Un mar de terapias

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Aftosis: ¿qué es y qué puede esconder?

aftosis

Las aftas son vesiculaciones que posteriormente se erosionan o ulceran, adquiriendo una tonalidad amarillenta o blanquecina, sobre una base inflamatoria eritematosa y dolorosas, que aparecen en la mucosa oral, mayoritariamente. Pero que también se puede dar en la región genital, como es el caso de la enfermedad de BehçetSiendo la aftosis la aparición de estas lesiones erosivo-ulcerosas en zonas de las mucosas, cuya etiología es múltiple.

En la mayoría de los casos cuando se da un episodio aislado, con una baja proporción de estas aftas, suele ser secundario a un proceso anodino y carece de importancia.

New Call-to-action

¿Qué puede esconder la aftosis?

Por otro lado, la persistencia, recurrencia o aparición de una aftosis muy extensa ha de ser estudiada, ya que puede ser uno de los signos clínicos de enfermedades de mayor entidad, que han de ser tratadas para reducir las complicaciones.

Entre estas enfermedades nos encontramos; la enfermedad de Crohn, la menciona Behçet, celiaquía, VIH, las carencias nutricionales, entre otros procesos que han de ser descartados y tratados en el caso de diagnosticarse.

En muchas situaciones nos encontraremos con la denominada estomatitis aftosa recurrente o aftosis recurrente.

La aftosis recurrente o estomatitis aftosa recurrente

Este trastorno de naturaleza idiopática y asociación familiar, desencadenado por múltiples factores, se le estima que entre el 25 y el 60% de la población general padecerá un episodio a lo largo de la vida. Han de darse tres o más brotes con una o más aftas a lo largo de un año y excluirse Enfermedad de Behçet, para considerarla aftosis recurrente.

Aun siendo la estomatitis aftosa recurrente la causa más frecuente de aparición de aftas, ha de hacerse un correcto diagnóstico, valoración del correlato clínico y la búsqueda de asociaciones a enfermedades sistémicas. En el caso que encontremos una asociación a alguna enfermedad sistémica la denominaremos aftosis complejas secundaria.

Desde el punto de vista de la clínica, la aftosis recurrente la podemos encontrar de tres formas; la menor, mayor y herpetiforme, y como he dicho factores infecciosos, genéticos, alimenticios, fármacos y otros están implicados en la aparición de la enfermedad.

Uno de los factores más importantes es el relacionado con el sistema inmune, el que se ha reportado la existencia de una disregulación inmune en la que se implican a los linfocitos CD4+, citocinas, moléculas de adhesión, inmunoglobulinas, inmunocomplejos y otros.

Las alteraciones nutricionales como los déficits de hierro, zinc, calcio, folatos, vitamina B12 y vitamina C son factores para tener en cuenta en el desarrollo de las aftas.

Terapia Marina para la aftosis

Es conocido y muy común el empleo de los enjuagues con agua de mar para las aftas orales, su efecto antiinflamatorio y sedante para la mucosa, la hace una herramienta útil en el tratamiento oral.

El empleo del agua de mar como colutorio es un complemento a los tratamientos prescritos por los facultativos. En particular aquellos que derivan de procesos traumáticos y banales en los que sabemos que la aftosis no esta asociada a ningún otro proceso.

Peor además el empleo de la Terapia Marina por vía oral es ideal para aportar a nuestro medio interno los microelementos necesarios, actuando sobre la inflamación y el sistema inmune, no solo de forma local, sino también de forma sistémica.

Hemos mencionado que en algunas ocasiones las aftosis complejas están acompañadas de déficits de oligoelementos y de vitaminas, donde el empleo de la terapia Marina para el cuidado del terreno biológico favorece la homeostasis orgánica, ofreciendo un equilibrio hidromineral a la célula.

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario