Terapias del mar

Fatiga muscular: cómo reducirla gracias a la medicina integrativa

La fatiga muscular es la sensación de incapacidad, debilidad o falta de fuerza que aparece al realizar un esfuerzo o trabajo físico.

Las causas de la fatiga muscular son múltiples. Desde las más comunes como puede ser un exceso de actividad física o falta de sueño o nutrientes, hasta situaciones como: fatiga crónica, fibromialgia e incluso patología tumoral, entre otras situaciones.

New Call-to-action

¿Qué es la fatiga muscular?

Se define como cansancio o fatiga a la debilidad o falta de fuerza a la hora de realizar una actividad física o trabajo.

La fatiga muscular es una situación muy frecuente, sobre todo en personas que desarrollan actividades de intensidad elevada, ya sea por su trabajo o deportes practicados.

El cansancio o fatiga muscular empezará a ser preocupante cuando aparezca a la mínima actividad o cuando se asocie a astenia, debilidad o desgana ya que en estas situaciones debemos sospechar de una causa no fisiológica.

Síntomas del cansancio muscular

La fatiga muscular se manifiesta con síntomas como:

  • Fatigabilidad: el músculo es incapaz de recuperarse tras la realización de una actividad física, aun cuando se le da tiempo suficiente.
  • Incapacidad para desarrollar la fuerza máxima por parte de un deportista.
  • Dolor de los músculos implicados, aumentando este cuando se incrementa su exigencia.
  • Sobrecarga muscular y exceso de todo.
  • Alteraciones en la coordinación en el desarrollo de actividades complejas.
  • Frecuencia cardíaca basal elevada y excesiva durante el desarrollo del ejercicio.
  • Pesadez y malestar nocturno, dificulta la conciliación del sueño.
  • Pueden aparecer rampas, calambres e incluso contracturas.

¿Cuándo se produce la fatiga muscular?

Las principales causas de fatiga muscular son:

  • Actividad física de alta intensidad o muy prolongada.
  • Desequilibrios hidroelectrolíticos: situación muy frecuente en personas que desarrollan actividades de alta intensidad en ambientes cálidos o con baja humedad.
  • Falta de descanso: dificultando la recuperación.
  • Una mala nutrición: sobre todo en las personas que realizan dietas muy estrictas y están mal controladas y compensadas; también en pacientes con enfermedades crónicas avanzadas.
  • Falta de sueño: el sueño es importante para la reparación y armonización orgánica, siendo frecuente encontrar a personas que padecen de insomnio cansadas a mínimos esfuerzos.
  • La anemia puede ser en sus fases iniciales originadora de cansancio muscular, conforme avanza la anemia este cansancio se transforma en astenia y fatigabilidad.
  • Enfermedades sistémicas: suelen ser suficientemente intensas como para reducir las reservas energéticas dando lugar a cansancio muscular.
  • Enfermedades tumorales: tanto por la caquexia que producen, como por las consecuencia del tratamiento.
  • Otros: existen muchas otras situaciones que pueden dar lugar a situaciones de cansancio muscular.

¿Por qué se produce la fatiga muscular? ¿Es una enfermedad?

La fatiga muscular es un síntoma asociado a múltiples procesos. De modo que, por medio de la anamnesis, la exploración física y las pruebas complementarias pertinentes, se debe averiguar cuál es la causa que origina el cansancio o fatiga muscular.

Son muchas las enfermedades que pueden conducir a situaciones de fatiga muscular crónica. Por esto es importante acudir a un profesional en caso de sentirse cansado sin causa aparente, sobre todo, cuando el cansancio muscular se prolonga en el tiempo.

En situaciones en las que encontremos la fatiga muscular asociada a debilidad y pérdida de peso, debemos acudir al especialista con el fin de descartar patologías graves que cursan en muchas ocasiones con estos síntomas y signos clínicos como debut de la enfermedad.

¿Cómo puedo reducir debilidad muscular y cansancio?

Una vez se han definido las causas de la fatiga muscular se procederá a su tratamiento. A través de la anamnesis se deben descartar las patologías más graves y pensar en las más frecuentes.

En personas jóvenes, lo más frecuente es que aparezca fatiga muscular por sobreentrenamiento, mala nutrición y alteraciones hidroelectrolíticas.

En el caso de encontrarnos a personas mayores con cansancio muscular, lo que se debe pensar en primera instancia es en alteraciones metabólicas, enfermedades reumáticas y el cáncer, entre otras.

Por todo lo anterior, es importante apropiar el tratamiento de forma individual, ya que la fatiga muscular, al ser un síntoma, podemos encontrarla en múltiples patologías.

Es interesante abordar el tratamiento o la reducción de la fatiga muscular desde diversas disciplinas centradas en la salud. Se recomienda acudir a un nutricionista, endocrino, naturópata, preparador físico, psicólogo, entre otros especialistas, con el fin de poder abordar desde una perspectiva integrativa de la medicina este cansancio o fatiga muscular. Hay que recordar que es muy posible que se manifieste por diferentes desequilibrios orgánicos y funcionales. A través de la medicina integrativa se puede alcanzar el éxito terapéutico de la fatiga muscular.

Conclusiones

En definitiva, cuando un paciente presenta síntomas como la falta de fuerza está bien tener en mente algunos detalles:

  • Cuando se padece fatiga muscular está claro que existe un desequilibrio, estos desequilibrios pueden ser físicos, psíquicos y mentales.
  • En lo primero que tenemos que pensar a la hora de valorar las causas del cansancio muscular es en el desequilibrio dietético, el exceso de actividad física de cualquier índole y la falta de descanso.
  • En los cuadros en los que el cansancio muscular no tiene un origen claro, se deben descartar patologías más graves con el fin de tratarlas a tiempo y minimizar los daños que pueden producir con diagnóstico tardío.
  • La fatiga muscular se debe tratar desde una perspectiva integrativa.
  • El estado mental, al que en muchas ocasiones no se le presta atención, también es importante valorarlo. Puede conducir a la desgana confundiendo alteraciones del estado de ánimo con cansancio.

La fatiga muscular crónica debe investigarse de forma exhaustiva puesto que no es una situación frecuente y fisiológica, como sí sucede en las situaciones de cansancio muscular agudo.

Síndrome anémico y anemias carenciales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

1 comentario

Gloria Patricia Araque Castrillon

27/12/2020 01:43

Que interesante e importante toda esta información. Gracias además conocer para poder identificar los orígenes de esta fatiga y no confundirnos