Terapias del mar

Agua de mar: cómo tomarla

Desde el siglo XIX, gracias a los estudios de René Quinton,  hasta la actualidad, el empleo del agua de mar como una importante fuente de minerales, tanto para el tratamiento de los desequilibrios electrolíticos y nutricionales, como para prevenir las carencias de estos minerales (en particular los oligoelementos muy importantes estos en la función metabólica) ha ido tomando impulso hasta el punto que se debe indicar unas pautas con respecto al consumo de agua de mar, como obtenerla y de dónde. Respondemos a tu pregunta: ¿Agua de mar: cómo tomarla?

  Conoce en profundidad la Terapia Marina descargando este vídeo Qué es el agua de mar y los resultados de investigaciones biomédicas.  [Guía  gratuita]

Calidad del agua de mar

No existe una forma estandarizada para la toma de agua de mar, existen recomendaciones sobre sus formas de uso. En muchos casos como consecuencia de los diferentes estudios, siendo estos, en algunos casos, los indicadores de las pautas.

Pero la cuestión más importante, en  lo que debemos centrarnos, por ser capital, es en la calidad del producto que vamos a consumir.

Por lo que antes de preguntarnos: ¿Agua de mar, como tomarla?  Debemos por un lado saber el valor biológico del agua de mar y si este es variable según de donde se obtenga el agua.

Podemos decir que el agua de mar es el 97-98% de todo el agua de la tierra, está  ampliamente distribuida, y ocupa cerca del 70% de la superficie terrestre, pero cuando observamos el agua de mar nos damos cuenta que no toda es igual, cambian su salinidad, temperatura, PH, su carga orgánica y contenidos en residuos y desechos. También cambia su composición en su profundidad.

Uno de los elementos clave en la calidad del agua de mar, lo tenemos en los denominados vórtices oceánicos, de donde René Quinton obtenía el agua que utilizaba para su terapia.

Los vórtices oceánicos son el producto de los diferentes procesos físico y son de vital importancia ya que transportan energía (calor), sales, nutrientes y sedimentos en los ecosistemas marinos y continentales. Los remolinos ciclónicos, entre otros fenómenos, que encontramos en los vórtices, dan lugar a un considerable incremento de nutrientes, dando como consecuencia  un incremento en la producción biológica.  

Esta producción biológica que se da en la capa superficial del océano es por  la producción de fitoplancton, del que depende de la disponibilidad de nutrientes a lo largo del año. Sin embargo, la variabilidad estacional del fitoplancton está íntimamente relacionada con la estratificación, la mezcla y la irradiancia dependiente de la latitud, por ello la importancia de los vórtices y su situación fija o estacionaria en relación al crecimiento del fitoplancton y sus consecuencias sobre la calidad del agua obtenida.

En el océano, estos vórtices tienen una energía cinética considerable y son  muy importantes en el transporte de energía interna, sedimentos, sal y propiedades químicas como oxígeno y nutrientes que afectan a la biota.

Esta es una de las causas fundamentales por las que el agua de mar que se  obtiene de los vórtices está mucho más enriquecida que aquella que se obtienen de lugares menos dinámicos o incluso de áreas muertas.

¿Agua de mar, como tomarla? Pero antes, cuál debemos beber.

Por otro lado tenemos, un problema que va in crescendo: la calidad del agua de mar que puede contener elementos nocivos para la salud. Aunque es cierto que el agua de mar tiene capacidad regeneradora y, por ende, capaz de reducir y neutralizar en cierta medida la toxicidad de los diferentes productos lesivos, es cierto también que esto se da en el conjunto de los océanos y mares y no solo de forma regional.

Además, se suma el vertido masivo de productos contaminantes que están poblando los litorales, entre otros muchos los pluviales, vertido de embarcaciones, los de naturaleza fecal que al ser vertidos de forma continuada no se produce una correcta neutralización. Por lo que debemos ser prudentes a la hora de elegir el agua de mar a consumir.

Por ello, René Quinton utilizaba un proceso: el filtrado, que garantizaba las características y la calidad del agua para consumo humano, y que se sigue aplicando hoy en la obtención del agua para terapia marina.

También tenemos que tener en cuenta que la EPA emitió  en 2012 nuevos niveles permisibles de bacterias en aguas recreacionales, niveles llamados “criteria”. Los nuevos niveles se basan en un riesgo de generar enfermedad gastrointestinal de 3,6%. Es decir, que 36 de cada 1000 personas que nadan en los océanos, padezcan una enfermedad gastrointestinal es aceptable. No parece demasiado flexible, por lo que la prudencia nos indica que estemos alerta incluso del agua en la que nos bañemos aunque no la ingiramos.

Maticemos que en lo que concierne a las aguas de consumo humano, se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, incluyendo el suministro desde la captación hasta el consumidor, garantizando su solubilidad, calidad y limpieza, con el fin de proteger la salud de las personas de los efectos adversos derivados de cualquier tipo de contaminación de las aguas.

Además, en el caso de las aguas de mar por parte de la AESAN se sigue la evaluación científica realizada por EFSA en la que se dictaminan unos mínimos de higiene que deben aplicarse al agua de mar limpia destinada al consumo humano.

Por lo que se insta a la prudencia a la hora de seleccionar el agua de mar y como debe tratarse, por el bien de quienes la consumimos.

Por todo lo dicho hasta ahora, debemos de tener en cuenta, que el agua de mar aun siguiendo unas leyes de constancia, debe ser cuidadosamente elegida para el consumo humano por poder  perder un porcentaje importante de sus cualidades orgánico minerales obtenidas de los vórtices de fitoplancton  y también por poder ser causa de alteraciones por consumo de tóxicos de toda índole, tanto orgánicos como inorgánicos.

Por lo que a la duda de “Agua de mar, ¿como tomarla?”, se puede decir que las indicaciones y cualidades están recogidas en múltiples ensayos tanto clínicos como experimentales y también como deben ser consumidas, que los profesionales nos puede indicar las pautas del tratamiento con la terapia marina de forma individualizada.

Pero entendamos que el agua de mar en muchos casos está contaminada por la mano del hombre o por fenómenos naturales y, por lo tanto, debemos ser críticos a la hora de elegir un agua de mar para el consumo, porque puede, no solo, no  tener las cualidades que se  atribuyen, sino además para más inri, estar contaminada y producir enfermedad.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 4,50 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

4 comentarios

Gabriela

7 marzo, 2019 5:38 am

Buenas noches.
Junte agua de mar de ajo Argentina y me gustaría poder saber como debo deberla en la forma correcta si la tengo que hervir. O cuales son los pasos a seguir.
Esperó pronta respuesta.
Saludos

Fundación René Quinton

16 septiembre, 2019 7:51 am

Hola Gabriela,

Sin haber recibido el correcto tratamiento, no es seguro beber agua recogida directamente del mar, ya que podemos encontrar bacterias fecales y diferentes residuos contaminantes. Puedes encontrar más información aquí:
https://www.fundacionrenequinton.org/blog/cuales-pueden-ser-los-peligros-de-beber-agua-de-mar/

Además, te informamos de que el calor o los ultravioletas para neutralizar estos agentes contaminantes puede provocar la pérdida de nutrientes y propiedades beneficiosas.

¡Muchas gracias por tu consulta!
Un saludo.

Nelson

12 junio, 2019 7:17 am

Vivo en chile, me gustaria saber como obtener los productos.

Fundación René Quinton

16 septiembre, 2019 8:02 am

Hola Nelson,

La Fundación René Quinton no vendemos ningún producto. Nos encargamos de preservar el legado de René Quinton y de divulgar información acerca de las posibilidades de la Terapia Marina.

Te recomendamos que te pongas en contacto con Laboratorios Quinton.

¡Muchas gracias!
Un saludo.