Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Ectasia pielocalicial: ¿qué es y cuáles son sus causas?

ectasia pielocalicial

La ectasia o dilatación pielocalicial, es la dilatación de la pelvis renal, es una condición que puede ser secundaria a elementos obstructivos como a alteraciones funcionales, esta última situación se da en el feto y se diagnostica por medio de la ECO, pudiendo ser las causas por exceso de líquido, desequilibrios de la función renal fetal, alteración de la unión pieloureteral (la más frecuente), pero que en un número importante de casos se resuelve durante el desarrollo o tras el nacimiento.

Las características de la ectasia se determinan por medio de pruebas de imagen, estas pueden ser técnicas como la ECO, el TAC, la RNM, por medio de una Rx de abdomen con contraste, la medicina nuclear con radioisótopos, entre otras. El método diagnóstico dependerá de la sospecha clínica y el grado de dilatación de la pelvis renal.

New Call-to-action

¿Cuáles son las causa de la ectasia pielocalicial?

Las principales causa de la ectasia o dilatación pielocalicial son secundarias a malformaciones congénitas o mecanismos obstructivos agua a bajo, es decir, distales a la pelvis o en la propia pelvis renal.

Lesiones u obstrucciones en la luz, en la pared o extraparietales de la vía urinaria son causas comunes. Estas situaciones, conduce a la también denominada hidronefrosis, cuando ya encontramos lesiones del parénquima renal por el incremento crónico de la presión pielocalicial, que retrógradamente va lesionando las nefronas, hasta el fallo renal si no se resuelve la causa de su aparición y el incremento de la presión en la pelvis renal.

La ectasia pielocalicial desde el feto al lactante

Las anomalías renales son la principal causas de malformación congénita, abarcando cerca del 20% de estas, es más frecuente en varones, afectando con mayor frecuencia al riñón izquierdo, aunque existe la afectación bilateral.

En la actualidad gracias a los sistemas de screening en el diagnóstico prenatal por sonografía, la mayoría, sino todas, de estas malformaciones se detectan intraútero.

Entre las alteraciones congénitas más frecuentes del riñón nos encontramos con la ectasia pielocalicial, cuya nómina más apropiada es obstrucción pieloureteral siendo esta la localización más frecuente que da lugar a la ectasia, principal causa de hidronefrosis primaria o congénita.

Existen criterios sonográficos para clasificar la gravedad de la obstrucción pieloureteral, para de esta forma poder evaluar el pronóstico de la enfermedad, la necesidad de controles seriados y/o la posibilidad de intervención quirúrgica.

Los especialistas realizarán el seguimiento tras el nacimiento de los niños/as afectadas, con los estudios pertinentes, con el fin de la programación de un plan terapéutico.

Ectasias pielocaliciales o hidronefrosis secundaria

Son términos que en ocasiones se emplean para definir una misma entidad, pero en el caso de la ectasia pielocalicial nos habla de una dilatación de la pelvis renal que alcanza los cálices renales y en la hidronefrosis se suma la afectación del parénquima renal.

En el adulto nos encontraremos con que la mayoría de las ectasias de reciente diagnóstico serán secundarias, salvo en las situaciones en las que nos encontremos con una ectasia primaria no diagnosticada por ser de poca entidad, que debuta con síntomas de forma más tardía.

Las posibles causas de la obstrucción y dilatación secundaria son; los cálculos, las infecciones, los quistes, pólipos ureterales o vesicales, tumores obstructivos de las vías urinarias, estenosis, iatrogénicas…

Debemos tener en cuenta, que los síntomas pueden no existir cuando la obstrucción es parcial, o en los primeros estadios evolutivos de la obstrucción. Conforme evolucione, la clínica será; dolor en el flanco del riñón afecto, dolor lumbar superior a nivel de la XII costilla que puede iradiar a ingle, cuadros vegetativos con la intensidad del dolor, vómitos, náuseas, oliguria o anuria, entre otros.

En la analítica puede no aparece nada o alteraciones que nos indican disfunción renal como los niveles de creatinina, urea, reactantes de la fase aguda, leucocitosis. Se puede encontrar bacterias en el urocultivo, hematuria…marcadores tumorales +.

Debido a las diferentes causas que pueden producir la ectasia o la hidronefrosis, lo más importante es que, ante la sospecha, realizar pruebas de imagen como la ECO para el diagnóstico sonográfico y estudio de la causa, para su tratamiento.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario