Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Filtrado glomerular bajo como marcador de la función renal

filtrado glomerular bajo

Los riñones tienen un papel capital para los diferentes equilibrios orgánicos, desde el control del PH, la osmolaridad, control del volumen sanguíneo, la eritropoyesis, la eliminación de desechos hidrosolubles, la actividad dela vitamina D, la retención del calcio en el control de la calcemia y otros procesos están controlados en gran medida por los riñones y estos deben tener una buena función para que se mantengan los diferentes parámetros mencionados en equilibrio.

New Call-to-action

El filtrado glomerular bajo, indicador de la insuficiencia renal

El filtrado glomerular bajo, es el indicador actual y sencillo de insuficiencia renal, por lo general de naturaleza crónica, que se obtiene por medio de un análisis de sangre y orina rutinario y como en muchos casos, su incidencia aumenta con la edad.

Existen otros factores de riesgo, a parte de la edad, como son; la hipertensión arterial y la diabetes mellitus, que tienen una clara relación con la aparición de la insuficiencia renal y por tanto de la alteración del filtrado glomerular.

El filtrado glomerular forma parte de las determinaciones que se hacen de rutina en cualquier examen médico en el que se toma una muestra de orina y sangre, ya que es vital importancia la valoración de la función renal por las implicaciones que tiene en múltiples procesos como los que hemos mencionado con anterioridad.

Actuando sobre la insuficiencia renal

Una vez que se instaura la insuficiencia renal se debe tomar una serie de medidas higiénico/dietéticas, para disminuir las agresiones a un riñón ya dañado, estas son: un control de la tensión arterial estricto, en el caso de los diabéticos el control de la glucemia, por otro lado es importante el consumo de agua y el control del Na, K, P, ya que las sales van a someter al riñón junto con el control de las proteínas dietéticas, a compromisos de filtración por el incremento de la volemia o por disfunción de las diferentes bombas y membranas de filtración.

Se deberá controlar el filtrado glomerular bajo, ya que, al alcanzar unos límites de filtración muy reducidos el paciente es candidato para diálisis, por la sobrecarga plasmática a la que se verá sometido el paciente al no poder ser eliminado los metabolitos por los riñones.

El nefrólogo establecerá las pautas del régimen dietético o el personal cualificado como los nutricionistas, etc. Pero lo más importante como en todo en esta vida es la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud.

¿Qué podemos hacer para proteger a los riñones?

Primero debemos pensar que cuando protegemos al corazón protegemos al riñón, por lo que las medidas que se toman para el uno sirven para el otro, esto es fenomenal ya que actuamos sobre dos órganos importantísimos.

Esto se da, por el hecho de que el corazón y riñón actúan en un mismo sistema, el cardiovascular o eje riñón-corazón, por lo tanto, se debe actuar sobre los dos y cuando se lesiona una también lo termina por hacer el otro.

Es curioso como desde las medicinas complementarias y en particular desde la oriental se contempla al corazón-riñón como un eje indivisible, en el que existe una relación de control entre ambos órganos, y de verdad es así. Se vería al corazón y la pasión que contiene como la fuerza que empuja al individuo al ensueño, a la proyección de metas por la mera satisfacción, empleando si fuera necesario, cualquier tipo de medio para conseguirlo y los excesos son su manifestación por excelencia.

Por otro lado, el riñón se encarga del control y vela por las constantes, por el mantenimiento del equilibrio del agua orgánica, frenando de esta forma los excesos de la fogosidad del corazón que tiende a quemarlo todo.

Por lo que podemos ver, aunque dista mucho el pensamiento tradicional con el convencional, si contemplamos las medidas que se toman para la prevención de la enfermedad son muy semejantes, aunque las vías para alcanzar dichas metas difieran en colorido y forma.

La Terapia Marina para el eje corazón-riñón

He mencionado que los hechos pueden tener muchas interpretaciones y no tiene porqué ser divergentes y un elemento de convergencia es el que mencionaré a continuación; cuando empleamos la Terapia Marina lo hacemos por el hecho constatado de ser un producto semejante al plasma sanguíneo, sobre todo en concentración isotónica, que tanto el agua que contiene como los minerales de la solución, se encuentran en proporciones tan equilibradas con el medio externo de la célula, que no debe afectar a su tono y su volumen, esto resulta interesante cuando queremos reponer cierta cantidad de agua y solutos minimizando los efectos sobre la volemia y la osmolaridad, como se puede dar en la alteración de la función renal.

Estudios llevados a cabo con el agua de mar sobre la tensión arterial en concentraciones hipertónicas no mostraron variaciones en los niveles de tensión arterial de significación, aunque la muestra era reducida y el tiempo de exposición también, empuja a nuevos estudios con muestras más amplias y tiempos de control más extensos, por ser de interés el impacto de la proporcionalidad mineral en la función renal, sobre todo cuando el filtrado glomerular es bajo.

Esto es comprensible desde la medicina convencional, sobre todo en el caso del agua de mar isotónica, ya que de esta forma no tiene impacto sobre los volúmenes ni desplazamiento de estos, sumando los efectos de forma particular de los elementos que contiene en el metabolismo de la célula.

La medicina tradicional oriental, es una ciencia empírica, que ve al riñón como controlador del corazón y una función que actúa sobre la médula, cerebro y de los huesos, y en diferentes estudios con el agua de mar se ha observado como hace mejorar, en las valoraciones, a los pacientes afectados de demencia, que consumen la Terapia Marina.

los beneficios del empleo de la Terapia Marina también los encontramos en la medicina odontostomatomatológica, mejorando la calcificación del hueso, sin producir riesgo.

Los elementos mencionados hablan de los beneficios que aporta la Terapia Marina en diferentes campos, pero que desde la medicina tradicional oriental es el efecto que tiene sobre un elemento que se manifiesta y controla varios procesos de la vida, como es el riñón que controla al corazón (tensión arterial), controla al hueso (osteoporosis, osteocalcinosis) y es mar de médula (Alzheimer, demencia senil) entre otras.

Por lo que podemos decir desde la perspectiva de la medicina tradicional oriental que la aplicación de la Terapia Marina tiene un efecto en la regulación del eje riñón-corazón, que justificaría los efectos que muestra en diferentes procesos controlados por este eje.

También desde la medicina convencional se observa que en proporciones isotónicas la Terapia Marina no debe tener efectos negativos sobre la volemia, pero si favorece la función celular al aportar elementos traza fundamentales para su equilibrio.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario