Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Ampollas de agua de mar: una fuente de vida

ampollas de agua de mar

Por medio de la gran obra “L´eau de mer, milieu organique” René Quinton en 1904 expuso el resultado de sus investigaciones, causando un impacto significativo a los científicos de la época.

Fue en 1905, cuando con el objetivo de utilizar el agua de mar en la terapéutica, aparecen las primeras ampollas de agua de mar con el nombre de Plasma de Quinton, cuyo fin era el tratamiento de los pacientes por vía subcutánea. Obteniéndose resultados espectaculares en las diferentes patologías de la época, como; el cólera infantil, alteraciones de la piel, la caquexia, la desnutrición, afecciones gastrointestinales, etc.

New Call-to-action

Los resultados de las ampollas de agua de mar: el Plasma de Quinton

Desde este momento se crearon los primeros Dispensarios Marinos, y los éxitos obtenidos empujaron por responsabilidad profesional a que en 1912 el Dr. Jean Jarricot, publicará una obra clínica de peso, Le Dispensaire Marin, donde se mostraba la utilización del agua de mar y su posología en el tratamiento infantil, de donde se desprendieron los denominados “Bebés Quinton”.

Toda esta vorágine de acontecimientos impactó de forma sustancial en los pensamientos de la época, como ejemplo una observación de un Doctor de la época el Dr. Robert Simons, declaración que dice así:

“Los sueros pasteurianos son específicos de una enfermedad en particular, que actúan contra a célula microbiana determinada y sus toxinas. Los trabajos de Quinton hacen del agua de mar un suero, ya no contra tal o cual microorganismo sino para la célula; y la clínica confirma esta concepción, porque en todos los casos en que la célula está alterada, vemos la recuperación del organismo después de la inyección de agua de mar.”

Una ampolla de agua de mar

René Quinton obtenía su fuente de agua de mar de los denominados vórtices de fitoplancton, situados en lugares concretos de los océanos, en estos vórtices las características del agua de mar la hacen particularmente rica en minerales y compuestos orgánicos, que para René Quinton, por intuición consideraba que podrían ser los lugares originarios de la vida y atendiendo a sus teorías de la Constancia Térmica y Marina este equilibrio hidromineral retornaría el Statu Quo original de la célula.

Las concentraciones que allí se encuentran son las necesarias para el equilibrio celular, por lo tanto, si se le ofrece este recurso marino a la célula, esta se energiza y fortalece pudiendo ofrecer más resistencia a la enfermedad.

Tras la extracción del agua de mar esta debía ser sometida a un proceso de esterilización, y para que no perdiera sus características, este proceso debía ser de forma mecánica para no alterar las propiedades del agua de mar. Tras la esterilización ha de conservarse en un medio estéril y este era por medio de las ampollas de agua de mar.

Este es un muy breve resumen, de cómo el agua de mar termina por ser envasado en ampollas, Metafóricamente si sujetamos una ampolla de agua de mar podemos ver una pequeña batería que cuando se ingiere va directamente a recargar a las células.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

1 Comentario

SONIA LEON

10 febrero, 2019 4:24 am

Buenas noches. Los felicito por tan maravillosos estudios de el agua de mar y su efecto positivo en la salud. Al igual que la terapia y como la esterilización del agua para su adecuado consumo humano. Sigan avanzando.

Deja un comentario