Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Gerocultura: el arte de envejecer

gerocultura

Nuevas teorías sobre el envejecimiento, están proyectando interesantes perspectivas sobre la vida de los ancianos, su papel y perfil sociocultural, por eso nuevas competencias se empiezan a activar con el propósito de concienciar  a la sociedad se sus virtudes y como el adulto mayor de hoy es distinto al de ayer. La Gerocultura es una especialidad dentro de la Gerontología, orientada a la percepción del envejecimiento y cómo afrontarlo, para que desde la perspectiva del adulto mayor entienda que su misión trasciende al envejecimiento.

New Call-to-action

Mediante la educación y la formación la Gerocultura, desde una perspectiva moderna, instruye en las verdades biológicas y socio-culturales, de forma que cuando un individuo alcanza la edad de adulto mayor no determine su declive por las creencias sociales que se arraigan en los diferentes grupos humanos.

La Gerocultura en parte se debe a la comprensión del papel y la integración del adulto mayor en la sociedad actual. Gracias al incremento de la esperanza de vida y de la calidad en la que nuestros mayores afrontan la senectud, es del todo obligado, cambiar el paradigma que mina la propia evolución biológica.

Las creencias y perfiles que durante años hemos ido repitiendo ya restan en la realidad del desarrollo, la sombra de quienes fuimos, esos atisbos de un ensueño fracasado, ya no concuerdan con la realidad del adulto mayor, no es pretérito su día a día y más que nunca están obligados a poner de manifiesto lo adquirido en la realidad en la que viven, sus interacciones son el resultado de una simbiosis con un medio cambiante y muestran con veracidad los efectos del ser como consecuencia del hacer. Son los ¡haceres! son sus ¡haceres! los que modificaron la realidad y en su piel se muestran los resultados.

Por todo esto y más, la Gerocultura se encamina, con el propósito de elevar la calidad de vida del adulto mayor a procesos participativos, de forma que mantengan todas sus habilidades, se sirvan de ellas y sirvan con ellas a quienes lo necesiten.

Entre los objetivos de la Gerocultura encontramos el cambio en el estilo de vida, eliminar los condicionantes socio-culturales que limitan su pleno desarrollo, haciéndolos partícipes en las actividades asumibles que serán un plus para el entorno en el que se desenvuelven.

Por otro lado se debe seguir potenciando las capacidades cognitivas, destrezas, integración social contextual, por mediación de la realización en una multiplicidad de tareas, sobre todo, las que ofrezcan autonomía al adulto mayor, para de esta forma despierten de nuevo en un estado de utilidad y no de declive, en el que a veces los años nos arrastran.

Con lo dicho, es mi pretensión reforzar el concepto del “buen envejecer” y aunque en muchas ocasiones los problemas de adultos mayores son realmente graves y limitantes, sumándole a esto el envejecimiento de la población, pudiendo llegar a desbordar las instituciones sanitarias. Estas palabras van dirigidas a quienes creemos que el envejecimiento se produce a una determinada edad y no se puede revertir, a todas aquellas personas que creemos que la vida es un periodo genéticamente limitado.

La Gerocultura nuevos horizontes

En múltiples experimentos se ha podido prolongar la esperanza de vida de mamíferos inferiores, por tener uno ciclos vitales más cortos y por lo tanto obtener conclusiones experimentales en periodos viables con la investigación. Pero nada sugiere que no sea extrapolable a la especie humana.

El efecto de las telomerasas sobre la edad biológica de la célula, la activación de las sirtuinas2 en la duplicación de la vida de ratones de laboratorio, el efector de los radicales libres sobre el envejecimiento prematuro, la inestabilidad genética y las correcciones del DNA como mecanismos implicados en la senescencia celular, son unos pocos, de los campos en los que se está mostrando que se puede influir para incrementar la esperanza de vida.

Si concebimos la vida de los organismos desde una concepción global, en las que las células se desarrollan en un terreno biológico ideal donde se les aporta los nutrientes necesarios y se elimina de su medio los desechos metabólicos, nos podríamos plantear que el envejecimiento programado o no, no es el resultado de un programa invariable que se va a dar en un determinado momento, sino más bien, en un fenómeno que se da en unas determinadas circunstancias, por lo que debemos plantearnos cuáles son esas circunstancias que dan lugar a la senescencia celular y si tenemos alguna forma de frenarlas e incluso revertirlas.

Nos podemos plantear ¿Se puede sobrepasar el Límite de Hayflich? Las células de HELA, celular derivadas de un tumor de una mujer en 1951 en la actualidad todavía siguen dividiéndose en laboratorios de todo el mundo, podrían ser el ejemplo para otras células y ser igual de ilimitadas sin alterar sus funciones.

¿Pueden las células humanas alcanzar la inmortalidad sin romper su estructura orgánica?

Son preguntas que en la actualidad siguen sin respuestas, pero está claro que la predestinación genética hacia la muerte es algo más flexible de lo que se creía en un principio.

Uno de los mecanismos más universales para estimular los efectos antienvejecimiento es la restricción calórica, tanto en los estudios efectuados por la doctora María Blasco en el efecto sobre la actividad de las telomerasas, como los estudios de Leonard Guarante en la transcripción del gen de las sirtuina 2.  La hipótesis   de la restricción calórica propone una respuesta de defensa orgánica a nivel mitocondrial y genético que induce a un nuevo epigenoma. Este hecho ha abierto una nueva disciplina científica la denominada Nutrigenómica, que estudia el efecto de la dieta sobre la expresión génica de nuestras células.

La Terapia Marina y la Gerontología y Gerocultura

La aplicación de la Terapia Marina también produce ciertas modificaciones en la expresión génica, por una posible vía epigenética, con la aportación de sustratos que intervinieron en la viabilidad de la vida primigenia, por lo que reponer esos elementos traza induce a cambios cualitativos que pueden ser de importante calado en el continuo de la vida.

Pero sin ir tan lejos, en el congreso Nacional de la Sociedad Italiana de Gerontología y Geriatría (2013). Se demostró una tendencia natural a la deshidratación en los ancianos, por lo que sugiere que se preste una atención en el correcto equilibrio hidromineral, sobre todo en los casos de demencia grave, en los que se observó un estado mayor de confusión, delirio y agitación. Y que tras ser tratados con  Terapia Marina sumado a hidratación constante,  no solo redujeron los síntomas, sino también reducción de la terapia antipsicótica.

Esto refuerza la necesidad de mantener en el medio extra e intracelular su equilibrio hidroelectrolítico y la Terapia Marina isotónica, es ideal, por mantener la composición tanto cualitativamente como cuantitativamente del líquido extracelular. Por lo que se sugiere en el estudio que el empleo de la Terapia Marina de forma constante y apropiada, en el adulto mayor, puede por tanto contribuir a restablecer una correcta homeostasis del organismo.

Por otro lado AMERICAN COLLEGE of SPORT MEDICINE  en un artículo ( Effects Of seawater During A Resistance training Program On Kidney, Performance And Cardiovascular Health)   publica un estudio en el que se muestra como la aplicación de la Terapia Marina en adultos mayores acompañado de ejercicio de resistencia mejora la función renal y disminuye el riesgo cardiovascular.

Retorno a nuestro origen para el equilibrio orgánico

La presión evolutiva nos ha llevado a salir de nuestro medio, aumentar los requerimientos energéticos para lograrlo y a excedernos para extraer los sustrato fundamentales para la vida.

Por lo que la evolución ha primado la perpetuación de la especie, en detrimento de la perpetuación del individuo y tanto ha calado en la realidad biológica, que somos capaces de extrapolarlo a nuestra realidad racional y creer que tras alcanzada la perpetuación de la especie y de nuestro linaje, poco más queda por hacer.

Pero hoy día tenemos la opción de pararnos y pensar, la complejización de  los sistemas ha incrementado la eficiencia energética de las diversas comunidades, ofreciendo tiempo a sus individuos para plantearse ciertos aspectos de su existencia.

Por lo que podemos pensar en cómo podemos vivir y decidir cómo ha de ser todo nuestro proyecto vital.

Con la estabilidad relativa en la que hoy nos desenvolvemos, podríamos frenar nuestras conductas expansivas y de exceso, para retomar los hábitos  moderados, siendo higiénicos en pensamiento y acto.

Puesto que la inestabilidad ambiental produce inestabilidad genética, es posible que un equilibro del medio conduzca a un equilibrio genético.

Por lo que pongo a disposición de todos la idea de pensar en nuestros orígenes, para de esta forma poder establecer nuevas perspectivas del porqué y el cómo evolucionamos.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario