Terapias del mar

Dismenorrea: tratamiento integrativo completo [incluye descarga]

Accede a nuestro Área Profesional

¿Qué hay detrás del dolor menstrual? La dismenorrea afecta al 62% de mujeres en edad fértil. Es importante no normalizar estos dolores y calambres musculares.

Los períodos menstruales dolorosos o dismenorrea suelen ser más comunes con períodos irregulares o sangrado abundante. Pero ciertas condiciones médicas, como la endometriosis o la enfermedad pélvica inflamatoria, también pueden causar dismenorrea. 

Sigue leyendo para saber más acerca de la dismenorrea, cuáles son sus síntomas, sus causas y las opciones de tratamiento. 

¿Qué es la dismenorrea?

El dolor asociado con la menstruación se llama dismenorrea. Más de la mitad de las mujeres que menstrúan tienen dolor durante 1 o 2 días cada mes. Por lo general, el dolor es leve. Pero para algunas mujeres, el dolor es tan intenso que les impide realizar sus actividades normales durante varios días al mes.

En casos de dismenorrea, la menstruación se precede con la aparición de calambres en la región suprapúbica entre 12-24 horas antes. 

Podemos definir la dismenorrea como dolor de sensación cólica que afecta a la zona del hipogastrio que puede radiar a cualquier zona de la pelvis y región lumbar. Esta sensación puede estar asociada a síntomas neurovegetativos como hinchazón, náuseas, vómitos, escalofríos, cefalea, mareos, polaquiuria, tenesmo, etc. 

 Descarga ahora  Tratamiento integrativo para la dismenorrea

Dismenorrea primaria

La dismenorrea primaria se presenta sin asociación a ninguna patología de base que justifique su aparición. Este tipo de dismenorrea ocurre en personas que experimentan dolor antes y durante la menstruación. 

Clasificación:

  • Dismenorrea primaria psicógena: Se da en mujeres que somatizan el dolor.
  • Dismenorrea primarias no psicógena: es la más frecuente y se puede clasificar según el grado de incapacidad y dolor:
  • Leve o tipo I: No es incapacitante, no afecta a las actividades de la vida diaria, aunque cursa con dolor o malestar moderado que no supera las 12h. Raramente requiere analgésicos.
  • Moderada o tipo II: Dolor más intenso que requiere analgesia en la mayoría de ocasiones. Aparece sintomatología vagal. La incapacidad es inferior a las 24 h.
  • Severa o tipo III: El dolor en muchas ocasiones es difícil de soportar incluso con analgésicos, siendo altamente incapacitante y con una duración mayor de las 24 h.

Otras consideraciones:

  • La hipoplasia u obstrucción cervical uterina también podría justificar los dolores referidos, por impedimento y presión sobre el cérvix que responde a la dilatación con el dolor.
  • Alteraciones en la contractilidad del endometrio y del tono, de forma que produce una tetania muscular que puede ser la desencadenante del dolor.
  • Isquemia por el espasmo muscular que conduce a un incremento de la acidosis y la irritación y disparo de las terminaciones nerviosas.
  • Alteraciones de la coagulación sanguínea pueden condicionar, como en el caso anterior, la aparición del dolor, incrementándose la contractilidad uterina para la expulsión del coágulo.
  • La sensibilidad de los nervios del plexo sacro pueden influenciar la aparición de los síntomas pélvicos. En la gestación se produce cierto grado de degeneración de las terminaciones nerviosas libres, de forma que disminuirían las aferencias nociceptivas. Esto explicaría por qué en muchas ocasiones, las dismenorreas desaparecen tras el embarazo.
  • Los factores emocionales también pueden estar implicados incrementando la sensibilidad.

Síntomas de la dismenorrea

En la dismenorrea los síntomas deben aparecer justo antes o durante la menstruación.

  • Dolor cólico: Dolor cólico y cíclico en hipogastrio, asociado a los días previos a la menstruación y durante su instauración.
  • Aparición del dolor: Comienza entre 12-24h antes de la menstruación, desapareciendo en las primeras 24-48h con el comienzo de la hemorragia.
  • Cortejo vegetativo: Náuseas, vómitos, escalofríos, tenesmo vesical, polaquiuria, diarrea…
  • Síntomas sistémicos: Astenia, dolor lumbar y articular, cefaleas, hipersensibilidad cutánea…
  • Síntomas psicoafectivos: Ansiedad, irritabilidad, depresión…

  Descarga ahora  Tratamiento integrativo para la dismenorrea [incluye  posologías]

Dismenorrea: causas más comunes

No siempre es posible identificar la causa de la dismenorrea. Algunas mujeres tienen un  mayor riesgo o predisposición a padecer períodos dolorosos asociados a la menstruación.

Estos riesgos incluyen:

  • Ser menor de 20 años.
  • Tener antecedentes familiares de períodos dolorosos.
  • Fumar.
  • Sangrado abundante.
  • Períodos irregulares.
  • No haber tenido nunca un bebé. 
  • Llegar a la pubertad antes de los 11 años.

Una hormona llamada prostaglandina desencadena contracciones musculares en el útero que expulsan el revestimiento. Estas contracciones pueden causar dolor e inflamación. El nivel de prostaglandina aumenta justo antes de que comience la menstruación.

Los períodos menstruales dolorosos también pueden ser el resultado de una afección médica subyacente:

  • Síndrome premenstrual (SPM): Condición común causada por cambios hormonales en el cuerpo que ocurren 1 o 2 semanas antes de que comience la menstruación. Los síntomas generalmente desaparecen después de que comience el sangrado.
  • Endometriosis: Condición médica dolorosa en la que las células del revestimiento del útero crecen en otras partes del cuerpo, generalmente en las trompas de Falopio, los ovarios o el tejido que recubre la pelvis.
  • Fibromas en el útero: Son tumores no cancerosos que pueden ejercer presión sobre el útero o causar menstruación anormal y dolor, aunque a menudo no causan síntomas.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP): Infección del útero, las trompas de Falopio o los ovarios, a menudo causada por bacterias de transmisión sexual que causan inflamación de los órganos reproductivos y dolor.
  • Adenomiosis: Condición rara en la cual el revestimiento uterino crece dentro de la pared muscular del útero, causando inflamación, presión y dolor. También puede causar períodos más largos o abundantes.
  • Estenosis cervical: Afección rara en la que el cuello uterino es tan pequeño o estrecho que ralentiza el flujo menstrual, lo que provoca un aumento de la presión dentro del útero que provoca dolor.

Dismenorrea: tratamiento integrativo

A tener en cuenta: la dismenorrea es un proceso natural. Por lo tanto, no es un estado patológico, sino un proceso fisiológico.  

A continuación, vamos a explicar el tratamiento integrativo recomendado para la dismenorrea. Si quieres más información o posologías de suplementos, puedes descargar gratis la guía de tratamiento para la dismenorrea que hemos elaborado para profesionales de la salud.

ALIMENTACIÓN 

A través de la alimentación los objetivos son: conseguir una buena composición de membrana, favorecer la resolución de la inflamación, eliminar los tóxicos y aumentar la capacidad antioxidante.

EVITAR: Aceites refinados, margarina, harinas refinadas, gluten, lácteos, alimentos procesados, alimentos con conservantes y colorantes, cafeína, alcohol, azúcares, carbohidratos refinados, lácteos de vaca, trigo.

ALIMENTOS MUY RECOMENDADOS: Pescado azul, huevos ecológicos, grasos monoinsaturadas (aceite de oliva, aguacate, jamón ibérico de buena calidad), carne de pasto (opcional), frutos secos, semillas, zanahoria, cilantro, manzana, perejil, jengibre, cúrcuma, alimentos con resveratrol y bioflavonoides ecológicos.

  Descarga ahora  Tratamiento integrativo para la dismenorrea [incluye  posologías]

SUPLEMENTACIÓN

Para la reducción del dolor y del sangrado:

  • Vitamina E [1] 
  • Agua de mar hipertónica (magnesio) [3]
  • Ácido alfa-lipoico [2]
  • Extracto de semilla de uva
  • Glutation
  • Complejo vitaminas grupo B
  • Vitamina D
  • Omega 3 (EPA y DHA): imprescindible
  • NAC [2]
  • Bromelina [2]
  • Zinc [2]

El magnesio reduce las molestias menstruales de tres maneras: relaja los músculos uterinos espasmódicos, mejora el flujo sanguíneo y frena la producción de prostaglandinas, una sustancia química similar a una hormona que desencadena el dolor y la inflamación.

📚Estudio: El aceite de pescado (omega 3) mostró una eficacia mejor que el ibuprofeno en el tratamiento del dolor severo de la dismenorrea primaria [4].

Recomendaciones hepáticas generales para mejorar la detoxificación:

  • Ventanas de no ingesta de al menos 12-14 horas.
  • Mejorar el proceso digestivo.
  • Realizar ejercicio físico de forma regular y moderada: Evitar el sedentarismo, así como el deporte extremo.
  • Evitar o disminuir el consumo de fármacos, tóxicos, plásticos y bisfenoles.
  • Disminuir el consumo de cafeína.
  • Buen descanso.
  • Estar en contacto con la naturaleza.
  • Disminuir el tiempo cerca de pantallas y luz azul.
  • Practicar técnicas de relajación como el yoga.

BIBLIOGRAFÍA

1- Alikamali, M., Mohammad-Alizadeh-Charandabi, S., Maghalian, M., & Mirghafourvand, M. (2022). The effects of vitamin E on the intensity of primary dysmenorrhea: A systematic review and meta-analysis. Clinical nutrition ESPEN, 52, 50–59. https://doi.org/10.1016/j.clnesp.2022.10.001

2- Study of the recommended dosage of the N-Acetyl Cysteine, Alpha Lipoic Acid, Bromelain and Zinc preparation as a treatment for dysmenorrhea Zuramis Estrada, Francisco Carmona medRxiv 2022.08.08.22278399; doi:https://doi.org/10.1101/2022.08.08.22278399

3- https://ods.od.nih.gov/factsheets/Magnesium-HealthProfessional/

4- Zafari, M., Behmanesh, F., & Agha Mohammadi, A. (2011). Comparison of the effect of fish oil and ibuprofen on treatment of severe pain in primary dysmenorrhea. Caspian journal of internal medicine, 2(3), 279–282. 

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

1 comentario

Traducción médica

15/06/2023 14:36

Genial post. Muy ilustrativo. ¡Gracias!