Terapias del mar

Amenorrea secundaria: síntomas, causas y cómo recuperar el periodo de forma natural

La amenorrea se define como la ausencia de menstruación durante un periodo de tiempo que debe ser superior a tres meses y se clasifica en primaria o secundaria.

New Call-to-action

La amenorrea no siempre es patológica, ya que se puede dar en el embarazo, lactancia, niñez y menopausia.

La amenorrea primaria se da en las situaciones en las que la mujer nunca llega a tener su primera menstruación. Por el contrario, se denomina amenorrea secundaria cuando, después de un tiempo con la regla o menstruación, esta se interrumpe.

¿Qué es la amenorrea secundaria?

Se define como amenorrea secundaria aquellas situaciones en las que la mujer ha tenido menstruación espontánea y posteriormente la ha perdido, durante un tiempo mayor de tres meses o entre tres – seis intervalos intermenstruales.

Destacar que mujeres atletas de alto nivel, hasta en un 50% de los casos pueden padecer de amenorrea. Además, hasta el 10-20% de mujeres que consultan por esterilidad también presentan amenorrea.

Síntomas de la amenorrea secundaria

La clínica que presentan las mujeres que padecen de amenorrea es, por un lado, la ausencia de menstruación, unido a los síntomas o signos asociados a la patología que la produce, por ejemplo:

  • En el caso de las amenorreas fisiológicas: el embarazo, la lactancia o los síntomas propios de la menopausia-postmenopausia.
  • En las amenorreas patológicas: la clínica dependerá de la patología de base. La amenorrea puede ser secundaria a tumores, agenesias útero-vaginales, disgenesias o por causas iatrogénicas como es la castración, entre otras.

Las nombradas anteriormente son aquellas asociadas a alteraciones orgánicas, pero no hay que olvidar que las alteraciones funcionales también pueden producir amenorrea, como es la alteración del eje hipotálamo-hipófisis-ovario, afectación de la función de la tiroides, de las suprarrenales…

Síntomas y clínica que cursan con amenorrea

  • Anovulación crónica: son amenorreas anovulatorias, pudiendo dividirlas en centrales, ováricas o asincrónicas.
  • SOP: también cursa con amenorrea.
  • Hiperprolactinemia.
  • Alteraciones de la iniciación del ciclo menstrual.
  • Otros.

Las causas más comunes de amenorrea

La principal causa que cursa con amenorrea es el embarazo. Debe hacerse siempre como primera prueba un test de embarazo.

La segunda causa  más común de amenorrea son la lactancia y la menopausia, pero debemos entender que estas situaciones son procesos fisiológicos normales.

Dentro de los procesos patológicos que producen amenorrea encontramos:

  1. Secundarias al estrés: por bloqueo del eje reproductor por medio de la inhibición gracias a los neurotransmisores inhibidores. Es un mecanismo innato de priorización, de forma que prima la supervivencia a la perpetuación de la especie.
  2. La pérdida de peso muy acusada: de la misma forma que el estrés, el adelgazamiento produce un bloqueo central de la función de eje, viéndose de forma frecuente en la anorexia nerviosa la amenorrea, sobre todo en pesos inferiores a los 45-50 kilos.
  3. Ejercicio de alta competición: el sobreesfuerzo físico se interpreta como un estrés continuado, dando lugar a la aparición de amenorreas.
  4. Síndrome de ovario poliquístico (SOP):  trastorno endocrinológico y genético que se asocia con el síndrome metabólico, cursa con esterilidad-infertilidad, amenorrea-oligomenorrea…
  5. El fallo ovárico prematuro: esta situación conduce a la aparición de una menopausia temprana o precoz, es decir, patológica, dando lugar a una amenorrea temprana.
  6. Fármacos y drogas: endorfinas, anticonceptivos, opiáceos, entre otros, actúan a nivel hipotalámico inhibiendo la función del eje.
  7. La hiperprolactinemia: de la misma forma que los fármacos, produce una inhibición del eje, es la que se encarga de inhibir la ovulación durante la lactancia.
  8. Hiperandrogenismo: de la misma forma que el síndrome de ovario poliquístico (SOP) da lugar a amenorrea, las alteraciones endocrinas mantenidas también pueden conducir a desórdenes menstruales.
  9. Síndromes genéticos: entre ellos tenemos el síndrome de Kallmann, que cursa con anosmia y amenorrea.
  10. Otros.

Diagnóstico de la amenorrea 

Tras descartar el embarazo y otras causas fisiológicas, se debe valorar si nos encontramos ante una amenorrea secundaria o primaria.

Para ello existen una serie de pruebas diagnósticas, que nos serán útiles para determinar la causa.

Lo dos pilares diagnósticos más importantes son: 

  • Una  correcta y exhaustiva anamnesis.
  • Exploración física como pilares diagnósticos.

 Además contaremos con:

  • Test de gestágenos: con él comprobamos que tras la administración de progesterona se produce hemorragia por deprivación, en el caso de ser positivo significa que existen niveles de estrógenos suficientes para la proliferación endometrial.

Si el resultado es negativo, descartar de nuevo el embarazo y valorar lo siguiente:

  • Test de estrógenos + progestágenos o estrógenos solo: si la prueba es positiva es indicativo de niveles muy bajos de estrógenos. El resultado negativo indica fallo periférico por no permeabilidad o no respuesta endometrial.
  • Valoración de TSH, LH/FSH, PRL: para valorar según los resultados la existencia de un SOP, prolactinoma, etc.
  • También se puede valora el cariotipo, realización de una ECO, TAC o RMN.

Con todo esto en un importante número de casos se consigue alcanzar un diagnóstico.

Tratamiento: cómo equilibrar las hormonas y recuperar el periodo

En lo que respeta a las amenorreas, serán los especialistas los encargados del tratamiento médico, pero no debemos olvidar que en muchas ocasiones la aparición de una amenorrea está asociada a situaciones que se pueden resolver con:

  1. Cambios en el estilo de vida: Conocer nuestras limitaciones, mantener los ritmos circadianos, descansar lo suficiente, reducir tóxicos ambientales, etc.
  2. Manejo del estrés: en la actualidad el estrés es una de las principales causas de amenorrea secundaria, siendo importante conocer y formarse en el manejo del estrés y de las situaciones precipitantes.
  3. La alimentación: la reducción de peso excesiva conduce primero a cuadros anémicos y posteriormente si no se pone remedio, a oligomenorreas o amenorreas por déficit de microelementos que son fundamentales para la eritropoyesis.

Con los cambios en el estilo de vida, manejo del estrés y una alimentación equilibrada, junto, en los casos que se requiera, al tratamiento farmacológico,  puede normalizarse la menstruación en un elevado número de pacientes.

Menstruación, sistema hormonal y agua de mar

El eje hipotálamo-hipófisis-gónadas puede ser interrumpido por múltiples situaciones, entre ellas: alteraciones hormonales, pérdida elevada de peso, exceso de peso, déficit de micronutrientes, estados emocionales…

Somos un sistema abierto (cibernético) altamente interconectado, de modo que, cualquier alteración tanto interna como externa puede afectar a nuestro estado estacionario, pudiendo llegar a perder la homeostasis.

René Quinton contemplaba las regularidades universales por medio de sus “leyes de la constancia” siendo importante conocerlas y mantenerlas, para estabilizar el medio interno.

Este medio interno baña a las células y las provee de los elementos que fueron necesarios para la génesis de la vida.

Por esto, René Quinton, teniendo en cuenta los numerosos beneficios del agua de mar, empleó este preciado recurso como repositor de una de las constantes necesarias para la vida “el medio hidroelectrolítico” obteniendo interesantes resultados en múltiples patologías.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.