Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Artitis reumatoide, claro ejemplo de enfermedad autoinmune

artritis reumatoide

Esta enfermedad inflamatoria crónica de naturaleza autoinmune, siendo uno de los claros ejemplos de las enfermedades autoinmunes. Aunque las manifestaciones más floridas se producen en las articulaciones, es una enfermedad sistémica y por lo tanto se puede afectar cualquier órgano o tejido.

Esta enfermedad se da con mucha mayor frecuencia en las mujeres, por lo que tenemos que entender que las hormonas pueden tener un papel importante como detonante de la enfermedad. El trastorno autoinmune no está esclarecido, salvo que en la artritis reumatoide nuestro propio organismo se ataca, produciendo respuestas inflamatorias muy destructivas por su proceso crónico.

New Call-to-action

Avances en el entendimiento de la artritis reumatoide

En la actualidad se conoce con mayor precisión las vías de señalización molecular implicadas en la perpetuación de la inflamación y por tanto de los efectos lesivos de la enfermedad. La medicina biológica está desarrollando fármacos que sean capaces de bloquear la respuesta inflamatoria, pero por otro lado debido a su dificultad, no se presta atención a las causas etiológicas y como prevenirlas o tratarlas más allá de las genéticas.

Las causas de la artritis reumatoide son múltiples

Desde los factores genéticos hasta los ambientales como la alimentación y las infecciones pueden ser la causa de la aparición de la artritis reumatoide. Parece cada vez más claro el factor genético, solo que al ser una enfermedad poligénica es difícil determinar la causalidad, pero los investigadores creen que puede ser cerca del 60%, de los casos de artritis reumatoide.

En el caso del epítope compartido uno de los más claros alelos relacionados con la predisposición genética, cuyos portadores pueden incrementar el riesgo hasta cerca del 5 veces de padecer la enfermedad respecto a la población general, parece un claro exponente del factor genético.

También justificando el factor genético, la distribución diferencial entre países, regiones y familias.

Matizar, que se ha relacionado con elementos ambientales como el tabaco, el estrés, la obesidad y los estrógenos, pero ninguno de los factores mencionados anteriormente tiene una influencia que determine la aparición de la artritis reumatoide, ni tampoco los genéticos.

Afrontando la artritis reumatoide

A la enfermedad nos debemos enfrentar desde todos los flancos posibles, el empleo de fármacos debería ser la última opción, pero como la artritis reumatoide puede llegar a ser muy destructiva es muy difícil y arriesgado eliminarlos.

Por lo tanto, ante una enfermedad de diagnóstico de novo, es cuando podemos asesorar con el empleo del fármaco menos dañino e iniciar una terapéutica que se centren la reducción del estrés, en la pérdida de peso si es requerido y la realización de una dieta orientada por un profesional que conozca la enfermedad y esté familiarizada con ella, además de la eliminación de malos hábitos en el estilo de vida.

La concienciación del paciente de que la enfermedad a priori es de naturaleza crónica es fundamental, a la vez, que se le instruirá en que los fenómenos crónicos pueden tener periodos de remisión parcial, temporal incluso total. Para que de esta forma el enfermo entienda que la enfermedad está y que requiere de una serie de pautas, pero que su estado natural no es estar enfermo, pudiendo impedir su manifestación si puede bloquear los detonantes.

La Terapia Marina en la artritis reumatoide

Estudios del Dr. Sempere han puesto de manifiesto los efectos de la Terapia Marina sobre el sistema inmunitario, este juega un papel fundamental en la respuesta autoinmune y perpetuación de la enfermedad inflamatoria, por lo que el interés que suscitó el efecto del empleo del agua de mar sobre la inmunidad, tras una serie de experimentos in vitro e in vivo, empujan al empleo de la Terapia Marina en las enfermedades autoinmunes por la modulación inmune demostrada.

En pacientes sanos el efecto de la Terapia Marina fue el aumento del estado de guardia de los linfocitos, además el estímulo se produjo en los linfocitos T helper que son grandes reguladores de la respuesta inmune, incremento de moléculas de adhesión en granulocitos/macrófagos y también en linfocitos.

Posteriormente se hizo la prueba con pacientes aquejados de artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico, tras el análisis fenotípico de las células mononucleares cultivadas en el medio con agua de mar, se vio la modificación en la expresión intracitoplásmicas en ocho de los diez aquejados de la artritis reumatoide.

Los resultados no fueron concluyentes por ser una muestra muy reducida, solo diez pacientes en diferentes estadios evolutivos y en algunos con enfermedad avanzada, pudieron ser evaluados mostrando una gran heterogeneidad. Pero el hecho de producir modificaciones en los patrones de expresión molecular de las células inflamatorias, empujan a seguir con la investigación, sobre todo con pacientes de recién diagnóstico con mayor homogeneidad, para valorar de mejor forma la función inmune con una muestra de pacientes mayor.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario