Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Deshidratación hipotónica: descubre cómo se produce

deshidratacion hipotonica

La deshidratación puede resultar en un grave problema para salud y esta se da cuando los egresos superan a los ingresos. 

PERDIDAS DE AGUA INGRESOS DE AGUA
Perdidas insensibles: Piel 350ML

                                Pulmones350ML

Orina: 1500ML

Sudor:200ML

Heces: 100ML

Agua total perdida: 2500ML

Agua metabólica:300ML

Agua alimentos:700ML

Agua, zumos, refrescos..: 1500 ML

Agua total consumida: 2500ML

 

Existen grupos de riesgo a los que se debe prestar una atención especial, estos son los niños, ancianos, embarazadas, lactantes y deportistas.

La deshidratación por porcentaje de peso perdido, debido a la pérdida de agua la podemos clasificar en varios niveles:

Perdida de agua corporal Síntomas
1-2%

3-5%

6-8%

9-11%

Sed, fatiga, debilidad, cefaleas

Somnolencia, nerviosismo, inestabilidad, nauseas.

Taquicardia, aumento temperatura, confusión, mareos.

Inestabilidad, delirios, estupor, hipotensión, fallo renal.

 

Las pérdidas que superen el 11% pueden llegar a ser incompatibles con la vida, el fallo renal y el choque circulatorio, suele ser la causa más frecuente de muerte. (Thompson y col., 2008). 

New Call-to-action

Tipos de deshidratación

Los tipos de deshidratación con respecto al agua y la concentración de solutos corporales, se pueden clasificar en:

  • Deshidratación hipotónica: se da cuando la pérdida de solutos supera a la de agua.
  • Deshidratación isotónica: se da cuando la cantidad de agua perdida y solutos no modifican la concentración de estos últimos. Solo hay disminución del volumen.
  • Deshidratación hipertónica: La pérdida de agua libre es superior a la de solutos.
  • Deshidratación hipotónica por un mal balance hidroelectrolítico. 

Causas de la deshidratación hipotónica

Los cuadros que causas una deshidratación hipotónica son causados principalmente por:

  • Causas extrarrenales: pérdidas gastrointestinales, acúmulo de líquido en tercer espacio (pancreatitis, peritonitis, íleo paralítico).
  • Causas renales: diuréticos, patologías endocrinas, enfermedad renal pierde sal, acidosis tubular renal proximal.

También una mala estrategia en el control del balance hidromineral. Tras una pérdida de agua libre o de agua isotónica como procesos gastrointestinales, alteraciones renales, sudoración por termorregulación en la que posteriormente solo se produce una corrección parcial del volumen de agua y bajo o nulo aporte de solutos (electrolitos), va a producirse una hipovolemia con una hipotonía dando lugar a hipotensión y edema cerebral.

La deshidratación hipotónica se objetiva cuando los valores de sodio son <130 mmol/L, y una osmolaridad plasmática inferior a 285 mOsm/L.

Cuadro clínico de la deshidratación hipotónica

Se produce un cuadro de hipotonía, con pérdida del tono muscular, cansancio y apatía, cefaleas, convulsión y coma. Es posible que la sensación de sed sea reducida ya que esta se activará cuando se incremente la osmolaridad plasmática o cuando la pérdida de volumen supere el 10%, pero esta pérdida es una situación que alcanza el estado de gravedad.

La gravedad de la deshidratación hipotónica

Por lo tanto la deshidratación hipotónica es un estado grave al que el sistema puede no reaccionar de forma apropiada, ya que los mecanismos de respuesta no perciben normal, no se produce un pico de ADH), si lo perciben será necesaria una pérdida de volumen del 10% (la ADH se activará con pérdidas de volumen significativas) o en otro de los casos los mecanismos simpaticotónicos y el sistema SRAA pueden producir una vasoconstricción en la arteriola aferente que conduzca a un fallo renal, por disminución del flujo.

Por lo que debemos tener una estrategia en la reposición hidromineral, sobre todo en personas de riesgo o en situaciones como elevadas temperaturas, fiebres altas o ejercicios de alta intensidad. Debemos hacer una reposición constante de agua, con unos aportes pautados de minerales, para de esta forma prevenir cualquier estado de deshidratación.

La Terapia Marina en el balance hidromineral

René Quinton desarrolla una serie de leyes, con las que explica el origen de la vida y como esta está sujeta a una serie de constantes.

Empezaremos con la ley de  la constancia general, que es la base del resto de leyes. En esta delinea la posibilidad de que todo organismo expuesto a la presión evolutiva y siendo modificada y esculpida su forma por esta, los organismos deberán para un funcionamiento celular equilibrado, mantener un serie de condiciones físico-químicas determinadas. Estas condiciones están supeditadas al medio en el que se dio la vida, el agua de mar.

Debido a que la vida primigenia se desarrolló en el mar a lo largo de muchos años, los organismos más sencillos, no es que utilizaran la electroquímica marina para vivir, sino que fue esta, según algunas teorías o hipótesis, las iniciadora de la vida.

Si la vida se construyó basada en esta situación, no sería absurdo pensar, que estas concentraciones anclan a la vida al mantenimiento de dicho estatus.

Por lo que podemos derivar la ley de la constancia marina como algo coherente, que no transgrede ningún principio fundamental y no está en contra del resto de teorías como por ejemplo las Darwinistas evolucionistas.

Además se ha observado que las concentraciones de electrolitos de nuestro medio interno y el medio marino, se encuentran en proporciones muy semejantes.

Esto nos llevaría a la ley de la constancia osmótica, que hace referencia a los solutos y su concentración en el medio acuoso. Justificada por lo anteriormente referido, en cuanto a las concentraciones en el mar y en el plasma humano.

René Quinton pudo justificar sus hipótesis con varios experimentos de los que se  infería que sus hipótesis podrían ser ciertas.

Lo interesante de esto es que cuando se aplica la terapia marina  desde la concepción de René Quinton, lo que estamos haciendo no es solo aportar el cloruro sódico necesario para  equilibrio osmótico, sino, que lo que estamos haciendo es darle la información a las células, por medio de nuestros intersticios, con las que se formaron. Por lo que se refiere a la terapia marina se ofrece un reconstituyente celular para energizar y dinamizar la esencia de la célula. Gracias a la biodisponibilidad de los elementos que contiene, por la obtención del agua marina según los protocolos de René Quinton, desde unos puntos determinados en los denominados “vórtices de alta riqueza fitoplanctónica” la energización celular es máxima.

Por lo tanto, la terapia marina  es una opción en la reposición mineral para la prevención de cuadros que afecten a los equilibrios hidroelectrolíticos.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario