Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Ciatalgia derecha ¿por qué aparece?

ciatalgia derecha

La Ciatalgia es signo de compresión del nervio ciático. El nervio ciático discurre desde el plexo lumbosacro de cada lado del raquis hasta los miembros inferiores, siendo estas regiones las que inerva principalmente.

La ciatalgia es el dolor que aparece en las regiones inervadas por el nervio ciático, pudiendo darse una ciatalgia derecha, izquierda o bilateral según la zona de compresión del nervio o de algunas de sus ramas.

En el caso de comprometerse una de las ramas que forman el nervio ciático, el dolor será referido en las zonas que inerva dicha rama.

New Call-to-action

¿Cómo se diagnostica una ciatalgia?

La ciatalgia es la aparición de dolor en una o varias zonas inervadas por el nervio ciático.

Según la localización, el tipo de dolor y alteraciones sensitivas añadidas se puede hacer una aproximación diagnóstica de la altura de la lesión y la gravedad de la misma.

Es fundamental una anamnesis profunda y exploración completa, en la mayoría de las situaciones es necesaria la petición de pruebas de imagen para el diagnóstico definitivo y posterior planificación del tratamiento.

Ciatalgia derecha o izquierda

Cuando nos encontramos con una ciatalgia derecha o izquierda, es un indicador de la lateralización de la lesión y por esto nos centraremos en el lado afecto, ya que nos podemos encontrar con áreas anatómicas que favorecen la compresión del nervio ciático, siendo más incisivos en su evaluación.

Valoraremos las raíces y el recorrido del nervio de ese lado, por medio de diferentes maniobras y pruebas exploratorias, cuando determinemos y localicemos el nivel de la lesión, se procederá a la petición de las pruebas complementarias con el fin de la búsqueda del diagnóstico definitivo.

Causas de la aparición de la ciatalgia

En la mayoría de las situaciones que aparece la ciatalgia nos encontraremos lesiones estructurales del raquis, estas pueden ser lesiones agudas o crónicas, que afectan a los discos, a las vértebras, así como al sistema osteoarticular. En menor medida se deben a procesos tumorales o anomalías congénitas que también han de ser tenida en cuenta.

Es labor de los profesionales determinar el tipo de lesión y el tratamiento, pero es fundamental fomentar la educación sobre nuestra biomecánica y los factores que intervienen en su deterioro.

Una visión global en la aparición de la ciatalgia

Las ciatalgias derivan de las alteraciones del tejido de sostén, este está expuesto a diferentes fenómenos de compresión con importante repercusión en los mecanismos de respuesta-reparación, que en todas las situaciones condicionan la estabilidad estructural.

En el caso de las estructuras vivas los tejidos de sostén tienen un capacidad de carga máxima como de resistencia a la carga, condicionando los mecanismos de lesión y homeostasis.

Las lesiones que derivan en la ciatalgia podemos dividirlas en agudas y crónicas, en el caso de las agudas su aparición se da en las edades comprendidas entre los 26 y 46 años y los procesos crónicos degenerativos más allá de los 50 años.

Pero para ambas, rige el mismo principio, la deshidratación tisular y las cargas, dos piezas clave en la conservación de un buen sistema musculoesquelético.

Con respecto a la deshidratación tisular el elemento clave es un buen equilibrio electroquímico aportando todos los elementos minerales que intervienen en el metabolismo óseo y en la respuesta de los tejidos a la inflamación, junto con el aporte vitamínico que interviene en el frenado de la formación de los radicales y facilitan la síntesis de colágeno, este último fundamental en el mantenimiento de los tejidos de sostén.

El otro pilar es la carga, esta es fundamental para el estímulo del ciclo de remodelado, tanto óseo como cartilaginoso y tendino-ligamentoso, pero debe obedecer a las características de pulsatilidad y de carga apropiada, con esto quiero decir que nuestro sistema de sostén es capaz de responder a unas cargas determinadas por nuestra evolución, y si nos excedemos corromperemos los sistemas de compensación y se acelerará el deterioro.

Con todo esto comprender nuestra naturaleza y la importante necesidad de entender los requerimientos celulares nos empuja a aproximarnos a una consciencia celular, y que el cuidado de su medio (el medio interno) es condición sine qua non para el mantenimiento de la homeostasis.

El conocimiento de nosotros mismos y nuestra naturaleza es el único camino a la consciencia.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario