Terapias del mar

Por qué y cómo eliminar la mucosidad en los pulmones

Las causas que pueden producir mucosidad en los pulmones son múltiples. Entre ellas tenemos las infecciones, las enfermedades genéticas, la exposición a tóxicos ambientales y laborales y la EPOC.

Descubre por qué es importante tomar medidas contra el exceso de mucosidad y qué tratamientos existen.

New Call-to-action

¿Qué riesgo tiene una excesiva mucosidad en los pulmones?

El exceso de producción de moco es secundario a un mecanismo irritativo/inflamatorio que conduce a la formación de moco.

El riesgo de esta producción excesiva de mocos se da cuando no se puede eliminar de forma apropiada. Esta situación conduce a una situación en la que se facilita la colonización por microorganismos “círculo vicioso  de Cole”, perpetuándose las infecciones que en algunas ocasiones pueden llegar a cronificarse.

Mucosidad en los pulmones y la bronquitis

La mucosidad en los pulmones hace referencia a la producción excesiva de moco por parte de la mucosa respiratoria de las vías aéreas inferiores.

Las principales causas de la producción de moco son las secundarias a la bronquitis aguda y las bronquitis crónicas (EPOC). Además, otras entidades pueden dar lugar a la formación de moco en los pulmones como puede ser la TBC, las bronquiectasias, las neoplasias, etc.

Bronquitis aguda y tos productiva

En los cuadros de bronquitis agudas, secundarios a procesos infecciosos, ya sean estos virales como bacterianos, se caracterizarán por la tos, que en la mayoría de las ocasiones será productiva con expectoración.

A la auscultación encontraremos roncus, sibilancias y, en situaciones donde los cuadros infecciosos alcanzan los alveolos, pueden aparecer crepitantes, pero esto nos podría indicar una bronconeumonía.

En el caso de la afectación de los bronquiolos (bronquiolitis) la tos puede ser productiva, pero en este caso no existe expectoración.

Bronquitis crónica y moco en los pulmones

Una de las principales causas de producción excesiva de moco, por parte de las vías aéreas inferiores, es la secundaria a la bronquitis crónica que suele ser una manifestación del espectro de la EPOC.

Además, como existen muchas otras patologías que producen mucosidad en los pulmones que deberán formar parte del diagnóstico diferencial de la EPOC.

Cuál es el tratamiento para la mucosidad en los pulmones

Lo primero de todo, para eliminar la mucosidad de los pulmones es tratar de forma curativa la causa de su producción, como pueden ser en los cuadros infecciosos.

En las situaciones en las que no se puede curar la enfermedad se emplean tratamientos para los síntomas y complicaciones.

Entre las estrategias contamos con:

  • Empleo de mucolíticos; de esta forma se fluidifica el moco, para facilitar el transporte mucociliar.
  • Fisioterapia respiratoria; por medio de diferentes técnicas como el clapping o ejercicios respiratorios podemos mejorar la expectoración y eliminación del moco.
  • Humidificadores; su función es humectar el moco para poder ser transportado o reabsorbido en las vías aéreas.
  • Eliminar los alérgenos; debemos tener en cuenta, que con las alergias incrementa la producción de moco. Además, en los cuadros asociados a asma los síntomas pueden ser muy graves debido al broncoespasmo asociado.
  • Reducir la inflamación; para ello se suelen utilizar, en los cuadros crónicos, los corticoides en combinación con broncodilatadores, mejorando de esta forma la función respiratoria y frenando la progresión de la enfermedad.
  • Agua de mar pulverizada inhalada; el empleo del agua de mar apta para ser inhalada, como es la Terapia Marina según el protocolo de René Quinton.

Uso del agua de mar para reducir la mucosidad

El agua de mar es útil para las irrigaciones nasales, por sus efectos sobre el aclaramiento mucociliar y el efecto antiinflamatorio sobre esta.

La Terapia Marina también se ha empleado en patología de las vías aéreas bajas, ofreciendo los mismos resultados que en las superiores.

Su principal efecto es favorecer la hidratación de moco facilitando la separación del moco del epitelio respiratoria, agilizando la función ciliar. Además, debido al arrastre de las citocinas inflamatorias que se encuentran en el moco, reduce las respuesta inmune.

Por otro lado, como se incrementa la eliminación de la mucosidad reduce la probabilidad de la colonización crónica del moco, pudiendo reducir el número de episodios infecciosos.

Considerado lo anterior, el empleo de la Terapia Marina es útil como complemento en la rehabilitación respiratoria, para el buen control de la producción de moco.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.