Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Artralgias generalizadas: una más de las incógnitas

artralgias generalizadas

Los medios tóxicos, los antiguamente denominados miasmas, como fuente de predisposición a la enfermedad, los dolores de carácter local como generalizados, son más bien producto de los desequilibrios que de una etiología concreta.

Es cierto que la medicina convencional requiere de la concreción de los procesos patológicos y cuando se alcanza un diagnóstico sindrómico, no es suficiente, es necesaria la concreción de la entidad morbosa que la produce, para pautar el tratamiento correspondiente y más eficaz. Pero quizás y solo quizás, este hecho tan reduccionista no nos deje ver más allá, ver una realidad en sus pormenores no es ver toda la realidad.

New Call-to-action

Inductivismo en una visión más global en las artralgias generalizadas

El estudio de la función de una célula, como una neurona y sus comunicaciones, no explica el porqué de dicha comunicación, para ello es fundamental entender el contexto en el que la neurona se ve inducida y conducida a la producción de neurotransmisores o la formación de determinadas sinapsis.

Esto quiere decir que aun conociendo todos los mecanismos que la neurona maneja al detalle, si nos preguntamos ¿Cómo y por qué pensamos? La pregunta seguiría sin respuesta.

Por lo que si ponemos como ejemplo; el padecimiento de artralgias generalizadas, e intentamos entender con pormenores el proceso que padece nuestro paciente, es fácil que lleguemos a la conclusión, de ser un proceso secundario a una enfermedad concreta, pero en ocasiones esta enfermedad tiene origen idiopático o no es del todo conocida, por lo que volvemos al punto de partida, aunque darle un nombre es posible nos cause más tranquilidad a todos.

En este caso el inductivismo puede ser el origen de nuevas proposiciones o hipótesis para nuevas evaluaciones experimentales, con esto no contrapongo el reduccionismo experimental con el inductivismo observacional, sino más bien defiendo que es importante ver la realidad con distintas lentes, para obtener un resultado acorde con una realidad aparentemente más apropiada.

Las artralgias generalizadas como manifestación de múltiples procesos

Las artralgias generalizadas pueden deberse a procesos como una infección viral o bacteriana, una enfermedad sistémica de naturaleza autoinmune, un proceso degenerativo asociado a la edad, entre otros procesos que cursan con dolor generalizado y que se manifiesta en mayor medida en las articulaciones por el gran número de nociceptores que contiene.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta cual es el origen del dolor o artralgia generalizada, en una primera instancia para intentar resolver la causa que lo origina y en el caso que sea de origen desconocido, emplear un tratamiento sintomático.

Pero esto no es suficiente…

El ambiente en los sistemas vivos

Tenemos claro como el ambiente afecta a los sistemas vivos fortaleciéndolos o debilitándolos según estén adaptados al medio en el que se desarrollan, un simple ejemplo es el que se da en procesos infecciosos en los que, si el huésped está predispuesto el agente viral o bacteriano como elementos del ambiente, producirán enfermedad por medio de una infección.

Aunque algo más confuso en los procesos en los que encontramos factores ambientales y genéticos, los denominados procesos multifactoriales, donde no está claro que predomina más en la patología si los elementos genéticos o los ambientales, lo que sí empieza a estar claro es el factor ambiente por ser el detonante.

Y por último nos encontramos con las patologías genéticas de herencia mendeliana que a priori, no son producto de la modificación del ambiente en el individuo vivo, aunque sí pudieron ser factores ambientales en sus antecesores afectando a la línea germinal y perpetuando la enfermedad en el genoma.

Por lo que podríamos decir que incluso en las enfermedades genéticas ha habido interferencia del medio, y en la actualidad parece que la epigenética podría explicar, parte del efecto del ambiente en el genoma.

La pérdida de la armonía en la artralgia generalizada

Aunque empleemos la artralgia generalizada como el elemento a tener en cuenta, es solo por la facilidad identitaria de la misma y su fácil percepción, pero sería extrapolable a cualquier otro signo, síntoma o síndrome, pues el fin es que debemos percibir a la enfermedad desde diferentes niveles y actuar en consecuencia.

Por lo que a los niveles respecta, se deben tener en cuenta desde el más básico al más complejo, en ellos encontramos; desde la naturaleza iónica de los elementos, a la concentración idónea para las funciones moleculares, alcanzado cotas de los sistemas más complejo como el control de la temperatura, la turgencia de los tejidos, entre otros.

La armonía que se ha ido desarrollando a lo largo de la evolución debe mantenerse para reducir los efectos nocivos, producto de la alteración de los sistemas derivados de la modificación de ciertas variables, que han permanecido constantes a lo largo de la génesis de la vida y su perpetuación.

La Terapia Marina en los diferentes órdenes dimensionales

Un ejemplo es el que muestra el agua de mar, una constante que está asociada a la vida sin solución de continuidad. En ciertos experimentos que nombramos con anterioridad, se demostró como una solución con la composición salina del agua de mar no tenía los mismos efectos que el agua de mar, indicando cierto dinamismo del agua marina con respecto a las soluciones salinas artificiales y otras características difícilmente valorables salvo por la íntima relación entre el agua de mar y la vida.

A esto se le puede sumar que en el caso de la Terapia Marina que se obtiene en lugares concretos de mares y océanos, en los denominados “vórtices” aportando compuestos orgánicos con elevado valor biológico, que tienen efectos beneficiosos derivados de estos productos orgánicos y se han demostrado experimentalmente, entre ellos encontramos el efecto antiinflamatorio o “efecto aspirina” de uno de sus componentes.

Por lo que sabemos del agua de mar como producto primigenio; de la alimentación ancestral obteniendo los productos orgánicos de alto valor biológico en la salud; si atendemos a nuestro ecosistema y a las constantes de este de las que dependemos, y reducimos los elementos contaminantes que también muestran asociaciones a procesos patológicos.

Creo, que estaremos armonizando los diferentes órdenes dimensionales, volviendo a estados de mayor dinamización y energización por lo que, ciertas patologías que en la actualidad las consideramos propias de nuestra naturaleza y por tanto irreversibles, lleguen a mostrar trazas de su reversibilidad y entenderemos que como dijo William Shakespeare “Hay más cosas entre cielo y tierra, Horacio. Que las que sospecha tu filosofía.”

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario