Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Agua de mar isotónica una solución al choque osmótico

agua de mar isotonica

El agua de mar constituye el 70% de la superficie de la tierra comprendiendo mares y océanos, con una media de sales de 35g/L. Esta es una gran diferencia con respecto a nuestro plasma sanguíneo en el que encontramos semejante proporción entre las sales, pero con una concentración de sales de 9g/l. Te contamos qué es el agua de mar isotónica.

Agua de mar isotónica: breve introducción

Isotónicos es un concepto relativo ya que hace referencia a la existencia de un mismo tono en los líquidos de  dos o más compartimentos distintos. Pero, ¿Qué es el tono y por ende la isotonicidad?

Para hablar de agua de mar isotónica, empecemos por hablar de” tono” que es lo mismo que  tonicidad; esta es la capacidad de un soluto para desplazar el agua desde  el compartimento intracelular  al compartimento extracelular  o a la inversa, pudiendo dar lugar a lisis celular por edema  o crenación celular por deshidratación.

Cuando hablamos de tejidos, es la capacidad de cambiar su contenido en agua (hidratación o deshidratación) dependiendo de la concentración de solutos del medio en el que se encuentren.

Estos dos términos,  osmolaridad y osmolito, son importantes, sobre todo en el sistema nervioso central, por ser este muy sensible a los cambios de volumen, pudiendo afectar a sus funciones.  

Por ello, a lo largo de la evolución se ha capacitado para poder disminuir o incrementar la síntesis  de osmolitos en sus células para de esta forma poder mantener un volumen celular relativamente constante y así mantener sus funciones. Siempre que los cambios no sean bruscos o perduren en el tiempo.

Y  ahora el significado del prefijo “iso“ que  quiere decir “igual a”. Por lo tanto, cuando tomamos agua de mar isotónica estamos tomando un producto que tiene la misma concentración de solutos (con la misma osmolaridad) que el plasma de la sangre.

Es el genetista holandés Hugo de Vries (1848-1935) quien propone el adjetivo alemán isotonish para denominar a “la tensión osmótica equivalente”, en un anuario botánico.

Por todo esto para que el agua de mar sea isotónica, con respecto a nuestro plasma, ha de ser diluida en agua de baja mineralización  hasta alcanzar la concentración de sales de nuestro plasma e intersticios, para que no tenga  efectos sobre el volumen de las células.

New Call-to-action

Algo más sobre el agua de mar isotónica

Una vez descrito, de forma somera, el neologismo isotónico, pasemos a hablar del agua de mar. Este fluido marino, el agua de mar, ha sido empleado por la medicina popular a lo largo de la historia por los beneficios que se evidencian.

Ya en la antigua Grecia era conocido su uso, pero es a finales del siglo XIX cuando el fisiólogo y biólogo René Quinton, quien empleó como premisa universal la reconstitución de la célula dañada con la terapia marina, el que registró de forma fidedigna los resultados de la aplicación de la terapia con agua de mar. Fue a partir de ese momento cuando la terapia marina y el empleo de agua de mar isotónica, empezaron a utilizarse de rutina en los dispensarios marinos.

¿Cómo surgió el empleo de agua de mar isotónica para terapia marina?

Por un lado tenemos las propiedades del agua de mar, que cuando es obtenida en determinados puntos marinos (vórtex fitoplanctónicos) siendo  cuidadosamente tratada y microfiltrada en frío por su termolabilidad, obtendremos una elevada riqueza ionomineral con 78 elementos biodisponibles y con cerca de 3,44 miligramos de materia orgánica.

Con esto se  tenían los elementos necesarios, pero según la vía de administración empleada no podría utilizarse, por el tremendo choque osmótico al que se iba a someter a los tejidos.

Estos conocimientos eran sobradamente conocidos, basta recordar la fecha en la que se acuñó el adjetivo isotónico. Por lo tanto, René Quinton solo tuvo que diluir lo suficiente el agua de mar para alcanzar el equilibrio, isotonicidad, con respecto al plasma/intersticios del paciente y así de esta forma evitar la modificación del contenido en agua de las células. Luego solo tuvo que marcar las pautas posológicas y esperar a los resultados.

Hay que tener en cuenta que estados graves en los que hay una gran pérdida hidromineral por vómitos, diarreas, diaforesis y otras, los fluidos que deben administrarse han de ser los que produzcan el menor impacto sobre un organismo ya comprometido, por esto han de emplearse en concentraciones isotónicas.

Por lo tanto, la terapia marina con soluciones de agua de mar  isotónicas, aunque se pueda tomar en todo momento por su riqueza biológica y mineral, es ideal en casos en los que se dé un desequilibrio y no interese alteraciones del medio, como sucede en los problemas digestivos, en particular en pediatría, donde su volemia es mucho más reducida y sus mecanismos de adaptación aún se están desarrollando.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario