beneficios de beber agua de mar

En 1869 el biólogo y fisiólogo francés René Quinton, sabiendo las propiedades y beneficios del agua de mar, investigó  su composición, constatando la proporcionalidad entre esta y nuestro medio interno. Elaboró una solución isotónica a partir del agua marina, que se dio a conocer como “plasma marino” o “plasma de Quinton”. Descubre los beneficios de beber agua de mar.

En 1921 se publicó “Le Dispensaire Marin” bajo la dirección Jean Jarricot, una obra sólida sobre el uso del Plasma de Quinton.

René utilizó los beneficios de beber  agua de mar para el tratamiento de múltiples patologías y muy particularmente en pediatría. Él obtenía el agua de mar en determinados puntos, por las características de las comunidades bióticas que se acumulaban, dándole una gran dinamización al agua marina, esto proporcionaba una biodisponibilidad excepcional de los elementos que contenía maximizando los beneficios de la terapia marina.

New Call-to-action

Beneficios de beber agua de mar, por similitud a nuestro medio interno y su asimilación

Cuando se estudia la estructura química del agua marina, entre muchos de sus aspectos se encuentran dos características significativas.

Por un lado la solubilidad de las sales en las aguas marinas es distinta a las mismas sales disueltas en agua destilada. Posiblemente causada por la imbricada interrelación del ecosistema marino y su medio, el mar, pudiendo hablar de una dinamización de los elementos que no se darían en combinaciones de  minerales inorgánicos con agua.

Por otro lado tenemos la estrecha reacción en la proporcionalidad mineral entre el agua de mar y el medio interno.

“Claude Bernard (1813-1878) fue el creador del término “medio interno”, con el cual denominó al líquido de los intersticios y por su similitud con el agua de mar, refrendaba la posibilidad del origen de la vida en el mar. A finales del siglo XIX este aserto constituyó el paradigma adoptado en el mundo por los investigadores”.

Y un exquisito control del líquido corporal con pequeña variaciones, denominado por W.B. Cannon como Homeostasis.

“… a pesar de los cambios continuos no  haya variaciones apreciables en la concentración del agua en los distintos órganos y tejidos”. (Biochimie medicale, Boulange-Polonowski, Masson 1979).

El medio interno y el agua de mar tienen un paralelismo funcional, ambos son el medio en el que organismos vivos se desarrollan.

Una muestra de esto es la carta del Dr. Pierre Colinet, exdirector de los servicios de salud del Alto Comisariado en Alemania y ex asesor de la Organización Mundial de la Salud, que escribió una carta el 10 de mayo de 1960 en la que indica que el plasma de Quinton era un medio óptimo para el cultivo celular, permitiendo la supervivencia de células frescas entre el momento de salir del laboratorio y la media hora que se tardaba hasta ser implantadas. Además, se menciona cierta dotación antibiótica polimórfica, oponiéndose al desarrollo de gérmenes.

Ménétrier uno de los padre de la oligoterapia,  también hace su guiño al empleo del agua de mar, como el medio intercambiador de los medios catalizadores.

Todo esto orienta hacia los beneficios de la terapia marina en la salud humana y cómo el todo es más que la suma de las partes, el agua de mar no es solo agua y sales, sino que la intervención del ecosistema y las interrelaciones le infieren unas características especiales, que en la actualidad se siguen investigando. Además, existen ciertas localizaciones oceánicas en las que René Quinton recogía el agua que le aportaban más dinamismo y biodisponibilidad, gracias a ese  “bloom” de fitoplancton que le daba mayor riqueza.

Beber agua de mar beneficios: nos ayuda a regular el metabolismo

Un equipo de investigadores del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Daegu, con el Dr. Hwang al frente, consiguieron resultados interesantes al probar en ratones, que el grupo que consumía agua de mar con respecto al que bebía agua de grifo, reducía su peso en un 7% y los niveles de glucosa un 35%, mejorando también en el  test de tolerancia a la glucosa con respecto al grupo control.

En otro estudio se empleó agua de mar profunda (DSW) para ver el efecto en los lípidos sanguíneos y su capacidad antioxidante en sujetos hipercolesterolémicos. En conclusión, DSW fue aparentemente eficaz en la reducción del colesterol total de la sangre y LDL y también en la disminución de la peroxidación de lípidos en sujetos hipercolesterolémicos.(Fu et al.,2012).

En otro estudio, tras un protocolo de ejercicio fatigante se suplemento a los participante con agua mineral oceánica profunda (DOM). Su conclusión dice: “Nuestros resultados proporcionan pruebas convincentes de que DOM contiene elementos solubles, lo que puede aumentar la recuperación human después de un desafío físico exhaustivo”. (Hou et al.,2013).

Esta es una pequeña aportación de la ciencia, en la que se reporta el beneficio de beber agua de mar. En la actualidad cada vez es mayor el número de profesionales que optan por la terapia marina.

New Call-to-action