Terapias del mar

Coenzima [Q10]: para que sirve y cómo intervienen en la salud

Accede a nuestro Área Profesional

Las coenzimas son moléculas orgánicas fundamentales para  la función de una enzima. Las coenzimas hacen referencia a algunos de los cofactores orgánicos.

Las enzimas tienen una función catalizadora de los procesos metabólicos, algunas enzimas solo requieren de su estructura para tener capacidad catalítica, pero en la mayoría de los casos es requerido un cofactor para que se dé la reacción.

ÁREA EXCLUSIVA para profesionales de la salud ️ ¡Quiero acceder!

¿Qué es una coenzima y cuál es su función?

Una coenzima es una molécula orgánica que se une a una enzima para ayudar en la catálisis de una reacción. Las coenzimas pueden funcionar como transportadores intermedios de electrones durante estas reacciones o transferirse entre enzimas como grupos funcionales.

Muchas se derivan de vitaminas, sobre todo aquellas que son derivadas fosforilados de vitaminas solubles en agua. Las coenzimas participan en la catálisis cuando se unen a la apoenzima y posteriormente forman la “enzima activa” u holoenzima. Aunque las coenzimas activan enzimas, no son consideradas sustratos de la reacción.

La función principal de las coenzimas es actuar como portador intermedio de electrones transferidos o grupos funcionales en una reacción.

Una coenzima suele ser una forma de vitamina activada que es esencial para las vías bioquímicas. Las coenzimas forman complejos con las enzimas, los cuales convierten los nutrientes en formas útiles de energía. 

Tipos de coenzimas 

Existen 2 tipos de coenzimas:

  • Grupo prostético: una coenzima está unida estrechamente a una proteína.
  • Cosustratos: se unen a la proteína de forma transitoria.

¿Cuáles son las coenzimas más importantes?

  • NAD+: El NAD+ es esencial para la creación de energía en el organismo y la regulación de procesos celulares fundamentales. Los niveles de NAD+ se correlacionan con el estado de salud en el envejecimiento.
  • NADP+
  • FAD
  • FMN
  • Coenzima A (CoA)
  • Ubiquinona (Coenzima Q10)
  • Ácido Lipoico

La famosa coenzima q10 

La coenzima Q10 es un nutriente que se produce de forma natural y que todas las células de nuestro cuerpo precisan para funcionar. La CoQ10 está involucrada en la producción de energía celular y también es un potente antioxidante. 

Los niveles de CoQ10 disminuyen con la edad y su déficit se ha asociado con diversas condiciones médicas como Alzheimer, enfermedades cardiovasculares o cáncer. Por ello, mantener niveles adecuados de esta coenzima es imprescindible para mantener un estado de salud general.

Coenzima Q10: para que sirve 

La coenzima Q10 sirve para varias funciones esenciales en el cuerpo:

  • Juega un papel importante en la producción de energía a nivel celular. Participa en el proceso de conversión de los alimentos que consumimos en energía que nuestras células pueden utilizar. 
  • Ayuda a proteger nuestras células contra los daños causados por los radicales libres (moléculas inestables que pueden causar daño celular), gracias a su poder antioxidante.
  • Contribuye a la prevención de enfermedades como el cáncer o patologías cardiovasculares.
  • Diversos estudios sugieren que la CoQ10 es capaz de mejorar la función del sistema inmune y ayudar a retrasar el proceso de envejecimiento prematuro.

Importancia de las coenzimas

Las coenzimas son vitales para numerosas funciones biológicas, ya que actúan como colaboradoras necesarias para las reacciones bioquímicas de las enzimas. Suelen ser vitaminas o derivadas de estas. Su importancia radica en su papel en el mantenimiento de nuestra salud en general. Algunas de las coenzimas más importantes presentes en nuestro cuerpo son la CoQ10, FAD y NAD.

Entender cuáles son sus funciones y cuál es su papel en nuestra salud nos aporta el conocimiento para poder tomar decisiones conscientes e informadas sobre la alimentación y estilo de vida de nuestros pacientes. 

New Call-to-action

Coenzimas y vitaminas

La estructura de las coenzimas es algo compleja, y nuestro organismo no dispone de las enzimas necesarias para unirlas, por lo que consumimos la parte compleja de la coenzima como vitamina. Después, solemos añadir algo a la vitamina, como un nucleótido, y se convierte entonces en una coenzima. Muchas reacciones enzimáticas utilizan coenzimas derivadas de vitaminas. 

¿Qué vitaminas funcionan como coenzimas?

  • Tiamina Pirofosfato.
  • Vitamina C (acido Ascórbico).
  • Coenzima B12 (Cobalamina).
  • Piridoxamina Mono Fosfato.
  • Piridoxal Fosfato.
  • Tetrahidrofolato.

¿Qué vitaminas funcionan como precursores de coenzimas?

  • Vitamina B2 (Riboflavina): precursor de FAD y FMN.
  • Vitamina B3 (Niacina): precursor de NAD+ y el NADP+.
  • Vitamina B5 (Ácido pantoténico): precursor de coenzima A.
  • Vitamina B7-B8 (Biotina): precursor Biocitina.

¿Qué es un cofactor y qué es una coenzima?

Los cofactores pueden ser iones inorgánicos o pequeñas moléculas orgánicas y proporcionan componentes esenciales a las enzimas.

Las coenzimas son moléculas orgánicas que participan activamente en reacciones o facilitan la transferencia de grupos funcionales. Sus funciones vitales se extienden a lo largo de diversas vías metabólicas y procesos fisiológicos, contribuyendo a la producción de energía, la señalización celular y otras funciones vitales.

Cofactores: ¿cómo se clasifican? 

Los cofactores se pueden clasificar en:

Estos son algunos de los cofactores inorgánicos que complementan la enzima:

La coenzima es un factor enzimático orgánico en el que se suele contemplar tanto la coenzima como a los grupos protéticos como semejantes, ya que la diferencia radica fundamentalmente en el tipo de unión. El problema radica en determinar cuán de fuerte o débil es la unión.

Además, los cofactores pueden formar parte de una proteína sin función enzimática.

Las principales coenzimas contienen en su estructura algún tipo de vitamina.

La coenzima, fundamentalmente, actúa transportando algún tipo de grupo funcional.

Estas son algunas de las coenzimas que requieren vitaminas:

Enzimas y minerales

Los minerales tienen un rol imprescindible en el funcionamiento de las enzimas. El más importante es el zinc, ya que más de 300 enzimas tienen un cofactor de zinc. También destacan el hierro, el cobre, el manganeso, el calcio o el magnesio (como el contenido en las ampollas de agua de mar Quinton, alta biodisponibilidad), que participa en múltiples enzimas y está implicado en rutas metabólicas como la glicólisis (con enzimas como la piruvato-quinasa). 

Estructura enzimática 

Las enzimas son biocatalizadores cuya función es la de acelerar las reacciones químicas. Se trata de proteínas globulares solubles en agua (excepto las ribosas). Las podemos clasificar en 2 tipos según su composición:

  • Enzimas: Compuestas por cadenas de aminoácidos no requieren de cofactores.
  • Holoenzimas: Enzimas que requieren de un cofactor. A la parte proteica se la denomina apoenzima.

El cofactor es un componente no proteico que complementa a un enzima para que pueda llevar a cabo su función.

Terapia Marina y cofactores inorgánicos 

La Terapia Marina es una pequeña porción del acuario marino en el que se desarrolló la vida. La cantidad de sales que se encontraban en ella en sus orígenes era de alrededor del 7-9%, muy similar a las concentraciones salinas de nuestro plasma.

New Call-to-action

Además de la concentración de sales, también se mantienen estables las proporciones minerales. La importancia de estas concentraciones en la actualidad se debe a una sociedad más longeva que va superando las enfermedades de naturaleza aguda: infecciosas, inflamatorias,  traumáticas, y entrando en un período de enfermedades crónicas, en muchos casos por la cronificación de las enfermedades agudas, por enfermedades carenciales y asociadas a la propia senectud.

Por ello, debemos centrarnos en cubrir las necesidades de nuestro organismo, como un todo indivisible. Actuando sobre el sistema, de forma que, las intenciones se proyecten hacia el equilibrio orgánico, la homeostasia multisistémica en la que cohabita nuestro organismo.

Una visión más global e integrada de la salud

Actualmente, se tiende a reducir a microsistemas las funciones orgánicas, y no es una visión incorrecta desde el punto de vista en que podemos entender que en un déficit como se da en la diabetes de tipo 1, en la que hay ausencia de producción de insulina, se puede administrar el fármaco pertinente y la diabetes se controla.

Sin embargo, una vez corregida la deficiencia puntual, debemos añadir al tratamiento un reequilibrio del terreno para maximizar las funciones orgánicas.

¿Qué sucedería en el caso de una diabetes tipo 2? Esta es una patología de naturaleza multifactorial en la que existen genes de predisposición, pero además afectan en gran medida los factores ambientales. Este es un claro ejemplo en el que es el conjunto el que produce la patología sobre unas determinadas células del páncreas.

La Terapia Marina pretende la reposición equilibrada de los elementos necesarios para un correcto funcionamiento celular, demostrándose resultados significativos en el tratamiento de ratones obesos sobre la lipemia, glucosa en sangre, etc.

Lo importante no son solo los resultados obtenidos con el agua de mar, sino también el concepto inductivo desde las partes. El agua de mar provee y la célula dispone, esta comunión determina que la base de sus efectos se da sobre el terreno biológico, sobre los pilares del equilibrio celular.

Pack de bienvenida

Las enzimas tienen una función catalizadora de los procesos metabólicos, algunas enzimas solo requieren de su estructura para tener capacidad catalítica, pero en la mayoría de los casos es requerido un cofactor para que se dé la reacción.

Descarga la guía en PDF: Propiedades y beneficios de la Terapia Marina 

Estructura enzimática

Las enzimas son biocatalizadores, cuya función es la de acelerar las reacciones químicas, son proteínas globulares solubles en agua (excepto las ribosas). Las podemos clasificar en dos tipos según su composición:

  • Enzimas: compuestas por cadenas de aminoácidos no requieren de cofactores.
  • Holoenzimas: enzimas que requieren de un cofactor, a la parte proteica se la denomina apoenzima.

El cofactor es un componente no proteico que complementa a un enzima, para que pueda llevar a cabo su función.

Clasificación

Los cofactores se pueden clasificar en:

Cofactor Molécula inorgánica Iones metálicos
Molécula orgánica En. covalente Grupo protético
En. no covalente Coenzima

Estos son algunos de los cofactores inorgánicos que complementan al enzima son:

Mn2+ Reductasas, arginasas.
Mg2+ Hexoquinasa, glucosa-6-fosfatasa, piruvato quinasa.
Fe2+ o Fe3+ Catalasas, citocromo oxidasa, quinasas, peroxidasas
Cu2+ Citocromo oxidasa
Zn2+ Anhidrasa, deshidrogenasas, peptidasas.
Se Glutatión peroxidasa
Mo Dinitrogenasas
Ni2+ ureasas

La coenzima es un factor enzimático orgánico, en el que se suele contemplar tanto la coenzima como a los grupos protéticos como semejantes ya que la diferencia radica fundamentalmente en el tipo de unión. Si estas son más o menos fuertes, el problema es determinar cuan de fuerte o débil es la unión.

Además, los cofactores pueden formar parte de una proteína sin función enzimática.

Las principales coenzimas contienen en su estructura algún tipo de vitamina.

La coenzima, fundamentalmente, actúa transportando algún tipo de grupo funcional.

Aquí mostramos algunas de las coenzimas que requieren vitaminas:

Coenzima A Vitamina B5 o ácido pantoténico
Ácido tetrahidrofólico Vitamina B12 o ácido fólico
NAD y NADP Vitamina B3 o niacina
Filoquinona Vitamina K
Ascorbato Vitamina C
FMN y FAD Vitamina B2 o riboflavina

Las enzimas como pilares de la vida

Muchas de la reacciones del metabolismo requieren de procesos de transformación de la materia. No obstante, si dejáramos a albur  de las circunstancias que se dieran las reacciones,  estas podrían retardar las reacciones, hasta el punto que harían falta muchos milenios para obtener compuestos orgánicos complejos. De este modo, sin estas reacciones catalizadas por las enzimas, es probable que la vida siguiera en sistemas moleculares tan simples que no serían ni vida.

Además, ya en tiempos prebióticos algunos metales pudieron actuar de catalizadores antes del desarrollo enzimático. De este modo, la vida podría haberse asociado a las circunstancias primigenias y los grupos prostéticos quizás actuaron en una primera instancia sin enzimas o con moléculas simples.

Los organismos conforme han ido evolucionando y adaptándose al medio han perfeccionado los complejos moleculares hasta desarrollarse los enzimas como hoy día los conocemos, de forma que se ha incrementado su eficiencia y también su complejidad.

Terapia Marina y cofactores inorgánicos

La Terapia Marina es una pequeña porción del acuario marino en el que desarrolló la vida. La cantidad de sales que en ella se encontraba en los orígenes, en ese caldo primigenio, era de alrededor del 7-9% de sales muy similar a las concentraciones salinas de nuestro plasma.

Además de la concentración de sales también se mantienen estables las proporciones minerales. La importancia de estas concentraciones en la actualidad es debida a una sociedad más longeva que va superando las enfermedades de naturaleza aguda; infecciosas, inflamatorias,  traumáticas.

Y entrando en un período de enfermedades crónicas en muchos casos por la cronificación de las enfermedades agudas, por enfermedades carenciales y asociadas a la propia senectud.

Por lo que debemos concienciarnos de cubrir las necesidades de nuestro organismo, como un todo indivisible. Actuando sobre el sistema, de forma que, las intenciones se proyecten hacia el equilibrio orgánico, la homeostasia multisistémica en la que cohabita nuestro organismo.

Ya que los excesos de parte, condicionan y producen defectos en la contraparte que al querer corregirse determinarán nuevos desequilibrios en una entramada red relacional.

Una visión más global

En la sociedad actual nos dedicamos a pormenorizar y reducir a microsistemas las funciones orgánicas y es del todo correcto, tanto en cuanto, entendamos que un déficit como se da en una diabetes de tipo 1, en la que hay ausencia de producción de insulina, se administra el fármaco pertinente y la diabetes  se controla.

Hasta aquí bien, pero sin entrar en la etiología de la enfermedad debemos pensar en una vez corregido la deficiencia puntual, debemos añadir al tratamiento un reequilibrio del terreno para maximizar las funciones orgánicas.

Pero, ¿Qué sucede en el caso de una diabetes tipo 2? Esta es una patología de naturaleza multifactorial en la que existen genes de predisposición, pero que además, se deben alterar factores ambientales.

Este es un claro ejemplo en el que es el conjunto el que produce lesión de la parte, por predisposición, produciendo una patología sobre unas determinadas células del páncreas.

Entre opciones sumatorias, la Terapia Marina pretende la reposición equilibrada de los elementos necesarios para un correcto funcionamiento celular, demostrándose resultados significativos en el tratamiento de ratones ob/ob  sobre la lipemia, glucosa en sangre, etc.

Lo importante no es solo lo que en parte se ve con la aplicación de la Terapia Marina, sino también, el concepto inductivo desde las partes. El agua de mar provee y la célula dispone, esta comunión determina que la base de sus efectos es sobre el terreno biológico, sobre los pilares del equilibrio celular.

El agua y el aire dos fluidos que nos nutren

En este apartado, solo decir, que nos sucede lo mismo con la atmósfera en la que nos desenvolvemos, la presión parcial de oxígeno sobre el nivel del mar nos da la vida y nos mantenemos en equilibrio con ella, pero si nos separamos del mar, verticalmente unos kilómetros, disminuirá la presión parcial de O2, ponemos en jaque a nuestros sistemas. Pero de la misma forma si se incrementa la concentración de oxígeno que inspiramos, con el uso crónico, el exceso oxidativo lesionará nuestros pulmones produciendo enfermedad.

Por lo que nos sería más apropiado la búsqueda del equilibrio, la proporcionalidad y mantener el medio primigenio.

New Call-to-action

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.