Terapias del mar

Blog para profesionales de la salud con casos clínicos, terapias holísticas e innovación en medicina integrativa para tu práctica clínica diaria

Acidez titulable: manejo renal del equilibro ácido-base

acidez titulable

La importancia del equilibrio ácido-base es por ser casi todos los procesos celulares y tisulares sensibles al PH. Entre el propio metabolismo celular y la ingesta alimentaria se producen ácidos y bases produciendo cambios en el PH orgánico y por lo tanto este debe ser corregido para que los procesos necesarios puedan tener lugar.

Recordemos que el PH afecta al estado iónico de múltiples moléculas y estas deben estar en muchos casos ionizadas para poder llevar a cabo su función, por lo que cambios en el PH modificarán el estado iónico de las moléculas y complejos moleculares perdiendo su función.

New Call-to-action

Influencia de la dieta  en la producción de ácidos y bases

Según Brönsted y Lowry el ácido es toda sustancia capaz de ceder uno más protones a otra molécula y las bases toda sustancia capaz de aceptar uno o más protones.

En un individuo con un  buen funcionamiento de su metabolismo, tras la ingesta de carbohidratos y grasas con una buena función endocrina y aporte de oxígeno para la respiración celular, tanto las grasas como los hidratos de carbono serán metabolizados a CO2 y H2O. Esta producción ácida será eliminada sin ningún problema por los pulmones por lo que l CO2 no influye en el equilibrio ácido-básico, siempre que haya una correcta ventilación pulmonar. Al CO2 se le denomina ácido volátil.

El ácido carbónico puede ser totalmente eliminado por la respiración pero existen otros ácidos derivados del metabolismo de algunos aminoácidos  que pueden dar lugar a ácido clorhídrico. Estos ácidos denominados ácidos no volátiles serán neutralizados con la formación de CHO3 (bicarbonato).

“Cuando se dice que el zumo de limón tiene efecto alcalinizante, es debido al ácido cítrico que contiene que al metabolizarse produce CHO3, por lo que neutralizándolos ácidos”.

Eliminación de ácidos por el riñón

El riñón debe eliminar la cantidad de ácidos no volátiles que se producen en organismo, la eliminación de los H+ (ácidos) va asociada a la secreción de carbonato que posteriormente ha de  ser reabsorbido.

El filtrado diario de CHO3 es de unos 4.320mEq/día, de los que solo 50/100 mEq/día que se emplearán para neutralizar los ácidos producidos.

Pero el riñón se enfrenta a un problema añadido, no puede excretar orinas más ácidas de PH 4,0. Por lo que el riñón debe eliminar los H+ con algún estabilizador renal, fundamentalmente el fosfato que se encuentran en grandes cantidades en el líquido tubular distal, pasando el fosfato de la forma monohidrogenada a la dihidrogenada reduciendo la concentración  de protones.

A los diversos amortiguadores urinarios se le denomina acidez titulable.

La acidez titulable es aquella que se puede determinar en el laboratorio con la adición de las bases hasta alcanzar el PH control.

La eliminación de ácidos es igual a la de ácidos no volátiles, acidez titulable y amonio.

La denominada excreción neta de ácidos (ENA) es igual a la combinación de la excreción de del ion amonio más la excreción de la acidez titulable menos las pérdidas de bicarbonato por la orina.

La eliminación de los ácidos titulables no es suficiente, como hemos mencionado en la eliminación de los ácidos urinarios, un mecanismo muy importante es el del NH4+ (amonio) que corresponde a dos terceras partes de la eliminación urinaria de H+. Por lo que es fundamental una buena función renal en la eliminación del amonio para el equilibrio del PH, el diseño del riñón permite el paso del NH3 a NH4+ atrapándolo en el túbulo renal y posteriormente siendo excretado en la orina.

Las células también son responsables de control del Ph

Los sistemas conjuntos de amortiguación como el CHO3, fosfatos y proteínas plasmáticas no son suficientes para el control del PH, estos solo son responsables de la amortiguación de la mitad de los ácidos no volátiles, el resto será soportado por la célula.

El hueso también formará parte del sistema de amortiguación descomponiéndose  e intercambiando en sus sales, el calcio por el H+, dando lugar a descalcificación.

Por lo que ciertas circunstancias en la que se incremente la producción de ácidos no volátiles serán tamponados en un 50% aprox.  por la célula y el esqueleto óseo, pudiendo tener efectos lesivos a largo plazo.

Es importante tener en cuenta que la función metabólica  y la alimentación tienen un papel fundamental en la producción de ácidos no volátiles, en personas sanas.

Los 4 parámetros básicos para la interpretación del equilibrio ácido-base son:

PH: que es igual al logaritmo de la concentración de hidrogeniones (H+). Valores normales son de 7,35-7,45.

PCO2: el valor normal es de  35-45 mmHg. Refleja la respuesta respiratoria.

HCO3: La concentración plasmática de bicarbonato, Refleja los sistemas tampón.

Anión GAP: diferencia entre aniones y cationes en plasma. Sobre todo en acidosis metabólica.

La alteración del equilibrio ácido-base, pueden dar lugar a:

Acidosis metabólicaCon el descenso HCO3 baja la pCO2
Alcalosis metabólicaCon cada ascenso CHO3 sube la pCO2
Acidosis respiratoriaAscenso de pCO2 el CHO3 asciende
Alcalosis respiratoriaDescenso pCO2 el CHO3 desciende

Terapia Marina y efecto sobre el PH sanguíneo

En un estudio en el que se valoran las modificaciones fisiológicas en deportistas derivadas de la ingestión de agua de mar, se concluye como resumen “que la ingesta de agua de mar neutraliza la leve acidosis metabólica generada por la producción de ácido láctico durante el ejercicio físico submaximal, gracias al contenido en bicarbonato, lo que explica la elevación del PH y el mantenimiento, sin apenas modificaciones, del anión GAP”.

En una segunda parte se observa también un “aumento de la glucemia en un producto que carece de ella. Podemos pensar que se produce una movilización/ facilitación de las reservas de glúcidos para ponerlas al servicio de las demandas”.

El agua de mar parece aportar los elementos necesarios para el equilibrio celular aun cuando se incrementan las demandas.

 

(Referencia bibliográfica principal: Berne Levy Physiology)

 

New Call-to-action

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario