcan cualquier alteración digestivas.

La principal causa de anemia que nos vamos a encontrar es la ferropénica, la labor del profesional se dirigirá al aporte de este micronutriente y a la facilitación de su absorción.

Biodisponibilidad y anemia

La Terapia Marina a demostrado ser un complemento interesante como elemento facilitador de la reposición de los niveles de hierro, incluso con dietas carenciales en hierro o disminución por fármacos.

Estudio donde se muestra por Di Bernardo, María et al. (2014) con la aplicación del agua de mar como complemento en la anemia. En este estudio experimental se emplea agua de mar microfiltrada en frío en anemias inducidas experimentalmente con dietas pobres en proteínas, vitaminas y minerales, y también inducidas por medicamentos, en ratones cepas NMRI, que tras el estudio fueron sacrificados estudiándose el bazo, hígado y riñón.

Evidenciándose diferencias estadísticamente significativas entre el grupo del agua de mar con respecto al que no tomó agua de mar en los parámetros hematológicos, siendo útil el empleo de agua de mar isotónico en ratones de experimentación en los casos de anemia causadas por la dietas empobrecidas en vitaminas y minerales, proteínas y por medicamentos.

El agua de mar en este caso parece actuar como el “medio vital “que defendía René Quinton, un caldo primigenio que da vitalidad a las células energizándolas, y dotándolas de los microelementos que necesitan para una correcta función.

De este estudio, junto con los llevados a cabo por parte de René Quinton con animales de experimentación, se puede inferir que la Terapia Marina tiene una capacidad intrínseca de regulación de las funciones celulares facilitando su equilibrio y el equilibrio del sistema.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario