algoritmo hiponatremia

El algoritmo de hiponatremia es un cuadro decisional en el que se determina la causa del descenso de sodio, estos se han diseñado, debido a que la principal causa de la alteración de la natremia es la hiponatremia, encontrándose  en cerca del 20 % de los enfermos críticos y alrededor del 25% de los ingresos de urgencias. Por lo que es importante determinar cómo deben diagnosticarse y tratarse correctamente las hiponatremias.

New Call-to-action

Algoritmos de hiponatremia para un correcto diagnóstico

Se considera hiponatremia a niveles inferiores a los 135 mmol/L, por lo que en una primera aproximación de los algoritmos de hiponatremia se determinará el grado de hiponatremia y el tiempo de aparición (aguda o crónica), para posteriormente profundizar en los síntomas y posibles causas.

Según las publicaciones se sugiere el uso de un umbral de 48 horas para distinguir la hiponatremia aguda de la crónica, ya que el edema cerebral suele ocurrir cuando la hiponatremia se desarrolla en menos de dos días.

En el caso de la clasificación por síntomas tiene el objetivo principal de reflejar el grado de edema cerebral y el riesgo inmediato por la gravedad del acontecimiento.

Decir que los pacientes con hiponatremia pueden ser hipervolémicos, euvolémicos o hipovolémicos, criterios en los que se basan muchos algoritmos de hiponatremia, solo que son poco sensibles y específicos, y se pueden cometer errores a la hora del diagnóstico.

Además  tenemos que contemplar las situaciones de pseudohiponatremia que aparece en los cuadros de hiperlipidemia y paraproteinemia,  dardo una falsa lectura en los niveles de sodio en sangre.

Es importante saber que los diferentes algoritmos de hiponatremia se han diseñado para un correcto diagnóstico y posterior tratamiento, pero debido a la existencia de diferentes criterios esto indica que existe cierta dificultad a la hora de determinar las causas y el tratamiento apropiado. Por lo que sería importante mantener una correcta hidratación y mineralización para la prevención de los casos de hiponatremia.

Reposición de líquidos y minerales: mecanismo de prevención

Es un consenso común a toda la comunidad científica que la sociedad debe habituarse al consumo de agua y minerales como rutina diaria, aún más si se realiza ejercicio.

En el pronunciamiento del Colegio Americano de Medicina del  Deporte, resume  “la meta de la hidratación antes del ejercicio es ir euhidratado y con niveles de electrolitos en plasma apropiados”.

Para ello la ingesta de líquidos ha de iniciarse varias horas antes de la actividad física, para permitir su absorción y tener una sobrecarga de agua, a esto  se le suma el beber durante el ejercicio para minimizar las pérdidas de agua, añadiendo un adecuado aporte de electrolitos con el que favorecemos el mantenimiento del agua corporal por un efecto de retención del solvente.

Con lo relativo a la salud, decir, que pueden aparecer problemas físicos como resultado de la deshidratación o por el excesivo consumo de líquidos sin la reposición adecuada de electrolitos.

La meta es reponer cualquier déficit hidromineral, siendo la deshidratación más común entre los individuos, es más peligroso el exceso de líquidos con una hiponatremia sintomática que deberá ser tratada con el aporte mineral apropiado, para reducir el riesgo de edema cerebral. Debemos tener en cuenta que las hiponatremias asociadas al ejercicio pueden desembocar en procesos graves incluso la muerte, por eso la reposición hidroelectrolítica de forma preventiva es fundamental.

Aunque se centra en el ejercicio debido a sus exigencias, ciertas situaciones como las altas temperaturas, la edad, la fiebre, el dolor y otros factores como el estrés pueden afectar a nuestro estatus hidromineral, produciendo desequilibrios como los que se encuentran en la práctica deportiva.

En un estudio (Lacava R. et al.,2013) Publicado en “ GIORNALE DI GERONTOLOGIA”  se  hace hincapié en la hidratación complementada con Terapia Marina en solución isotónica debido a su composición cualitativa y cuantitativamente idéntica al fluido extracelular. Al ver como en personas mayores con demencia y grave deterioro cognitivo e hipovolemia, se reducían los síntomas asociados e incluso la reducción del empleo de antipsicóticos.

Reponer minerales y elementos traza con la Terapia Marina como prevención de futuras patologías, es una conducta a tener en cuenta, ya que con los años si no se reponen, pueden producir estados carenciales, pudiendo desarrollar futuras enfermedad de aparición insidiosa y evolución crónica que la mayoría de las veces no somos capaces de percibir.

New Call-to-action