Terapias del mar

Ectasia pielocalicial: diagnóstico, síntomas y tratamiento

Accede a nuestro Área Profesional

La ectasia pielocalicial es la dilatación de la pelvis renal, también llamada dilatación pielocalicial, ectasia renal o ectasia pielica. Esta condición puede ser secundaria a elementos obstructivos o a alteraciones funcionales. 

En este artículo vamos a hablar de qué síntomas provoca la ectasia pielocalicial en adultos, qué grados hay o cuáles son sus causas. 

¿Qué es la ectasia pielocalicial?

La ectasia pielocalicial o riñón dilatado se caracteriza por la dilatación de la pelvis renal (una porción interna del riñón). Este área tiene forma de cono y su función es la de recolectar la orina en los cálices renales y conducirla en dirección a los uréteres y a la vejiga

¿Cómo diagnosticar una ectasia pielocalicial?

Se puede diagnosticar a través de una ecografía en el feto a partir del segundo trimestre de embarazo, y se confirmará cuando nazca el bebé. Es más común en varones.

¿Cuándo se considera patológica la dilatación de la pelvis renal?

  • Dilatación de pelvis renal que en el tercer trimestre sea ≥ 8 mm.
  • Dilatación ≥ 4 mm antes de las 33 semanas.

En adultos, la ectasia pielocalicial se puede diagnosticar a través de un examen de ultrasonido o ecografía del sistema renal, pudiendo ver el grado de dilatación o tamaño de los riñones y si llega a comprimir los tejidos renales.

¿Cuáles son las causas de la ectasia pielocalicial?

La ectasia pielocalicial ocurre por una obstrucción del paso de la orina por el sistema pielocalicial. Se puede dar en adultos y en fetos o recién nacidos. Estas son las causas:

  • Adultos: bloqueo del paso de la orina provocando acumulación y como consecuencia una dilatación de la pelvis renal. Esto ocurre por la presencia de quistes, cálculos, nódulos, tumores o cáncer en la región de los riñones o en los uréteres.
  • Recién nacidos: suele desaparecer después del nacimiento del bebé. Un caso más grave y excepcional sería el causado por malformaciones congénitas anatómicas. 
ÁREA EXCLUSIVA para profesionales de la salud ️ ¡Quiero acceder!

Ectasia pielocalicial en adultos: síntomas

La ectasia pielocalicial puede no presentar síntomas. Si el paciente refiere síntomas serán debidos a la causa que provocó la ectasia (infección, piedras en el riñón, quiste renal…).  

Principales síntomas de la ectasia pielocalicial:

  • Dolor intenso y repentino en la parte baja de la espalda.
  • Dolor constante en la parte superior del abdomen y la espalda.
  • Náuseas y vómitos.
  • Necesidad de orinar con más frecuencia.
  • Dolor, ardor o dificultad al orinar.
  • Menor cantidad de orina.
  • Sensación de vejiga llena (incluso después de orinar).
  • Sangre en orina.
  • Fiebre
  • Malestar.

Ectasia pielocalicial grados 

Grados de dilatación:

  • 0: no dilatación
  • 1: pelvis 3-10 mm
  • 2: ≥ 10 mm + dilatación algunos cálices
  • 3: ≥ 10 mm + dilatación todos los cálices
  • 4: ≥ 10 mm + dilatación todos los cálices + adelgazamiento parénquima renal

Ectasia pielocalicial bilateral

Lo normal es que esta dilatación e inflamación se refleje solo en un lado, siendo el derecho el más común. Sin embargo, hay determinadas circunstancias en las que se observa una aparición bilateral.

 Descubre los avances y tratamientos de la Medicina Integrativa  y cómo pueden afectar a la ectasia pielocalicial con este PDF [Guía gratuita]

Tratamiento de la ectasia pielocalicial: en adultos y bebés

Recién nacidos: El tratamiento dependerá del tamaño de la dilatación.

  • Dilatación inferior a 10mm: Solo será necesario el control ecográfico por parte del pediatra para valorar la evolución. La ectasia renal suele desaparecer sola. 
  • Dilatación superior a los 10mm: Se llevará a cabo tratamiento con antibióticos prescritos por pediatría. 
  • Dilatación superior a 15mm: Se realizará cirugía para corregir la causa de la dilatación.

Adultos

El tratamiento de la ectasia pielocalicial se realiza con medicamentos prescritos por el urólogo o el nefrólogo. En ocasiones se puede requerir cirugía, pero esto dependerá de cuál sea la causa que originó la dilatación.

Ectasia pielocalicial VS hidronefrosis secundaria

Una ectasia pielocalicial puede conducir a una hidronefrosis. Cuando estos sucede encontramos lesiones del parénquima renal por el incremento crónico de la presión pielocalicial. Esta presión va lesionando las nefronas retrógradamente hasta el fallo renal.

En ocasiones estos dos términos se usan para definir una misma entidad, pero en el caso de la ectasia pielocalicial nos habla de una dilatación de la pelvis renal que alcanza los cálices renales y en la hidronefrosis se suma además la afectación del parénquima renal.

En adultos, la mayoría de ectasias de reciente diagnóstico son secundarias, salvo en las situaciones en las que encontremos una ectasia primaria no diagnosticada por ser de poca entidad, que debuta con síntomas de forma más tardía.

En analítica puede no aparecer nada o haber alteraciones que indican disfunción renal como los niveles de creatinina, urea, reactantes de la fase aguda o leucocitosis. Se pueden encontrar bacterias en el urocultivo, hematuria, marcadores tumorales.

Debido a las diferentes causas que pueden producir la ectasia o la hidronefrosis, lo más importante es que, ante la sospecha, se realicen pruebas de imagen como la ecografía para el diagnóstico sonográfico y estudio de la causa para su tratamiento.


¿Te has quedado con alguna duda? ¿Quieres saber más? Contacta aquí con nuestro equipo de expertos y recibe un asesoramiento completamente gratuito para resolver tus dudas y adentrarte en los beneficios de la Terapia Marina.

New Call-to-action

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.