Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Agua de mar hipertónica: un trago de agua salada

agua de mar hipertonica

Seguro que alguna vez en la playa, mientras nadabas has experimentado el sabor del agua del mar, después has cogido tu botella de agua y las bebido para atenuar el sabor salado con el otro dulzón. Te contamos qué es el agua de mar hipertónica. 

¿Qué ha sucedido? Algo muy sencillo, nuestras papilas gustativas han detectado diferentes concentraciones  en los líquidos ingeridos y nuestro cerebro lo ha interpretado dándole al primero un sabor muy salado y al otro sabor de característica dulces, aunque ambas contienen sales.

Esto es debido a su concentración. A mayor concentración, mayor es el número de receptores que se disparan, por lo que los impulsos electroquímicos producidos serán de mayor intensidad y estarán más empacados, este código “morse” es al que el cerebro le dará el colorido y la interpretación psicoemocional y rechazará el agua de mar. Verbalizando: Este agua está muy salada. 

Esta es una primera aproximación válida, incluso la única que hemos tenido a lo largo de la evolución, en la que por medio del gusto detectábamos y detectamos  si un líquido o substancia es hipertónica con respecto a nuestro medio interno, para rechazarla directamente sin necesidad de hacer la prueba a ver qué pasa si se ingiere.

New Call-to-action

Cómo nos comunica nuestro organismo que estamos tomando agua de mar hipertónica

Claro está que el organismo no nos dice: ¡Atención peligro! Está usted tomando agua de mar hipertónica, cuya osmolaridad es de 2400mOsm.  ¿Cómo  nos lo comunica? En primera instancia, con la percepción de ser el agua de mar muy salada (respuesta innata) y en segunda,  tras su ingesta ciertos procesos hipotalámicos activarán el mecanismo de la sed, para equilibrar la tonicidad corporal junto con el riñón para un exquisito control hidroelectrolítico.

Este último reforzará mediante condicionamiento básico el rechazo del agua solo con verla u olerla, hasta el punto que sustancias isotónicas también las percibiremos saladas y habrá cierto rechazo.

En la actualidad se puede determinar la osmolaridad y, por tanto. la tonicidad de nuestro medio interno, para de esta forma producir líquidos con el mismo tono, es decir, isotónicos respecto a nuestros intersticios.

¿Por qué esta alarma de percibir excesivamente salado el sabor del agua de mar? Es debido a un mecanismo de adaptación y la explicación podría ser debida, entre otras, a que los animales terrestres no tiene los mismos mecanismos de osmoregulación que los marinos (pequeñas variaciones anatómicas son suficientes).

La presión evolutiva ha hecho que los sistemas de regulación se adapten a los nuevos hábitats, con pequeñas modificaciones que nos impiden, por ejemplo, concentrar la orina por encima de los 1200mOsm y si el agua de mar varía entre los 2000-2400mOsm, la fisiología nos dice que por cada litro de agua de mar que tomemos orinaremos dos litros de agua, por lo que terminaremos deshidratándonos. Por eso no debemos usar  agua de mar exclusivamente para hidratarnos.

¿Es esto exactamente así? Quizás no del todo, pero los fisiólogos y los experimentos realizados confirman la aproximación.

¿Es perjudicial para la salud un trago de agua de mar hipertónica?

Entonces ¿Nos va hacer mucho mal el trago de agua de mar hipertónica que hemos ingerido, sin querer, en la playa? La respuesta es: No. No hay que preocuparse, el organismo, como he mencionado con anterioridad, es capaz por mecanismos inconscientes (mecanismos neurohormonales y psicoconductuales) de  tener un control casi ideal de la osmolaridad plasmática y rápidamente modificara nuestra conducta para que nos dirijamos en busca de agua libre. Esta agua libre reducirá la osmaridad y luego el sistema vasculorenal regulará el volumen.

Además, debemos decir que el agua de mar tiene propiedades y es beneficiosa para la salud, esto no significa que podamos ir a la playa y pegarle un trago todos los días, ya que no está aprobada para consumo humano, más que nada, porque existen zonas donde el agua de mar puede tener una cantidad de residuos significativa, por ello debería ser analizada toda el agua que se obtenga para descartar el contenido en hidrocarburos, pesticidas, desechos que se vuelcan al mar, entre otras substancias, pero si está libre de contaminantes, adelante.

Además,  igual que hay tierras de mejor o peor calidad, sucede lo mismo con el agua marina, existen áreas concretas donde el “Bloom” de fitoplancton va a enriquecer el agua de mar mejorando sus propiedades, pudiendo utilizar estas aguas para optimizar su rendimiento.

Lo que tenemos que tener claro es que el agua de mar, tal cual, no es una fuente de hidratación, además,  debemos ser conscientes de ello ya que el propio organismo lo va a manifestar con el rechazo.

Por lo que se puede decir, que el agua de mar hipertónica se puede consumir, pero con moderación y en las situaciones en las que las investigaciones actuales  y los profesionales cualificados lo recomiendan, pero no es necesario activar las alarmas.

Como bien decía Paracelso (1493-1541): Nada es veneno, todo es veneno: La diferencia está en la dosis.

Agua de mar hipertónica y terapia marina en el deporte

Uno de los usos por vía oral del agua de mar hipertónica es la terapia marina en el deporte.

En la actualidad se está empleando la terapia marina en soluciones hipertónicas en el deporte, por su capacidad en la reposición electrolítica, debido a que con la excesiva sudoración en la que se produce una hiperhidratación en detrimento del componente mineral, se podría llegar a pérdidas importantes de sodio y como consecuencia disminución del rendimiento físico. Sobre todo si sumamos alta intensidad en el ejercicio y ambientes calurosos.

Hay que tener en cuenta que la tasa de sudoración media en los atletas es de 1,5 litros por hora, con una concentración de solutos de unos 35-40mmol/l aproximadamente, una excesiva sudoración nos puede llevar a una hiponatremia, hipovolemia y alteraciones en la conducción y contracción muscular con la producción de calambres. Por lo tanto se debe tener una buena hidratación y una buena mineralización.

El agua de mar hipertónica para consumo es útil en una serie de situaciones de elevado requerimiento mineral o en reposición de elementos traza fundamentales a bajas dosis, entre muchos otros usos.

En cuanto a los efecto sobre la piel son sobradamente conocidos, ya que hidrata y reconstituye los estratos superficiales de esta, por la salinidad elevada son bacteiostáticos y contiene componentes con poder antibiótico y antiinflamatorio. Se han reportado estudios que demuestran estos efectos y existen muchos otros que intentan determinar mar propiedades del agua de mar.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario