Terapias del mar

Coronavirus: qué es, síntomas y tratamiento

El Covid-19 es un nuevo coronavirus, en concreto el SARS-COV 2 perteneciente al grupo de beta-coronavirus, que a su vez pertenece al subgénero botulínico de Coronaviridae (Zhu et al).

Este virus está causando estragos a nivel mundial. Una pandemia ejemplo directo de cómo la globalización conduce a una ligazón tal que de la misma forma que accedemos a múltiples recursos, también es más fácil que nos afecten todos sus defectos.

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus son virus conocidos, siendo uno de los principales patógenos que afectan sobre todo al sistema respiratorio humano.

Estos virus ARN tienen como función, al igual que otros virus, la invasión de un huésped y su replicación para garantizar su perpetuación. Además, se caracterizan por un sistema de replicación, que al copiar su hebra de ARN comete errores de replicación, que dan lugar a mutaciones.

Peligrosidad del COVID-19

Estas mutaciones no suelen ser significativas, pero en ciertas ocasiones las mutaciones le confieren al virus unas características que lo hacen ser altamente peligroso, ya sea por su virulencia, patogenicidad, resistencia… 

Y esto es al parecer lo que ha podido suceder con este virus, igual que sucedió con otros que dieron lugar a importantes epidemias e incluso grandes pandemias como la gripe española.

Además, estas mutaciones parece que han dado lugar a dos versiones del coronavirus en la actualidad, pero no como para hablar de dos cepas (según algunas fuentes), una de las versiones es la agresiva y otra menos agresiva… 

¡En este coronavirus ya se han encontrado cerca de trescientas mutaciones!

Origen Coronavirus

El Covid-19 parece haber salido de un mercado de animales en China, en concreto en la ciudad de Wuhan.

Según los estudios de Ji et al muestran que el origen es un virus quimérico por combinación de un coronavirus de murciélago y un coronavirus de origen desconocido, viéndose la probabilidad de que este virus se puede encontrar en serpientes de forma silvestre.

Cómo se transmite el coronavirus

Uno de los receptores del SARS-CoV-2 es la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que se encuentra en grandes concentraciones en las células alveolares tanto en los neumocitos de tipo I y tipo II.

Además, parece que la capacidad de unión al receptor del SARS-CoV-2 es de 10 a 20 veces más fuerte que el del SARS-CoV, siendo esto lo que dota al nuevo virus de su extrema virulencia, es decir, su capacidad de contagio.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus?

Dentro de los síntomas más comunes de los afectados por el nuevo coronavirus, nos encontramos con:

  • Fiebre: no supera por término medio 38ºC.
  • Tos: como un síntoma clave, pero que es común a múltiples procesos infecciosos como la infección de la gripe.
  • Tos productiva con expectoración: se puede dar en algunos casos.
  • Dolor generalizado: con cuadros de fatiga, dolor muscular, cansancio…
  • Cuadros digestivos: como la diarrea, nauseas… se pueden dar en algunos casos.
  • Cefalea.

Valores analítica: COVID-19

En los resultados de las analíticas también vemos una serie de alteraciones como:

  • Leucopenia y linfocitopenia.
  • Elevación de las enzimas hepáticas.
  • En un porcentaje reducido de casos se diagnostica miocarditis.
  • Respecto a las pruebas de imagen se han encontrado en proporciones superiores al 90% áreas en vidrio esmerilado y consolidaciones, compatibles con cuadros de neumonía.

Complicaciones de la infección por coronavirus

Dentro de las complicaciones más frecuentes podemos encontrarnos con:

  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda.
  • Cuadros de anemia.
  • Lesiones cardíacas agudas.
  • Infecciones secundarias por la inmunosupresión.

Tratamiento del coronavirus

Franck T. et al, hablan de los posibles beneficios del empleo de las cloroquinas en la infección por SARS-CoV-2.

Este fármaco que se emplea en el tratamiento del paludismo, parece que puede ser también útil para el tratamiento de procesos agudos infecciosos de naturaleza viral.

Pero el problema actual es la dosis empleada, ya que puede resultar muy tóxica. Además, el margen entre dosis terapéuticas y dosis tóxicas es muy estrecho, de forma que esta pequeña ventana dificulta su empleo, por ser sus efectos secundarios potencialmente mortales cuando producen alteraciones cardiovasculares.

Vacuna para el coronavirus

En la actualidad, debido a la ausencia de una vacuna eficaz para el SARS-CoV-2 o de fármacos que pueden reducir la gravedad de la infección, la mejor forma de prevenir su contacto y propagación es por medio de las medidas higiénicas y distanciamiento social de 1-2 metros.

No obstante, aunque por el momento no podamos contar con su ayuda, la vacuna está en fases avanzadas, pudiendo ser real en unos meses y en poco más estar comercializada.

Prevención del COVID-19 ¿qué podemos hacer?

Los ciudadanos tienen importantes tareas frente al COVID-19. La prevención de las infecciones es el arma más importante en la actualidad para luchar frente al virus. Es imperativo que hagamos caso a las recomendaciones de las diferentes fuentes oficiales en cuanto medidas de higiene, hacinamiento, etc…, si queremos reducir la curva de infectados y que el país no se vea colapsado en su sentido más amplio.

Sistema inmune y COVID-19

El sistema inmune es fundamental para la lucha contra cualquier infección. Además, un sistema inmune fuerte y preparado también nos previene de esta infección una vez que estamos inmunizados, el problema es que para esto se debe pasar la infección.

Pero en la actualidad, gracias a los avances en ciencias básicas y aplicadas, se pueden emplear los anticuerpos de las personas que han padecido y superado la infección por SARS-CoV-2 para tratar a otras personas, lo que se denomina inmunización pasiva.

Por medio de este procedimiento terapéutico se aumenta la inmunidad de los pacientes recién infectados y los que tengan riesgo de contraer la enfermedad. Pudiendo ser en un futuro próximo una herramienta para neutralizar el SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19.

Entre las líneas de estudio se está trabajando en una globulina hiperinmune, bautizada como TAK-888, pero para su desarrollo se debe tener acceso al plasma de las personas que se han recuperado con éxito del Covid-19.

Agua de mar y COVID-19

El agua de mar por sus características osmóticas y pH, es un medio difícil para la proliferación de los virus. El choque osmótico al que se enfrentan llega a desnaturalizarlos de forma que pierden su función.

Es por esto que en los aspectos de la higiene corporal, y en concreto la limpieza de las vías aéreas superiores, el agua de mar por medio de los lavados nasales nos ayuda a su limpieza, gracias a la capacidad de arrastre, activación del aclaramiento mucociliar y protección de la mucosa respiratoria.

Este arrastre reduce el contacto de todos los microorganismos con la mucosa nasal descendiendo la probabilidad de invasión del epitelio y la penetración.

Nos hemos centrado en el aspecto de los lavados nasales con agua de mar, puesto que además de ser una medida higiénica habitual, también nos puede resultar útil en la actualidad como medida de higiene frente al coronavirus y otros agentes que pueden terminar siendo oportunistas.

Añadir la gran importancia de una alimentación equilibrada, que ha de ser rica en vitaminas y minerales, además de los principios inmediatos de alto valor biológico, puesto que nos ayuda en el fortalecimiento del sistema inmune y el mantenimiento apropiado de nuestras mucosas.

En el caso concreto de los cereales y los productos lácteos, debemos ser conscientes que en ciertas personas pueden producir un incremento de la mucosidad y edema intersticial; lo que puede interferir en la función inmune y los sistemas de barrera físico-química de nuestro organismo, de forma que se deben consumir de forma apropiada para quienes no puedan renunciar a ellos o los tengan prescritos.

Conclusión COVID-19

  • Es muy importante seguir de forma estricta las recomendaciones sanitarias.
  • El coronavirus es un virus ARN con elevada tasa de mutaciones, de forma que de las dos versiones del coronavirus que se habla la S y la L, terminará por predominar la menos virulenta y letal, que es la que le interesa evolutivamente al virus para su perpetuación.
  • Los avances actuales, y en un futuro muy próximo, reducirán las complicaciones del coronavirus.
  • La infección podrá ser combatida por el sistema inmune con la vacunación, pasando a ser una infección anodina en la mayoría de los casos.
  • La globalización y la superpoblación nos exige mayor responsabilidad y civismo, ya que  aumentan los riesgos de padecer a futuro más pandemias de este tipo.
  • Debemos implementar estas medidas higiénicas en nuestra rutina diaria, ya que las futuras guerras serán microbiológicas y la masificación humana favorece el cultivo microbiológico.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.